Tamaño de texto-+=
Compartir:
Un collar con dos esmeraldas engarzadas creado por Cartier en los años 30
Un collar de diamantes de Bulgari hecho en 1954

El oro está de moda, gusta, sobre todo con piezas “vintage”, motivos naturalistas y diseños curvilíneos, piezas que aportan personalidad.

“Las joyas siempre están de moda, es la mujer quien decide cómo, cuándo, dónde y cuántas piezas lucir”, asegura el gemólogo Ernesto Gutiérrez, quien abandera en España el universo de la joya antigua desde Bárcena.

Hasta hace poco, la joyería vivía influenciada por el mundo de la moda, pero ahora no es así, las joyas tienen voz propia, imponen su carácter sobre las prendas.

“Una joya es una especia perfecta, complementa lo que ya está ahí”, dice la diseñadora Diane von Fürstenberg.

Hay piezas para todos los gustos y estilos de mujer, “lo importante es elegir una joya que te identifique”, añade Ernesto Gutiérrez, quien reconoce:  “cada vez más se busca la diferencia, la pieza exquisita”.

Esta temporada se llevan las piezas grandes y coloristas, las flores, los insectos, las cruces inspiradas en el siglo XVII y las coronas medievales.

“También las perlas blancas, los aros dorados XXL, los camafeos y pendientes de la década de los 80”, añade el gemólogo, quien hace hincapié en lo “bien que sientan las perlas blancas. Solo hay que recordar a Coco Chanel, Grace Kelly, Audrey Hepburn, Jackie Kennedy, Lady Di o Kate Middleton”.

Cierto es que las perlas blancas siempre han estado acompañadas de un halo estético muy clásico, pero ahora se despojan de ese apellido y muestran su lado más versátil y moderno, como lo demuestra en su trabajo la diseñadora de joyas Delfina Delettrez Fendi, que propone pendientes largos con una fila triple de perlas.

“Si hace años no era habitual lucir joyas de tiempos pasados, hoy resulta una experiencia excitante, única. Hay mucho interés por pulseras y broches de otras épocas”, asegura Guitérrez, quien reconoce que “ya casi no existen orfebres que hagan trabajos únicos, la mayoría de las piezas, salvo excepciones, son fabricadas en serie”.

Se impone el aire retro, sobre todo las piezas que se inspiran en el Art Nouveau y exhiben motivos florales y vegetales cuajados de zafiros, topacios, rubíes y diamantes, como los que propone Boucheron, Chopard, Van Cleef&Arpels, Rabat o Chaument

COMPLEMENTO PERFECTO.

Una buena joya es el complemento perfecto. Desde que los diseñadores italianos Dolce&Gabbana pusieran en la pasarela joyas barrocas talladas en oro amarillo, los diseños opulentos se acoplan sobre un vestido de flores, un traje de chaqueta o un esmoquin.

Para lucir un mono de oro rosa cuajado de brillantes, una pantera repleta de diamantes o un brazalete a modo de serpiente de estilo Art-Decó de oro plata y brillantes, para ir a la oficina, hay que tener personalidad, sentido de humor y mucha clase para lucirlas con unos sencillos pantalones vaqueros y una camiseta

No pasan por alto aquellas piezas discretas, de tallas sencillas y geométricas, como los pendientes de aro muy sencillos, o los finos anillos de oro rosa con minúsculos diamantes de talla brillante, que la firma Suarez propone en su colección Orion.

Marilyn Monroe decía que los diamantes eran los mejores amigos de la mujer, hoy también lo son, y el género femenino dice no a la discreción y defiende piezas con potentes esmeraldas y rubíes.

Más es más, es la nueva máxima de Dior cuando propone anillos XXL de oro amarillo con diamantes, aguamarinas, zafiros rosas, azules y morados.Se suma a esta moda la firma Bucelatti con una pieza de oro blanca con turmalinas y diamantes.

Los broches miran al mundo animal y se presentan en forma de aves; insectos; felinos, como una pantera de oro con esmeraldas y ónix; o diamantes marrones, naranjas y amarillos, como los que propone Cartier.

Para los presupuestos más bajos, la firma Pandora propone una colección en plata de primera ley con circonios, en la que se encuentran piezas en forma de lágrima, geométrica o en cascada.

Pandora fabrica en Bangkok de manera totalmente artesanal y utiliza circonia hecha por el hombre, en lugar de diamantes extraídos, una filosofía de trabajo que está unida a su alma ecológica, su objetivo es minimizar al máximo su impacto en el medio ambiente. Reportaje e imágenes: Efe

 

Por: Carmen Martín.

 

Haz click en:  http://www.revistaQ.mx/

Videos en:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

Compartir:

Comentarios

Comentarios