Camisas y vestidos que no se manchan ni se arrugan y transpiran sin dejar malos olores ni marcas de sudor. Tejidos que dan calor cuando hace frío y refrescan cuando sube la temperatura. Prendas que cambian de color o descontaminan el aire. La ropa se vuelve cada vez más inteligente, amiga del cuerpo y del medio ambiente.

La moda y la alta tecnología van de la mano alumbrando una nueva generación de indumentaria que va sumando cada vez más “apellidos” que reflejan sus innovaciones: sostenible, inteligente, conectada, funcional, interactiva, transformable…

“A la luz de los desarrollos, investigaciones y adelantos actuales y previsibles para las próximas décadas, se pueden describir algunas de las características especiales e innovadoras, que tendrá la indumentaria del futuro”, explica a Efe  Federico Sainz de Robles,  ingeniero técnico industrial, con formación en diseño de moda y máster en ingeniería textil.

Sainz de Robles trabaja como técnico externo en el departamento de Innovación en Moda del Instituto Tecnológico Textil AITEX y es fundador de Sepiia, una marca de indumentaria con propiedades especiales y confeccionadas con tejidos tecnológicos.

“En base a las innovaciones que impulsan distintos fabricantes en el mundo podemos ubicar los futuros desarrollos en el sector de la moda en tres grandes bloques: funcionalización, digitalización y sostenibilidad”, explica  Sainz de Robles.

ROPA DIGITALIZADA, SOSTENIBLE, INTELIGENTE

“Dentro de la funcionalización iremos viendo materiales textiles cada vez más inteligentes, que cuando haga frío nos den calor y a la inversa, nos refresquen cuando  suban las temperaturas. También los habrá que se adapten a nuestro cuerpo, o que cambien ante determinados impulsos”, señala este ingeniero.

Respecto de la digitalización, “estamos empezando a ver cómo las tintas electrónicas o los tejidos con circuitos integrados van ganando posiciones. En los próximos años veremos muchas más prendas de este estilo, que incluso cambiarán de color o nos permitirán descargarnos salvapantallas en nuestras propias prendas de vestir”, adelanta este ingeniero y emprendedor.

Por último, en la parte de sostenibilidad medioambiental, Sainz de Robles adelanta que “iremos viendo materiales de otro tipo de fuentes de materias primas renovables, con procesos de acabado cada vez menos contaminantes”.

“Algunos de los materiales mejorarán el impacto ambiental de la prenda, e incluso conseguirán que éste sea positivo, es decir que, por ejemplo, puedan ir limpiando el aire mientras las llevamos puestas”, enfatiza.

La llamada “ropa del futuro” es una realidad presente, como la gama de Sepiia de camisas de mujer, camisas, corbatas y ‘polos’ (camiseta con cuello y dos o tres botones) para hombre; la colección de ropa unisex “Mola Mazo” diseñada junto con Espacio ANANAS; y los uniformes inteligentes que ya han vestido a firmas como Playstation o Kentucky FriedChicken, informa el experto.

“Estas prendas son resistente a las manchas gracias a un tratamiento inspirado en la flor de loto, que crea una determinada tensión superficial en la prenda, suficiente para conseguir que las salsas, líquidos y otras sustancias se deslicen sin ser absorbidos por el tejido, ni  ensuciarlo”, explica Sainz de Robles.

FIBRA Y TEJIDO CON PROPIEDADES ESPECIALES

“Si se sacude o se inclina la prenda, el líquido desaparece de la ropa sin dejar rastro”, señala este experto, recalcando que este tratamiento antimanchas se aplica mediante un proceso especial que permite, no obstante, que las prendas sigan siendo transpirables.

Esta ropa también resiste las arrugas debido a su estructura textil y a la fibra especial que mejora este comportamiento, según el fabricante.Las fibras de esta indumentaria llevan en su interior miles de  nanopartículas (partículas microscópicas) de plata que actúan sobre las bacterias que causan el mal olor, reduciéndolo.

“Además cuentan con una composición, morfología y tejeduría que logran que el tejido  se seque rápidamente sin dejar marcas de sudor perceptibles, evitando el contraste de color entre las partes húmedas y las secas”, según Sepiia.

“La óptima tran

Así será una de las nuevas corbatas ”eternas” confeccionada con tejido tecnológico que impide que se manche
Camisa de mujer Slim rosa elaborada con nanotecnología en sus micro fibras
De la firma Mola Mazo una camisa de mujer oversize en blanco con tejido tecnológico
Dos jóvenes comen con los tejidos tecnológicos sin miedo a las manchas, el sudor o los malos olores
En los nuevos textiles los líquidos resbalan y no manchan
Federico Sainz de Robles, el creador de la compañía de ropa tecnológica
Polo de hombre con la tecnología en su tejido
Una nueva gama de ropa inteligente confeccionada con una fibra de micro hilos con nano partículas antibacterianas y canales microscópicos que transportan la humedad y el aire
Uno de las”polos” que se le arroja café y rebotan las partículas húmedas en su tejido

spiración y el secado rápido de las prendas se logra mediante  un hilo propio y “único” formado por 47 micro hilos con micro canales superficiales que facilitan el transporte del aire y la humedad,  y por la estructura de punto 3D del tejido, que además facilita que sea elástico en todas las direcciones sin añadirle materiales como el elastano”, añaden.

“Todos los proveedores de Sepiia poseen la certificación STANDARD 100 by OEKO-TEX, la etiqueta ecológica mundial para productos textiles, lo que asegura que la producción es sostenible y los productos textiles son analizados controlando sustancias nocivas para la salud”, explica Sainz de Robles.

Añade que el material de las prendas inteligentes es poliéster antibacteriano 100 %  reciclable, de modo que cuando la camisa completa su ciclo vital puede tener una segunda vida al ser reciclada.

“Además la tecnología incorporada a las prendas para hacerlas resistentes a las manchas, las arrugas y la acumulación de malos olores permite reducir la cantidad de ciclos de lavado y planchado y, en consecuencia, el uso de electricidad, agua, detergentes y tiempo, y su impacto medioambiental”, concluye el experto. Por Daniel Galilea. EFE/REPORTAJES IMÁGENES: EFE / Sepiia

 

Comentarios

Comentarios