Tamaño de texto-+=
Compartir:
A la carrera de la inteligencia artificial se ha unido recientemente Elon Musk con su nueva compañía, xAI, cuyo objetivo es “entender la verdadera naturaleza del universo”.. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

En los últimos años, la inteligencia artificial se ha convertido en un tema de conversación recurrente, protagonista de discusiones donde predominaba la duda y el miedo sobre el qué pasará. Sin embargo, esto no ha detenido a los gigantes de tecnología que, frente a las huelgas, advertencias y protestas, siguen compitiendo en esta carrera de quién desarrolla el mejor modelo.

El 14 de julio Hollywood quedó paralizado, SAG-AFTRA, que reúne al Sindicato de Actores de Cine (Screen Actor Guild) y la Federación Americana de Artistas de Televisión y Radio (American Federation of Television and Radio Artists), se sumó a la huelga de guionistas que llevaba desde principios de mayo. Miles de actores y guionistas se aglutinaron en las calles californianas con carteles listos para exigir que los gigantes del entretenimiento respetaran sus derechos.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL LOGRA DETENER A HOLLYWOOD.

El 14 de julio Hollywood quedó paralizado con una huelga de artistas y guionistas, exigiendo que se respetaran sus derechos y se regulara el uso de la inteligencia artificial. EFE/EPA/SARAH YENESEL

La lista de peticiones de los artistas es larga y las negociaciones exhaustivas, palabras como “demandas abusivas de auto-grabación”, “erosión de ingresos” y “explotación de inteligencia artificial”, destacan en el documento publicado por el sindicato donde explican todas sus demandas (https://www.sagaftrastrike.org/).

La carrera de desarrollo de inteligencia artificial (IA) ha ido significando una creciente amenaza a diversidad de profesiones. En la conversación entre SAG-AFTRA y AMPTP (Alianza de Productores de Cine y Televisión), publicada en la página web del sindicato, los actores exigían una protección sobre su imagen y su trabajo. Junto a esto, un consentimiento informado y compensación cuando una “réplica digital”, fuese creada de ellos, o cuando su voz, imagen o interpretación fuese sustancialmente cambiada con IA.
La respuesta de la AMPTP consistió en: “Queremos poder escanear la imagen de un artista, pagarle medio día de trabajo y usarla (la imagen) para cualquier propósito sin su consentimiento. También queremos poder realizar cambios en el diálogo, incluso crear nuevas escenas, y poder usar las imágenes, parecidos y actuaciones de alguien para entrenar el algoritmo de IA sin consentimiento informado ni compensación”.

Uno de los mensajes de lo que es capaz de hacer Google Bard. FOTO GOOGLE.

Los guionistas, que empezaron su huelga mucho antes que los actores, también trajeron a la mesa sus preocupaciones con la IA. Algunos de los puntos de negociación de la WGA (Sindicato de Escritores de América) tenían que ver con que no se le acredite a las IA el “material literario”, al igual que los derechos de autor. La respuesta de la AMTP con estas exigencias fue simple: reuniones anuales con el sindicato para discutir los avances tecnológicos. “El desafío (con IA) es asegurarse de que esas tecnologías son herramientas usadas por los escritores, y no para reemplazar a los escritores”, expuso John August, escritor y guionista de películas como “Big Fish” y “Aladdín”.

GOOGLE COGE LA DELANTERA EN LA CARRERA TECNOLÓGICA.

Mientras en Hollywood los artistas salían a las calles con carteles y voces de protesta, en Europa Google Bard se transformó en una realidad. La empresa de tecnología anunció su competencia a ChatGPT el 7 de febrero de 2023, sin embargo, hasta el 13 de julio no llegó al continente europeo.

Mientras en Hollywood los artistas salían a las calles con carteles y voces de protesta, en Europa Google Bard se transformó en una realidad. La empresa de tecnología anunció su competencia a ChatGPT el 7 de febrero de 2023, sin embargo, hasta el 13 de julio no llegó al continente europeo. Imagen publicada en el blog de Google.

El nuevo modelo de lenguaje de Google está basado en LaMDA (Modelo de Lenguaje para Aplicaciones Lingüísticas), que por varios años se fue perfeccionando para crear Bard. “El objetivo de Bard es combinar la base de conocimientos del mundo con la potencia, inteligencia y creatividad de nuestros grandes modelos lingüísticos”, escribió Sundar Pichai, CEO de Google y Alphabet, en el blog oficial de Google España (https://espana.googleblog.com/).
Bard está disponible en casi todo el mundo y en los idiomas más hablados, entre ellos español, hindi, alemán, chino y árabe. La actualización de este nuevo modelo de lenguaje cuenta con la capacidad de escuchar las respuestas del sistema, adaptar y ajustar el tono y estilo de las respuestas, anclar y renombrar las conversaciones, utilizar imágenes en las consultas y compartir las respuestas.
En la pantalla de inicio de Bard, Google escribió: “Te presentamos a Bard, el colaborador creativo y útil que da rienda suelta a tu imaginación, aumenta tu productividad y da vida a tus ideas. Bard es experimental y puede dar respuestas inexactas o inadecuadas. Puedes ayudar a mejorar Bard enviando tus comentarios”.
Este mensaje lo acompañan otros varios que destacan lo que es capaz de hacer este nuevo rival de ChatGPT como: “Bard es capaz de escribir un poema sobre la playa de Las Catedrales de Galicia”, “Bard puede darte ideas para crear un videojuego”, “Bard puede escribir un mensaje para que felicites a tu amiga”.
Google no es el único que se unió a la carrera de la IA. El 12 de julio Elon Musk anunció su nueva compañía, xAI, a través de una página web (https://x.ai/), donde explican que el objetivo de la empresa es “entender la verdadera naturaleza del universo”.

El equipo que conforma xAI, aparte de Musk, son once ingenieros que formaron parte de proyectos como DeepMind de Google, OpenAI y Microsoft. Musk ya había mostrado interés en la inteligencia artificial, sin embargo, con el éxito de ChatGPT, decidió apurar el proceso. El objetivo que busca el magnate tecnológico con este nuevo chatbot, es que sea capaz de responder a cualquier tipo de pregunta, incluso las que no tienen respuesta, así dejó claro la empresa en las redes sociales con su pregunta de presentación con tonos filosóficos: “¿Cuáles son las preguntas más fundamentales que permanecen sin respuesta?”.

Fotografía de una pantalla con el sitio web del ChatGPT de OpenAI. En los últimos años, la inteligencia artificial se ha convertido en un tema de conversación recurrente, protagonista de discusiones donde predominaba la duda y el miedo sobre el qué pasará. EFE/ Rayner Peña R.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y EL FUTURO.

Dan Hendrycks, director del Centro para la Seguridad de la Inteligencia Artificial (CAIS), y otros dos autores, editaron un ensayo llamado “Una descripción de los catastróficos riesgos de la IA”, publicado por la Universidad de Cornell. En el texto explicaban cuatro categorías en las que IA podría convertirse en un enemigo para los humanos. La primera hablaba del riesgo de que este sistema se utilizara con malas intenciones. La segunda con la rapidez que buscan las compañías crear modelos de IA que resulta en la publicación de sistemas defectuosos que dan más poder al algoritmo. La tercera, con cómo la interacción entre humanos y estos sistemas tan complejos puede acabar en el desastre. La cuarta habla del miedo creciente de todos los humanos con lo que no conocemos: que la inteligencia artificial llegue a ser superior a la humana.
Paula Bolinaga.
EFE REPORTAJES

Compartir:

Comentarios

Comentarios