Compartir:
Clubhouse es una red social de audio que está extendiéndose mucho gracias a sus salas llenas de optimismo y muy selectivas. EFE/EPA/NARONG SANGNAK

Basada en el audio, la red social habilitada a través de la aplicación del mismo nombre, Clubhouse, está ganando seguidores relevantes día a día, con elementos que la hacen especial, como tener contenidos efímeros, diálogos positivos, la exclusividad o que solo se puede abrir una cuenta por invitación.

El 31 de enero, Elon Musk publicó un tuit en el que decía “En Clubhouse, esta noche a las 10pm hora de Los Ángeles”. En febrero, en otro lanzó una frase que daba a entender que haría un Clubhouse con Kanye West, “el resultado más entretenido es el más probable”, escribió Musk. Está claro que ya ha captado a algún que otro usuario ilustre, pero ¿qué es exactamente Clubhouse?

Clubhouse es, de manera resumida, una red social de chat de audio en directo. “Clubhouse fue diseñado para ser un espacio de conversación y expresión auténticas, donde las personas pueden divertirse, aprender, hacer conexiones significativas y compartir experiencias enriquecedoras con otras personas de todo el mundo”, se lee en su web.
“Las conversaciones en Clubhouse tienen lugar en salas. En cada sala, puedes ser moderador, orador u oyente”.

Clubhouse, una nueva red social de audio que está dando mucho que hablar y a la que se prevé un gran futuro.

El usuario puede unirse a una conversación que está teniendo lugar o iniciar una propia. Y, aunque el usuario no sea moderador o no esté entre los oradores, puede solicitar hablar “levantando la mano”.
Musk no es el único personaje conocido que se ha dejado escuchar por Clubhouse. Mark Zuckerberg, uno de los fundadores de Facebook, participó en una sala en febrero, según contaron diferentes medios.
También forman parte de la comunidad, de acuerdo con diversas publicaciones, famosos del mundo de la música y la interpretación como Drake o Kevin Hart, o de la comunicación, como Oprah Winfrey.
EXCLUSIVIDAD.
Clubhouse fue lanzada en la primavera de 2020 y, por el momento, únicamente los que posean un iPhone pueden descargarse la aplicación. Además, al menos también por ahora, para abrir una cuenta es necesario recibir una invitación.
Una vez que pasa a ser miembro, el usuario recibe dos invitaciones para distribuir. En un post publicado por los creadores en enero de este año, aseguraron que estaban enfocados en “abrir Clubhouse a todo el mundo”.
“A pesar de las restricciones de uso y acceso, Clubhouse se está posicionando y consolidando”, dice en una nota Ferran Lalueza, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Clubhouse es una red social de audios a la que se accede por invitación.

“Además, reúne una buena parte de características de éxito: los directos, los contenidos efímeros, el buenrollismo, aún no se han instalado “haters” ni “trolls”, el diálogo constructivo y positivo y la apuesta por huir de la imagen y el vídeo”, añade el profesor.
Los principales competidores de esta red social son Tik Tok, Zoom y Twitch. “Mientras que en las dos primeras la atención y concentración son máximas por la necesidad de crear contenidos o atender a lo que hay en la pantalla, Twitch y, sobre todo, Clubhouse son como la radio de siempre, las tienes encendidas y escuchas”, señala Miquel Pellicer, profesor colaborador Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC.
“Clubhouse consigue ‘acompañar’, un hecho importante en una sociedad global, pandémica y saturada de imágenes y pantallas”, añade.
Una vez dentro de la red, el usuario puede explorar diferentes temas y elegir los que le interesan. Estos van desde tecnología a negocios, pasando por cine o literatura, entre otros.
Las conversaciones son en tiempo real y las “salas”, limitadas por el momento a 5.000 participantes, tienen una duración finita, una vez que acaba la sesión esta desaparece y la aplicación no permite almacenarla o reproducirla más tarde.
Sin embargo, conviene recordar que existen otros medios para grabar los audios mientras se producen, por lo que no hay garantías de que sean totalmente efímeros.
La curiosidad e interés por esta nueva red social ha superado fronteras y ha llegado a diferentes partes del mundo.
En China, donde otras, como Facebook o Twitter, están bloqueadas, Clubhouse consiguió pasar desapercibida y burlar el “gran cortafuegos” durante algún tiempo, antes de ganar relevancia y ser finalmente bloqueada.
El pasado 3 de febrero, cuando aún estaba activa, Quartz informó de que se estaba usando como un espacio para “hablar sobre temas que de otra manera serían censurados, como la democracia”.
Por Manuel Noriega.
EFE/REPORTAJES

Con clubhouse los usuarios escuchan en lugar de mirar las pantallas.
Compartir:

Comentarios

Comentarios