Compartir:

Si se observa de lado, este nuevo y elegante vehículo de reparto alemán se asemeja a un camión diminuto, pero es una bicicleta eléctrica lo bastante angosta como para circular en el tráfico urbano e incluso por un ‘carril-bici’. Para algunos expertos este transporte es el futuro de las entregas de paquetes y correo.

¿Es necesario, y urgente en algunos casos, transformar la logística urbana para reducir su desorden, impacto ambiental y “daños colaterales” económicos, y adaptarla a la creciente demanda de transporte debido al auge de las compras en línea?.
Los estudios científicos indican que esa transformación es imprescindible, y algunas empresas están lanzando soluciones muy innovadoras para hacer realidad ese cambio, como el ‘transportador asistido por pedal’ (PAT, por sus siglas en inglés), presentado por la empresa alemana Ono (https://onomotion.com).
Los conductores de vehículos comerciales de reparto pasan más de una cuarta parte (alrededor de un 28%) de su tiempo total de viaje buscando un lugar donde estacionar y, cuando no lo encuentran, a menudo terminan bloqueando la circulación de otros vehículos, según un estudio efectuado en Seattle, por investigadores de la Universidad de Washington (EEUU).


Otro trabajo, de la Universidad Texas A&M, señala que, aunque los camiones solo representan el 7% de los viajes urbanos, generan el 11% del coste anual de la congestión del tráfico (unos 20.000 millones de dólares) derivado del tiempo perdido y el combustible consumido, en un problema generalizado en las áreas urbanas de Estados Unidos.
El crecimiento acelerado de la compras en línea, debido a la pandemia, añade más tráfico de reparto a unas carreteras ya saturadas, y el hecho de que los vehículos para las entregas sean eléctricos, como los que prevén incorporar Amazon y otras firmas a sus flotillas, eliminarán parte de las emisiones y la contaminación atmosférica, pero no los atascos de tráfico, según las previsiones de la revista ‘Fast Company’.
TRANSFORMANDO LA LOGÍSTICA DE LAS CIUDADES.
Este problema no solo afecta a Estados Unidos, sino a otras muchas urbes de países desarrollados. Convencida de que el tamaño importa cuando se trata de reducir la congestión del tráfico, la compañía Ono ha lanzado los denominados PAT, unas elegantes bicicletas eléctricas, que llevan en su parte trasera un contenedor “de quitar y poner” para transportar cargas ligeras.


Estos vehículos están pensados para agilizar los repartos de paquetería de “última milla” o distribución capilar, operando en los últimos kilómetros que recorre un pedido hasta llegar a su destinatario.
Una gestión en la que –según sus creadores- pueden competir con las camionetas (furgonetas) dotadas de una mayor capacidad de carga, ya que los PATS pueden moverse en el tráfico y recargar sus contenedores con gran rapidez, aseguran.
Estos vehículos pueden ser especialmente interesantes para los operadores, si se combinan con los actuales centros de logística urbanos o ‘city hubs’, adonde llegan las cargas en camión en las horas de menor actividad y, desde allí, las bicicletas eléctricas podrían encargarse luego de las entregas finales, reemplazando a los camiones de reparto tradicionales en esa tarea, según Ono.
DISEÑO ELEGANTE Y FUNCIONALIDAD MÁXIMA.
El transportador eléctrico ONO PAT combina la flexibilidad de una bicicleta con la capacidad y la durabilidad de una furgoneta de transporte y, técnicamente, se clasifica como una bicicleta de carga eléctrica libre de emisiones, añade la firma.
Este vehículo, diseñado expresamente como solución con visión de futuro para atender la creciente demanda de transporte limpio dentro de las ciudades, presenta una plataforma completamente modular con módulos-unidades intercambiables que se pueden mover y sustituir en un minuto, según su fabricante.


Diseñado con piezas de automoción y procesos de fabricación de nivel 1, y un sistema de batería de fácil intercambio, le permite recorrer unos sesenta kilómetros con cada carga de electricidad. El vehículo lleva el sello distintivo del cofundador y jefe de diseño de Ono, Murat Günak, exdirector de diseño de firmas como Mercedes Benz o Volkswagen.
“Con una capacidad de carga de 2,1 metros cúbicos, este vehículo único en su clase, está en línea con la vida urbana moderna y las actitudes sostenibles de las empresas y los consumidores, y es adecuado para una amplia variedad de usos comerciales en varios sectores diferentes”, según Günak.
En opinión de Beres Seelbach, director ejecutivo (CEO) de Ono, “el lanzamiento inicial se centrará en el mercado de paquetería – también llamado CEP (Courier, Express and Parcel)-, que está en rápida expansión en Europa, siendo la entrega de la última milla la parte crucial y más costosa de la cadena de suministro general”.


Este vehículo también responde “al importante impulso hacia la descarbonización del transporte y puede ser una solución innovadora adecuada para el comercio minorista, el sector de la restauración y el transporte de pasajeros, debido a su diseño modular y bajos costes operativos”, según Seelbach, quien indica que es un 20% más barato que el de otros vehículos de reparto urbano.
La firma efectuó pruebas piloto de este sistema de movilidad urbana en Berlín, la ciudad donde tiene su sede, y anunció que se dispone a ampliar los ensayos a otras tres ciudades alemanas e iniciar la producción en masa de estos vehículos, con el objetivo de lanzarlo a gran escala en Europa en 2022 y tener 14.000 unidades operando en más de 60 ciudades para el año 2025.
Por Daniel Galilea.
EFE/REPORTAJES

Compartir:

Comentarios

Comentarios