Una rueda de la fortuna que señorial se alzaba en el horizonte.

Un calorcito agradable, a 28 grados centígrados, humedad 20%. Un camino descendiente nos da la bienvenida tras girar por la Avenida Eugenio Garza Sada, en la Colonia Predio Cerro Gordo, al norponiente de la ciudad de León. Desde nuestra llegada supimos que estábamos en el lugar correcto ya que una larga fila de autos comenzaba a formarse a ambos lados de la avenida, además, lo primero que llamó poderosamente nuestra atención fue una rueda de la fortuna que señorial se alzaba en el horizonte.

Delante de nosotros, había decenas de personas apretando el paso. Se trataba de los invitados a la kermés del Instituto Cumbres, evento que atrajo a decenas de padres y alumnos. Fuimos descendiendo por el recto camino en esta soleada tarde de invierno. Es febrero 17 y detrás se va quedando el frío conforme se acerca la primavera. Hay sol, calor, pero sobre todo buen ánimo en el ambiente, eso es lo más importante.

Un gran arco nos dio la bienvenida al fondo de la calle. “Instituto Cumbres” podía leerse apenas uno levantaba los ojos. Fuimos siguiendo a los padres de familia, a pequeños niños disfrazados, también otros jovencitos en edad adolescente –muy probablemente de secundaria y preparatoria- quienes hacían algarabía con su charla y singulares ademanes. Eran familias completas quienes tenían en la mente dos objetivos: pasar una agradable tarde al tiempo que apoyaban al instituto con fondos en esta kermés.

Pastos verdes abrazaban a un camino de adoquín el cual conducía hasta una gran carpa blanca que fácilmente podía albergar a un importante número de asistentes. Majestuosa se levantaba la carpa por encima denuestras cabezas, y a sus dos costados se enarbolaban sendas filas de negocios de comida de todo tipo: enchiladas, quesadillas, esquites, paella, café, postres, espumas, dulces, helados, pizzas, perros calientes, alitas, crepas, sushi, pasteles, gelatinas, helados y un largo etcétera de deliciosas recetas que los padres de familia hicieron posibles.

Sonrisas en el rostro

Pudimos charlar con varios de los padres de familia, quienes orgullosos y gustosos posaron para nuestra cámara. Nos hicieron saber de los felices que se sentían al poder apoyar en esta tarde con recursos al Instituto Cumbres. Pudimos constatar que cada uno de ellos atendía los diversos puestos con una sonrisa en el rostro, pero sobre todo con alegría en el corazón de saber que apoyaban de forma importante.

Algunas nubes en el cielo hicieron menos calurosa la agradable tarde, y pese alaalta temperatura, el viento jugó en favor de todos y sus rachas refrescaban por momentos a los participantes de la gran fiesta.

Sana diversión

Sin embargo, una kermés no sería tal si no tuviera además de comida, sana diversión, bailes, rifas, concursos.

Juegos mecánicos se alzaban en el fondo, majestuosos, relucían sus vivos colores que atraían a los aficionados de la adrenalina. Había atracciones para todos los gustos: los pequeños sonreían mientras montaban un caballo en el carrusel, conducían una potente camioneta “de mentiras”, o incluso galopaban en el lomo de una verde oruga gigante acabada en fibra de vidrio. También habíaemociones para los más grandes como son los clásicos “carros chocones” en el fondo oel “Trabant” o “Tagada”, el cual gira a toda velocidad sobre su propio eje al tiempo que suena música electrónica. La protagonista era la rueda de la fortuna que atrajo nuestras miradas al inicio y la cual, en su punto más alto, ofrecía una vista excepcional de toda la ciudad de León.

En estas estábamos cuando de pronto pudimos escuchar a los lejos un animador dentro de la carpa. Se trataba de un concurso de baile que adentro se llevaría a cabo. Participaban las pequeñitas de primaria baja: las de Primero, Segundo y Tercero deleitarían a los asistentes con sus mejores pasos sobre la pista.

Dentro de la carpa pudimos escuchar un mensaje de buenos deseos del director del Instituto CumbresPadre LC Diego García. El religioso agradeció a todos los asistentes a tan efusiva fiesta y deseó suerte a todos los participantes, quienes estarían siendo juzgadas por Claudia Rodríguez, Pilar Padilla “Miss Pili” y Marichuy Gómez, las “jueces”, quienes ofrecerían su veredicto inapelable para declarar al ganador.

Seis equipos concursaron al son de los ritmos urbanos, reguetón, pop, balada y música electrónica de moda. Las voces más contemporáneas de artistas como Shakira, Taylor Swift, J.Balvin, Maluma, Queen e incluso otros de la talla de Alejandra Guzmán, Timbiriche o Magneto sonaron por las bocinas para animar el interior de la carpa.

                                    La voz de Freddie Mercury

Hubo verdaderos momentos de emoción, como cuando, ataviadas en chaquetas de cuero y botas negras, The Queens de tercero de primaria realizaron su presentación con un remix de música rock de antaño, y otras composiciones más nuevas como Monkey Dance. Dominaron el escenario cuando, al unísono, las pisadas de todo el equipo acompasaron la voz de Freddie Mercury, el frontman de Queen. El público aplaudía el esfuerzo de las coreografías que desfilaron una tras otra. El apoyo hacia los concursantes se desbordaba mientras los flashes de cámaras intentaban capturar los mejores momentos en fotografías, pero sobre todo en videos de alta definición.

Júbilo, emoción y nervio se vivieron al momento de declarar al equipo ganador. El tercer sitio fue para el equipo 123, el Segundo para Las Sirenas de Primero de Primaria, mientras que con el primer lugar se alzaron The Queens quienes obtuvieron una ida al Boliche.

Posteriormente, se llevaron a cabo concursos de canto y presentaciones sensacionales de grados superiores con todo el talento que caracteriza al Instituto Cumbres.

                                     Tranquilo ambiente familiar

Cerca de las 6 la mayoría de las familias ya habían gozado con los diversos números del show de talentos, así como de los variados antojitos, e incluso de un postre para romper la dieta como es el caso de un pastel, un brownie, o quizá helados y raspados de frutas naturales. Se antojaba algo frío al paladar para despedir los últimos rayos del sol que con tonos rojizos y violetas anuncian el terminar de otro día.

Sublime y esplendoroso atardecer para cerrar la tarde en el Instituto Cumbres. Nos despedimos del tranquilo ambiente familiar de una tarde de domingo, donde todo el mundo nos ofreció la mejor sonrisa enalteciendo los valores de la institución: elevar la mente y el corazón. Semper Altius.

« 1 de 2 »

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

 

Compartir esto:

Comentarios

Comentarios