Jorge Villareal y Dannyra Uribe unieron sus vidas en el templo de San Rafael para posteriormente transmigrar a la  Hacienda La Patiña dónde llevaron a cabo su mágica e inolvidable celebración. Imágenes archivo Revista Q  02/03/2008

Comentarios

Comentarios