El Dr. Esteban Ramírez es un excelente radiólogo intervencionista, su sub especialidad esmédico general, con especialidad en radiología e imagen y una sub especialidad en radiología intervencionista realizada en el INCAN (instituto nacional de cancerología) y avalada por la UNAM, actualmente somos alrededor de 250 radiólogos intervencionistas en todo el país, a diferencia de estados unidos donde son aproximadamente 2500, y donde ya es una sub especialidad en crecimiento tanto en prestigio como en conocimiento de la gente, tanto así, que recientemente la primera Dama  Melania Trump, fue manejada por el área de radiología intervencionista para la embolización renal por una afección benigna

El Dr. Esteban Ramírezagrega: en México los procedimientos que realizamos son poco conocidos y uno de los motivos de esta entrevista es dar a conocer uno de ellos, la embolización de próstata como alternativa a la cirugía para el crecimiento prostático benigno.

Obstrucción de la vía urinaria

El crecimiento prostático benigno es el crecimiento de la próstata la cual condiciona obstrucción de la vía urinaria, es decir, la próstata crece tanto que el hombre empieza a tener problemas para orinar, disminución de calibre y fuerza del flujo urinario, sensación de quedar con las ganas de orinar, incontinencia o tener que volver a orinar en menos de una hora; aproximadamente el 70% de los hombres a los 70 años padecerán este crecimiento, el 80% de los hombres a los 80 años y así sucesivamente, en donde uno de cada 4 tendrán una obstrucción moderada o severa.

Lo primero es clasificar y ver el grado de crecimiento prostático y estar seguros que el problema esta ocasionado por la próstata, en este caso se debe realizar algún estudio de imagen para ver el volumen, y una flujometria urinaria para medir la fuerza de la micción, en este punto se puede intentar manejo medico (pastillas) en una obstrucción leve y en obstrucciones moderadas o severas buscar manejo quirúrgico o intervencionista.

Una vez que se tiene bien clasificado al paciente y es necesario llevar acabo algún procedimiento, el manejo clásico y mas estudiado son la cirugía de próstata en sus dos variables la prostatectomia abierta y la RTUP (resección trans uretral de próstata), no ahondare mucho en esto ya que no soy experto en este método y no es el tema de la platica, pero la primera a grandes rasgos es una cirugía tradicional como la conocemos y la otra es a través de la uretra metiendo un aparato especial para cortar e ir cauterizando la próstata desde la uretra, logrando vencer de este modo la obstrucción; de aquí en adelante existen varias alternativas, donde en la cirugía son variantes de la RTUP, donde se utilizan láser, vapor, etc, y donde también como alternativa entra la embolización prostática.

La embolización prostática es un método que nace en el año 2010, en 2014 se encuentra presente en las guías de manejo de embolización prostática, con su ultima actualización en 2019, ya habiendo demostrado una eficacia similar a los métodos tradicionales, con menor morbilidad y una recuperación mas rápida.

La embolización prostática se realiza a través de la punción de la arteria femoral ( pierna) o la arteria radial (brazo), colocando un introductor endovascular ( una acceso especial a las arterias del cuerpo) para poder avanzar catéteres, que son pequeñas mangueras de menos de 3mm, para poder llegar de forma selectiva hasta las arterias que nutren a la próstata, una vez que el catéter esta en esta posición, se inyectan a través del mismo unas esferas especiales para ocluir el flujo sanguíneo y calibradas a un tamaño especial para evitar la muerte del tejido, con esto, al reducir el flujo de sangre, la próstata de estar de gran tamaño (hipertrófica) se empieza a hacer pequeña (hipotrofia), logrando así que la obstrucción que se tenia mejore en gran medida.

                                  Molestias mínimas

Los beneficios de este procedimiento son la rapidez con la que el paciente regresa a sus actividades cotidianas, aproximadamente 3 días, con una hospitalización de 24hrs aproximadamente, molestias mínimas, y resultados similares a las otras técnicas conocidas para el manejo de esta patología, con una gran ventaja reportada sobre las otras, es la única técnica que en algunos casos ha demostrado mejora en el índice de función eréctil; con complicaciones menores como ligero ardor al orinar, dolor, o infección, y en el 0.3% de los casos isquemia en vejiga, y un 20% aproximadamente de los pacientes requieren un segundo procedimiento, donde se ha observado que en caso de ser un procedimiento quirúrgico le facilita el mismo al cirujano urólogo puesto que disminuye el sangrado durante la cirugía.

Cuando se realiza este procedimiento y cualquier otro procedimiento de radiología intervencionista, contara con un equipo multidisciplinario para la atención de su enfermedad, en este caso formado por medicina interna para la valoración prequirurgica, el cirujano urólogo y el radiólogo intervencionista, para la decisión correcta de cual es el mejor método para cada caso en particular.

Con esto pongo en sus manos el conocimiento de otro método para el tratamiento de una enfermedad común en el hombre y poniéndome a sus ordenes en caso de cualquier duda o consulta de valoración en el consultorio 4b de la torre de especialidades en Medica Campestre a los teléfonos 7790505 ext 163, celular y Whats App:477 11 46 940 y477 807 17 63 (IMPORTANTE: trabajamos con todos los seguros médicos).

Dr. Esteban Ramírez, radiólogo intervencionista
Lo primero es clasificar y ver el grado de crecimiento prostático, Dr. Esteban Ramírez

Comentarios

Comentarios