Compartir:
El paciente puede ver y escuchar al médico desde cualquier lugar (Foto Sanitas BluaU )

estionar nuestra  salud y citas médicas a través del celular y otros dispositivos móviles es una tendencia que va en aumento desde 2020 como consecuencia de la covid-19. Algunas claves prácticas para sacar el mayor partido a este servicio en línea y recibir una atención lo más personalizada, cómoda y satisfactoria posible.

El desarrollo de la digitalización se ha acelerado en el sector sanitario a raíz de la situación derivada de la pandemia fomentando el uso de las videoconsultas, un servicio que permite al paciente hablar con el médico para una consulta, a través internet y utilizando el celular, la tableta electrónica o la computadora.

Desde Sanitas, una aseguradora médica privada del grupo internacional Bupa, indican que la tendencia de las videoconsultas en un fenómeno que va en aumento en todo el mundo, ya que las restricciones en los desplazamientos y la dificultad para acceder a los centros médicos y hospitales sufridos a raíz de la pandemia han cambiado los hábitos de muchos ciudadanos para cuidar su salud.

 

Señalan que, en ese contexto, “las consultas digitales han crecido mucho porque facilitan un control más completo para cada paciente, así como una atención personalizada y más cómoda, evitando los desplazamientos al centro médico y permitiendo ahorrar tiempo, al poder realizarse la videoconsulta desde su propio domicilio o cualquier otro lugar”.

“Esta nueva vía de comunicación con el médico, que complementa a la consulta tradicional, no es más fría, ya que los pacientes se conectan con los mismos médicos que les atienden presencialmente, lo que permite un seguimiento más cercano incluso cuando las circunstancias nos limitan”, según Ine Snater, directora de Transformación y Estrategia de Sanitas.

“La videoconsulta médica permite a los pacientes conectar con su médico, estén donde estén, a través del teléfono móvil, viéndose y escuchándose mutuamente, y pudiendo ambos comunicarse por escrito e intercambiar archivos adjuntos, mediante un chat abierto simultáneamente. Desde nuestra empresa, este servicio posibilita la consulta digital en el mismo día con médicos de distintas especialidades, y conectar con un servicio médico 24 horas sin cita previa, en caso de urgencia”, añade.

COMO FUNCIONA ESTE SISTEMA.

Esta aseguradora médica lanzó la videoconsulta en 2016 dentro de su seguro digital Blua, que recientemente ha incorporado el servicio BluaU que permite a cada persona monitorizar su salud, medir sus constantes vitales y estar en contacto directo con su médico a través de una ‘app’ y el uso de ‘wearables’ (dispositivos ‘ponibles’, que se llevan puestos sobre el cuerpo).

“El primer paso es concertar una cita previa rutinaria o de seguimiento de un tratamiento con el médico a través una aplicación (‘app’) desde el móvil  o mediante una web desde una computadora”, informan desde BluaU.

A la hora indicada, el paciente accede a la videoconsulta desde su ‘app’, y se une a una sala de espera virtual donde aguarda la llamada del médico quien, llegado el momento, realiza la consulta en línea y resuelve cualquier duda que la persona pueda tener.

El paciente incluso puede medir durante la espera algunas de sus constantes vitales como las frecuencias cardíaca y respiratoria, o la presión arterial,  utilizando la ‘app’, mediante el análisis de su imagen facial captada por la cámara del móvil, para que luego las valore su médico en la videoconsulta, indican en BluaU.

Una doctora en su despacho durante una videoconsulta (Foto Sanitas BluaU)

Si el médico prescribe alguna prueba o medicación, el paciente dispondrá de dicha prescripción en su carpeta digital de salud, dentro de la propia ‘app’.

En las consultas digitales de urgencia, un sistema de Inteligencia Artificial ayuda a identificar e interpretar el motivo de cada consulta, asignándole una prioridad de manera automática y optimizando los tiempos de conexión con el médico.

Para efectuar una videoconsulta en condiciones óptimas, lo expertos de Sanitas hacen las siguientes recomendaciones:.

1.- Busque un lugar con una robusta conexión a Internet para evitar cortes y garantizar la fluidez en la comunicación.

2.- Sitúese en un lugar tranquilo y privado para evitar interrupciones de manera que sea fácil compartir la información médica con seguridad.

3.- Manténgase saludable, asesorándose mediante videoconsulta en temas de nutrición, entrenamiento físico y salud emocional.

4.- Busque información sobre para qué puede serle útil la consulta digital, ya que ofrece posibilidades como pedir atención, analíticas o envío de medicamentos a domicilio, además de poder efectuar un seguimiento del embarazo o seguir un programa preventivo de enfermedades.

Por  Pablo Gutman.

Reportaje/Imágenes: EFE

Compartir:

Comentarios

Comentarios