¿Miedo a volver al gimnasio? En la era COVID-19 es difícil pensar en un espacio cerrado más arriesgado que aquel donde respiramos con fuerza, tocamos maquinaria de uso compartido y sudamos intensamente junto a otras personas, pero ya existen sistemas para purificar el ‘aire del fitness’ al máximo posible.

Los lugares de entrenamiento físico están adoptando medidas, obligatorias o por iniciativa propia o de las asociaciones empresariales del sector, para una vuelta responsable y prudente a la actividad. .Foto cortesía de Trotec

La reapertura de los gimnasios tras la fase de confinamiento que han impuesto la mayoría de los países a sus ciudadanos debido a la pandemia por el nuevo coronavirus, es una medida esperada y deseada por quienes acostumbran estar siempre en buena forma física o que necesitan entrenar por razones de salud o estética corporal, pero algunos dudan a la hora de volver a estos establecimientos.

Algunos estudios indican que las partículas de este virus pueden llegarse a mantenerse durante horas florando en el aire ya que el virus no viaja solo, sino que se transporta “a bordo” de las pequeñas gotas que expulsan las personas contagiadas a través del habla, la respiración, la tos y los estornudos.

Por esa razón, todos coinciden en que los espacios interiores, con circulación y afluencia de gente, deben estar preparados para prevenir posibles situaciones de riesgo que puedan conducir a una nueva propagación de la enfermedad.

Muchos clientes de gimnasios y polideportivos cerrados no tienen plena confianza en que estos establecimientos puedan garantizar la seguridad sanitaria cuando reabran sus puertas y se preguntan ¿Es seguro ir ya a los gimnasios?” o afirman “Yo aún no me arriesgo, esperaré unos meses…”.

Los lugares de entrenamiento físico están adoptando medidas, obligatorias o por iniciativa propia o de las asociaciones empresariales del sector, para una vuelta responsable y prudente a la actividad, Limitar el aforo de usuarios, desinfectar continuamente los equipos de entrenamiento o requerir la asistencia exclusiva con cita previa, son algunas.

La obligación de usar mascarillas y mantener una distancia de seguridad entre los usuarios y entrenadores, la colocación de alfombrillas con sustancias que desinfectan el calzado a la entrada del gimnasio o el cierre total o parcial de vestuarios y duchas, y la limitación o bloqueo de algunas máquinas, son otras medidas adoptadas para evitar la propagación del virus.

ENTRENAR SIN LA COMPAÑÍA DE RIESGOS INVISIBLES.

Para reducir la posibilidad de contagio a un porcentaje cercano a cero, los gimnasios que reabren tras el confinamiento, toman numerosas medidas protectoras.Foto cortesía de Trotec

Algunos gimnasios han separado las máquinas de entrenamiento cardiorrespiratorio con mamparas acrílicas y otros, más creativos, como el Inspire South Bay en California, EEUU (http://inspiresouthbayfitness.com) han instalado cabinas cúbicas abiertas por el techo y con paredes de lámina transparente de PVC, dentro de las cuales se puede entrenar protegido.

Otro de los avances más reciente en la seguridad contra la COVID-19 es un nuevo sistema que purifica el aire y elimina las partículas virales que este pueda contener, reduciendo drásticamente el riesgo de infección en los gimnasios, según su fabricante, la empresa alemana Trotec (https://es.trotec.com).

Esta firma ha visualizado hasta dónde y durante cuánto tiempo pueden propagarse los aerosoles virales en un gimnasio mediante un modelo en 3D propio, basado en un estudio liderado por la Universidad de Aalto de Finlandia, sobre la propagación del coronavirus por el aire en un pasillo entre estantes, como los de los supermercados

En la visualización de Trotec se observa como las partículas virales expulsadas por una persona infectada por el coronavirus que tose durante una clase de ‘spinning’ (ejercicio aeróbico intenso en bicicleta estática) se distribuyen en forma de una nube de aerosol por toda la sala, y cómo esas partículas infecciosas permanecen en el aire del gimnasio hasta cinco minutos.

Esto también se aplica a las áreas de entrenamiento libre con mancuernas y máquinas, donde una sola tos puede propagar los virus a varios metros dentro del local, según la firma alemana.

DÁNDOLE “UN NUEVO AIRE” AL ENTRENAMIENTO.

Durante la actividad física hay gran cantidad de aerosoles en el aire (sudor, aliento, tos provocada por los esfuerzos) y se pone la capacidad pulmonar al límite, por lo que resulta totalmente recomendable purificar y renovar el aire con una alta frecuencia, filtrando al instante todas las posibles vías de transmisión de los coronavirus, señala el equipo técnico de esa compañía germana.

Al situar el purificador de aire móvil TAC V+ entre los aparatos de entrenamiento, se crea una zona libre de virus y gérmenes. El aire ambiental contaminado se aspira cerca del suelo, se filtra mediante un sistema de limpieza de alta frecuencia y se libera de nuevo como aire ambiental libre de virus, señalan.

El TAC V+ se compone de una carcasa donde se aloja un ventilador que toma el aire y lo hace pasar a través del filtro Hepa H14, devolviéndolo ya filtrado a la sala, explican.
La característica más innovadora de esta máquina es su filtro Hepa H14, con capacidad de filtrar el 99.995 % de los virus, ácaros, bacterias, polen y otros elementos que hay en el aire.
Además, este filtro se regenera mediante calor, con temperaturas superiores a 100ºC, capaces de eliminar los virus que han quedado atrapados en el filtro y así disponer de un filtro totalmente limpio y desinfectado después de cada uso, destacan.
Por Ricardo Segura.
EFE/REPORTAJES

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios