de diferentes encurtidos

Los encurtidos son uno de los aperitivos y tentempiés favoritos antes de la comida principal y una de las opciones culinarias más deliciosas, refrescantes y populares, pero además ofrecen muchos beneficios nutritivos, si se consumen con moderación.

Los meses de calor invitan a disfrutar de un buen aperitivo al aire libre, pero hay opciones menos calóricas y más nutritivas para picar algo sabroso entre horas que las tan atractivas, como adictivas, patatas fritas y los tentempiés industriales llenos de sal, colorantes y potenciadores de sabor, que pueden afectar nuestro peso y nuestra salud, si los consumimos en exceso. Una de las opciones culinarias más saludables y que menos engordan, son los encurtidos, vegetales que, tras ser sometidos  a un complejo proceso de salmuera, a base de vinagre y sal, donde sus nutrientes del vegetal se difunden, se transforman en un aperitivo muy apreciado, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Pepinillos, aceitunas, alcaparras, berenjenas, rabanitos, cebollitas, guindillas, pimientos, ajo y altramuces. Son algunos de los más consumidos, y todos ofrecen numerosas virtudes nutricionales, siempre que se consuman con moderación, debido a elevada acidez y a su alto contenido en sodio, según los expertos. “Los encurtidos son unos grandes aliados como opciones de picoteo saludable entre las comidas principales, a media mañana, merienda, como aperitivo, viendo una película en casa o para tomarlos después de la cena”, explica  Rubén Bravo especialista diplomado en nutrición, dietética, gastronomía y naturopatía. Son alimentos bajos en calorías, aportan una gran cantidad de micronutrientes y de fitonutrientes, y nos ayudan a controlar nuestra ansiedad y apetito, siendo perfectos para un plan nutricional de adelgazamiento y posteriormente para un mantenimiento, según Bravo, también portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad. Los micronutrientes son sustancias de los alimentos que no aportan energía y son necesarios en cantidades mínimas, siendo esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo, mientras que los fitonutrientes son componentes biológicamente activos de los alimentos de origen vegetal, cuyas propiedades pueden beneficiar la salud cuando los consumimos.

ALTERNAR DIFERENTES OPCIONES

Según Bravo la manera más recomendable de consumir los encurtidos de manera saludable, consiste en ir variando y alternando sus diferentes opciones, para aprovechar las aportaciones nutritivas que obtendremos de cada uno, por ejemplo “tomando unos días aceitunas, otro berenjenas, otro cebolletas”, y así sucesivamente. Por otro lado este experto recomienda tomar raciones de entre 75  y 100 gramos (gr.), dependiendo de la apetencia del consumidor, aclarando que “estas cantidades podemos consumirlas en un sólo aperitivo o bien dividirlas en dos momentos diferentes del día”. Explica que el acompañamiento de estos productos puede ser muy variado, y que en lo que respecta a las bebidas “podemos elegir una gran variedad, como una copa de vino tinto o una cerveza sin alcohol, así como zumo de tomate con pimienta, limonada o té frío de frutas. “También pueden combinarse con opciones proteicas, como el jamón o el lomo ibérico, los boquerones en vinagre, las anchoas, el lacón con pimentón o el pulpo o sepia a la plancha”, apunta. Uno de los aperitivos más saludables que se pueden tomar encontrar en los establecimientos de comidas y bebidas al aire libre son las denominadas ‘banderillas’, compuesto por trozos pequeños de varios encurtidos ensartados en un palillo, de acuerdo al Instituto Médico Europeo de la Obesidad. “La tradicional ‘banderilla’ de aceituna, pepinillo, cebolleta y pimiento que se pueden encontrar en muchos establecimientos es la mejor opción para mantenerse a dieta, especialmente en verano”, indica Bravo. Este plato tiene muchas variantes: el pimiento se puede reemplazar por una anchoa o boquerón en vinagre, en tanto que el pepinillo se puede cambiar por una guindilla, alcaparras o cualquier otra opción entre los encurtidos, según IMEO. Añaden desde esta entidad que “las tapas de aceitunas son otro aperitivo perfecto que no afectará a nuestro peso”.

DISFRUTARLOS CON MODERACIÓN

“El principal problema de los encurtidos es su alto contenido en sal, por  lo que desaconsejan en las personas que padecen hipertensión o tienen riesgo cardiovascular”, señala Bravo. Añade que, para el resto de consumidores sanos, siempre que se consuman sin superar un máximo de 75-100 gr. diarios, “no habría ningún efecto adverso”. En algunos casos se ha descrito a los encurtidos como unos alimentos que desarrollan una importante actividad antioxidante, antimicrobiana, anticancerígena y antiinflamatoria, que combaten la diabetes y la esclerosis o que son indispensables para el sistema inmunitario o favorecer la salud digestiva. También se les han atribuido cualidades como la de regenerar la flora intestinal, contribuir  a mantener el equilibrio microbiano en el intestino , reducir la absorción de grasa o eliminar las ansias de ingerir dulces y ayudar a los antibióticos en su labor antibacteriana, reduciendo los efectos adversos de estos fármacos. Sin descartar que los encurtidos puedan tener en cierta medida algunos de estos efectos positivos en la salud, y reiterando que son muy saludables y recomendables pues son vegetales con una alta densidad nutricional y calorías reducidas, Bravo aconseja “tener precaución y evitar exagerar los beneficios para la salud de algunos alimentos de manera aislada del resto de la dieta o atribuirles por sí solos efectos medicinales”. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Ricardo Segura

Productos encurtidos en un escaparate de una tienda
Plato de maiz a la plancha encurtido de Jarred SF Brine
Los encurtidos son uno de los aperitivos y tentempiés favoritos de la gente
Los boquerones en vinagre suelen servirse con encurtidos diversos

Comentarios

Comentarios