Claves para recuperar la silueta y la buena forma tras los excesos gastronómicos, el descuido de la dieta y la inactividad física en los que solemos incurrir durante las épocas de confinamiento.

“Al acabar el verano podemos ganar entre 2-5 kilos con los que ‘pelearemos’ todo el invierno para bajarlos”, explica la nutricionista clínica Carmen Escalada.

A la vuelta de la nueva normalidad, no solo nos esperan el trabajo, los estudios y la obligaciones cotidianas, sino también la báscula de nuestro baño, cuya aguja o panel numérico puede mostrar valores superiores a los de antes del estío, y nuestra ropa de calle de todos los días, que podemos notar más ajustada que lo habitual.

La mala noticia es que hemos engordado, y la buena noticia es que podemos corregir el exceso de peso y recuperar la figura siguiendo unas sencillas recomendaciones, con continuidad y constancia, a partir del inicio del nuevo curso en otoño.

“Antes de que podamos siquiera darnos cuenta de que ha acabado la cuarentena, habremos ganado entre 2-5 kg con los que luego ‘pelearemos’ todo el invierno para volver a bajarlos”, explica a Efe Carmen Escalada, nutricionista clínica del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Según Escalada este patrón es similar en Centroamérica, Sudamérica y España, así como en los niños de Norteamérica. La única diferencia ocurre en los adultos norteamericanos, ya que suelen disponer de periodos vacacionales más cortos por lo que la subida de peso en esos días es menor.

El principal problema por el que ocurre esta subida de peso corporal es que “estamos cada vez más preocupados por cuidar nuestra salud y mantener nuestro peso y grasa en niveles adecuados a lo largo del año, pero durante l

as vacaciones rompemos con la rutina y nos dejamos llevar por los excesos”, apunta.
Además, “con el calor, los días más largos y el mayor tiempo libre, son más habituales las salidas a restaurantes y terrazas en las que no siempre hay opciones nutricionales saludables o, al menos, no son las que tendemos a elegir”, señala Escalada.

Para esta nutricionista “esto suele traducirse en una desorganización de horarios y comidas, mayor ingesta de refrescos azucarados y alcohol y, en general, en un consumo calórico, de grasas, azúcares, harinas refinadas y sal muy superior al adecuado para mantener nuestro peso y niveles de grasa corporal”.

“Si a esto le sumamos que durante las vacaciones no siempre mantenemos o aumentamos el nivel de ejercicio físico porque ‘hace demasiado calor’, aumentar de peso en verano se convierte en algo tremendamente sencillo”, añade.

SILUETA DE ESTÍO…. TRAS EL VERANO.
La nutricionista de IMEO (www.imeoobesidad.com) comparte con Efe una serie de recomendaciones prácticas para perder el peso ganado en las vacaciones y poder recuperar la silueta .

RECUPERE LAS CINCO COMIDAS AL DÍA.

 

“Durante las vacaciones es normal que nuestros horarios se modifiquen y, con ellos, nuestras comidas”, señala Escalada.

Por ello “es importante que volvamos a tener conciencia de las horas aproximadas que pasan entre comidas y que hagamos tomas pequeñas, pero frecuentes, para evitar los picoteos, o que las comidas principales sean excesivamente copiosas”, recomienda.

CAMBIE LAS PRIORIDADES DE SU MENÚ.

Al comenzar el nuevo curso “deberemos dar preferencia a las frutas, verduras y hortalizas ya que nos saciarán, aportarán agua, fibra, vitaminas y minerales, y además son de bajo aporte calórico”, sugiere la nutricionista.

INCLUYA EN SUS PLATOS ALIMENTOS PROTEICOS DE CALIDAD.

“El pollo, el pavo, el pescado, los huevos, el marisco, la ternera o las legumbres, nos ayudarán a mantener la masa muscular, lo cual es fundamental para la bajada de peso y grasa”, explica la experta.

BEBA AGUA E INFUSIONES EN ABUNDANCIA.

Según Escalada, el agua es la bebida que mejor nos hidrata, y no debe ser sustituida por refrescos azucarados ni zumos, ya que estos “aportan otras sustancias, fundamentalmente azúcar, con efectos no deseados a largo plazo, como la diabetes, el sobrepeso y las caries”.
ELIJA BIEN LOS ALIMENTOS TRAS LAS VACACIONES.
“Lo más recomendable es evitar comprar y consumir productos ultraprocesados, ya que estos contienen elevadas cantidades de grasas saturadas, azúcares, harinas refinadas o sal que no van a ayudar a la bajada de peso”, apunta esta experta.

RECUERDE QUE LAS TÉCNICAS DE COCINADO SON SUS ALIADAS.

“Aunque queramos perder peso, no es conveniente que nos limitemos a las comidas a la plancha y las hervidas a la hora de preparar los alimentos”, de acuerdo a Escalada.
Esta nutricionista recalca que existen otras muchas técnicas (asado, vapor wok, papillote, parrilla, microondas, escaldado, al vacío…) que son igualmente saludables y que no nos van a aportar calorías extra.

“Si utilizamos ingredientes variados y de calidad y los vamos cocinando mediante técnicas diversas, la hora de la comida será mucho más agradable y, por tanto, será más fácil que persistamos en la idea de comer sano de por vida y no sólo para bajar peso”, enfatiza.
RECUPERE LA PRÁCTICA DE EJERCICIO FÍSICO.

“Realizar ejercicio después de las vacaciones nos va a ayudar a quemar la grasa que hemos ganado, a mantener o ganar masa muscular y, a nivel psicológico, nos relajará y ayudará a superar la denominada depresión postvacacional”, señala Escalada.
“Eso sí: el ejercicio deberá estar adaptado a nuestros objetivos, condición y forma física, por lo que conviene acudir a un especialista en esta materia para evitar lesiones y conseguir que nos sea lo más efectivo posible”, concluye la experta de IMEO.

Por Ricardo Segura.
EFE/REPORTAJES

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios