Dolor, escozor y necesidad frecuente de orinar son algunas de los síntomas asociados a la cistitis. Esta infección urinaria es especialmente habitual entre las mujeres aunque también se da entre los hombres. Los especialistas nos explican qué debemos hacer para disminuir el riesgo de padecerla.

La cistitis es una infección de la vejiga causada por bacterias. “La mayoría de los casos se producen cuando las bacterias que viven en el intestino o en la piel sin causar daño llegan a la vejiga a través de la uretra (el conducto por el que se expulsa la orina)”, explican los especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

El Centro de Información de la Cistitis detalla que la bacteria Escherichia coli (E. coli) es la causante de la mayoría de las infecciones urinarias no complicadas (80%), en especial en la mujer.

“Se adhieren a los tejidos urinarios con sus fimbrias evitando así que puedan ser expulsadas con la orina. Su hábitat natural es el intestino, pues forman parte de la flora intestinal y ayudan a la absorción de nutrientes. Sin embargo, algunas cepas desarrollan la capacidad para producir infecciones extraintestinales como la cistitis”, detalla.

LAS MUJERES SON MÁS PROPENSAS.

“Las mujeres son más propensas a sufrir infecciones urinarias y esto se debe principalmente a la propia anatomía femenina. La uretra de la mujer es mucho más corta que la del varón y esto hace que los gérmenes que se encuentran en el área perineal lleguen con más facilidad al interior de la vejiga”, señala Patricia Ramírez, miembro de la Unidad de Urología y Litiasis del Hospital Ruber Internacional de Madrid.

No obstante, la cistitis también afecta a los hombres. La mayor incidencia en los varones se da a partir de los 50 años, que es cuando comienzan a aparecer los problemas de próstata.

“Aproximadamente a esa edad la próstata empieza a crecer y, en algunas ocasiones, a obstruir la uretra. Se pueden producir infecciones urinarias ya que esa obstrucción impide el flujo normal de la orina causando residuos postmiccionales, que son un caldo de cultivo para las infecciones urinarias”, manifiesta la uróloga.

Para saber si se sufre una cistitis, es necesario aprender a identificar los síntomas. En este sentido, los especialistas de la Unidad de Urología y Litiasis del Hospital Ruber Internacional recuerdan que entre los más comunes están: la disuria o escozor a la hora de orinar, la necesidad de orinar con frecuencia y la sensación de no haber terminado de vaciar la vejiga.

También puede aparecer la denominada nicturia, es decir, tener que levantarse frecuentemente por la noche para ir a orinar.

Además, puede haber hematuria o sangrado en la orina. “De producirse, debemos acudir cuanto antes al urólogo, porque la hematuria puede estar motivada por causas más graves que una infección urinaria y debe tratarse como signo de alarma”, advierte la doctora Ramírez.

Asimismo, los especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido señalan que las mujeres no tienen que acudir necesariamente al médico cuando tengan cistitis pues los casos leves suelen mejorar sin tratamiento.

No obstante, sí deben ir a la consulta de su médico cuando tengan síntomas severos como:  sangre en la orina, fiebre o dolor en el costado; cuando tengan cistitis durante el embarazo; si tienen cistitis con frecuencia; si los síntomas no mejoran en tres días o si no están seguras de que lo que tienen es cistitis.

En el caso de los varones y los niños, recomiendan que acudan al médico siempre que tengan síntomas de cistitis.

EN LOS HOMBRES SUELEN SER MÁS GRAVES.

En este sentido, los expertos de la Unidad de Urología y Litiasis del Hospital Ruber Internacional aclaran que, pese a que existe una menor prevalencia en los varones, las infecciones urinarias son más graves en los hombres.

Por su parte, el Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos destaca que, en la mayoría de los casos, cuando se diagnostica y se trata adecuadamente una infección de la vejiga u otro tipo de infección urinaria, no se llegan a tener complicaciones.

Pero esta entidad advierte de que la infección de la uretra o de la vejiga puede subir hacia uno o ambos riñones. “Las infecciones de los riñones a menudo son muy dolorosas y pueden causar problemas graves de salud, por lo que es mejor comenzar el tratamiento lo antes posible si se tiene una infección urinaria”, aconseja.

Además, hay ciertas precauciones que se pueden llevar a cabo para disminuir el riego de padecer una infección urinaria.

Así, la Unidad de Urología y Litiasis del Hospital Ruber Internacional aconseja no aguantar la orina y acudir al baño de 6 a 8 veces a día, así como beber abundante agua a lo largo de la jornada.

En lo relativo a la higiene, recomienda utilizar un gel de pH neutro dermatológicamente testado para las zonas íntimas y mantener el área limpia y seca.

Además, subraya que, con la menstruación, se debe incrementar la higiene de la zona. De igual modo, indican que el área genital debe estar limpia cuando se vayan a mantener relaciones sexuales y aconsejan orinar tanto antes como después de las relaciones, sobre todo después.

Otra de sus advertencias es evitar el estreñimiento, ya que favorece las infecciones. También sugiere “consumir ciertos complementos alimenticios que ayudan a la prevención de infecciones”.

DUCHA MEJOR QUE BAÑO.

Sobre esta última cuestión, el Centro de Información de la Cistitis habla del extracto de arándano rojo pues, según explica, “evita que la bacteria E. coli se fije a las paredes de las vías urinarias y, por lo tanto, ayuda a prevenir las infecciones”.

Desde el Centro de Información de la Cistitis también expresan que el uso del diafragma se asocia a una mayor frecuencia de infección.

Así, indican que este método anticonceptivo ejerce presión sobre la uretra y dificulta el vaciado de la vejiga. De igual modo, desaconsejan usar protectores a diario, ya que “los “salvaslips” limitan la traspiración de la piel y favorecen la humedad en la zona”.

En cuanto a la ropa interior, recomiendan que sea de algodón pues los tejidos naturales favorecen la transpiración y, por lo tanto, evitan que se acumule la humedad, donde las bacterias proliferan con más facilidad.

También señalan que es recomendable evitar las prendas ajustadas pues pueden provocar un aumento de la temperatura y de la humedad de la zona.

Además, recomiendan lavarse y secarse siempre de adelante hacia atrás. “El 80% de las bacterias que provocan infecciones urinarias provienen de las heces. Por eso, mantener este patrón de limpieza, también después de acudir al cuarto de baño, dificulta la contaminación”, exponen.

Por último, destacan que ducharse es mejor que bañarse. “La razón es que el agua de la ducha fluye de forma constante arrastrando así las posibles bacterias de la bañera”, subrayan. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Purificación León.

La cistitis también afecta a los hombres
Las mujeres son más propensas a sufrir infecciones urinarias
Síntomas de la cistitis disuria o escozor a la hora de orinar

 Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTEREST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

Comentarios

Comentarios