Tamaño de texto-+=
Compartir:
Joven sonríe con su dentadura en buenas condiciones. Foto: Wayhomestudio/Freepik

Los casos de esta afección consistente en rechinar, apretar o crujir los dientes de manera inconsciente se han multiplicado debido al aumento del estrés y la ansiedad en la población. Un especialista en salud bucodental describe las señales de aviso de que se está sufriendo bruxismo y las soluciones para superarlo.

¿Ha observado al mirarse en el espejo que algunas de sus piezas dentales están aplastadas o fracturadas? ¿Ha notado un desgaste en el esmalte natural que recubre algunos de sus dientes? ¿Experimenta un aumento de su sensibilidad dental o dolor dental después de cepillarse la dentadura, comer o beber?

Son algunos de los síntomas, en su mayoría localizados en la boca y la cabeza, de que puede estar experimentando una afección bucodental denominada bruxismo.
Sentir los músculos mandibulares cansados o rígidos, tener dificultades para abrir o cerrar la boca por completo, sentir dolor en la mandíbula, el cuello, la cabeza, la cara o la zona cervical, o dolor o ruidos en el oído, así como sufrir alteraciones del sueño, son otras señales o signos de aviso de este trastorno, cuya incidencia va en aumento desde la pandemia de covid19.

Etapa de un estudio dental mediante imagen digital. Foto: Dental Studio.

El bruxismo es una afección que consiste en rechinar, apretar o crujir los dientes con fuerza, de manera inconsciente y sin propósitos funcionales, explican desde el centro multidisciplinar de Odontología avanzada, Dental Studio, DS, (https://dental-studio.es).
Explican que esta afección “puede producir un desgaste del esmalte dental, dolores en la mandíbula, los dientes y la cabeza, así como alteraciones en la articulación

temporomandibular, que es la que permite hablar, masticar y bostezar”.

Aunque no se lo considera una patología, sino un trastorno, sus síntomas específicos pueden acabar provocando dolencias de la articulación témporo-mandibular (ATM) y alterar actividades de la vida diaria del paciente, que puede llegar a verse inmerso en una situación incapacitante, explica a EFE, el doctor Julio Martín, médico estomatólogo y director médico de DS.

El doctor Martín, miembro de sociedades científicas de prestigio y pionero en introducir en España las técnicas de estética dental e implantologia, ha realizado estancias en algunas las principales clínicas de América, en Sao Paulo y Rio de Janeiro (Brasil), Florida (Estados Unidos) y Buenos Aires (Argentina).

Piezas de ortodoncia invisible ‘Invisaling’. Foto: Dental Studio.

Desde DS apuntan que según el ‘Libro Blanco 2023’, del Consejo General de Dentistas (https://consejodentistas.es) y la Fundación Dental Española, los casos de bruxismo se han multiplicado por cuatro en España posiblemente a causa del estrés y la ansiedad provocados por la pandemia de covid-19.

UN PROBLEMA EN AUMENTO.

En 2019, año anterior a la pandemia, un 6 % de las personas encuestadas declaraban tener bruxismo, mientras que en 2023 este problema ha pasado a estar presente en un 23 % de las personas, afectando en mayor medida a las mujeres, según este mismo estudio.

Esta situación de aumento de casos de bruxismo, seguramente podría extrapolarse, con porcentajes similares, a otros países, dado el impacto de la pandemia a escala global. En otras palabras, lo que se ha constatado en España podría reflejar lo que estaría sucediendo en otras partes del mundo, por ejemplo en América, según consideran desde DS.

El doctor Martín señala que bruxismo se clasifica en nocturno, cuando ocurre durante la noche, en las horas de sueño y generalmente el paciente no es consciente del problema, o diurno, cuando sucede durante el día, en las horas en que se está despierto, generalmente de una manera inconsciente, pero asociada a periodos de estrés laboral o personal.
El bruxismo también puede clasificarse en céntrico y excéntrico, dependiendo del lugar de la dentadura donde se produce el apretamiento o rechinamiento, puntualiza.

Paciente con férula dental en la palma de su mano. Foto: Dental Studio.

El tratamiento del bruxismo tiene el objetivo de reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir lo máximo posible el rechinar de dientes, adaptándose a las necesidades individuales, historial e idiosincracia de cada paciente, añade, describiendo tres soluciones eficaces para esta afección.

FÉRULA DE DESCARGA O PLACA DE RELAJACIÓN.

Es importante efectuar un escaneado digital del paciente y evaluar su oclusión, para controlar los parámetros de grosor y retención adecuados de la férula, antes de fabricar este dispositivo dental, así como chequearlo en las sucesivas revisiones odontológicas, generalmente cada seis meses, explica el doctor Martín.

Se coloca habitualmente en los dientes superiores y actúa como una barrera para evitar el contacto directo entre los dientes superiores e inferiores, reduciendo la tensión en los músculos de la mandíbula, y también ayudando a proteger las piezas dentales del desgaste debido al bruxismo, señala.

“Generalmente se usa durante la noche y se debe limpiar a diario con un cepillo de dientes y agua tibia”, aconseja.

ELECTROMIOGRAFÍA Y DISPOSITIVOS ‘TENS’.

Tratamiento odontológico en la clínica DS. Foto: Dental Studio.

El doctor Martín explica que la electromiografía (análisis de la actividad eléctrica en los músculos) y la TENS (electroestimulación nerviosa transcutánea) se utilizan para evaluar y tratar esta afección.

Estas técnicas incluyen el uso de electrodos que se adhieren a la piel de las mejillas, delante del pabellón auricular y permiten medir la actividad muscular de la mandíbula durante el bruxismo.

En este tratamiento también se utiliza un dispositivo de electroestimulación para relajar la musculatura de la mandíbula, reducir la tensión y el dolor articular y muscular, consiguiendo desprogramar la apertura y el cierre mandibular, y aumentar la fuerza masticatoria.

ORTODONCIA CORRECTORA.

A veces el bruxismo puede estar provocado por la desalineación de las piezas dentales de la persona, y, por lo tanto, en esos casos particulares, el desgaste de los dientes puede evitarse por medio de una ortodoncia adecuada, señalan desde DS.

Tradicionalmente se corrige la desviación en la posición de las piezas dentales, apiñamientos o espacios entre los dientes, utilizando ‘brackets’ metálicos, un conjunto de piezas unidas por un arco que se adhieren a la parte frontal de los dientes, pero que, según esta clínica, pueden ser incómodos y antiestéticos.

Una de las técnicas más avanzadas para corregir la mala alineación de los dientes, es la “ortodoncia invisible”, en la que se utilizan alineadores transparentes, que se pueden quitar durante las comidas y para cepillarse los dientes, y después se volver a colocarse con facilidad, según Dental Studio.

Pablo Gutman.

EFE – Reportajes

 

Compartir:

Comentarios

Comentarios