Compartir:
Para llevar una vida saludable las comidas pesadas deben ser la excepción y no regla. Foto cedida por IMEO

Efectuar un día de ayuno semanal, con una ingestión de nutrientes bien planificada y sin que suponga pasar hambre ni un gran esfuerzo, tiene efectos depurativos y terapéuticos para nuestro organismo y lo revitaliza. Además permite disfrutar de mejor silueta, salud y ánimo de cara al verano.

Llega el calor, se acerca el verano, usamos menos ropa y nuestro cuerpo queda más al descubierto. Es una buena idea efectuar unos días de ayuno para mejorar nuestro aspecto y salud.

“En general, y a lo largo de todo el año, conviene hacer un ayuno de forma quincenal, porque nos ayuda a eliminar toxinas, sobre todo a los que vivimos en ciudad” indica a Efe, Rubén Bravo, naturópata experto en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Bravo confirma a Efe que hacer ayunos regularmente durante los meses previos al período estival puede aportar beneficios para la silueta, la salud y la mente, de cara a la temporada más calurosa del año.

ATRÁS QUEDAN LAS DIETAS DE PROTEÍNAS.

Para llevar una vida saludable las comidas pesadas deben ser la excepción y no regla. Foto cedida por IMEO

“Para beneficiarnos del ayuno deberíamos hacerlo un día a la semana con un menú de diseño “detox” (desintoxicante) y eligiendo ciertos superalimentos y vegetales”, especifica este experto del IMEO (www.imeoobesidad.com) .

“Hemos dejado años atrás las dietas con una presencia fuerte en proteínas, y este hueco se ha ido llenando por el auge en crecimiento del concepto de los superalimentos y su uso en forma de los ‘smoothies’ o batidos configurados a base de frutas, verduras, legumbres y frutos secos, con gran concentración de micronutrientes, pero muy bajos en calorías”, indica.

“Además, están resurgiendo como una tendencia moderna los antiguos ayunos de escasa alimentación, principalmente en forma de dieta líquida, y limitada a los alimentos comprendidos en el reino vegetal, donde por fín la salud cobra tanta importancia como la pérdida de peso”, asegura.

“Cada vez más estudios demuestran que realizar ayuno mejora, no sólo nuestro aspecto físico, sino también nuestra salud y nuestra claridad de pensamiento”, según Bravo.
Explica que un día de ayuno semanal bien planificado, combinado con una alimentación saludable el resto de la semana, durante la estación cálida, puede ayudar a reducir el peso corporal, mejorar la retención de líquidos, disminuir el riesgo cardiovascular y de diabetes, aumentar la longevidad al reactivar las células madre y mejorar el rendimiento cognitivo.
“Si queremos resultados más inmediatos o evidentes, podríamos realizar el ayuno hasta un máximo de tres días semanales, siempre y cuando lo practiquemos en días alternos”, indica Bravo a Efe.

“Si elegimos realizar un día de ayuno semanal, recomendamos elegir el lunes, pues nos ayudaría a compensar los posibles excesos que hayamos realizado en el fin de semana”, sugiere.

Para que el aumento de las temperaturas y las horas de luz solar que se generalizan con la llegada de la temporada cálida no afecten a nuestra actividad, vitalidad y horas de sueño, Bravo recomienda llevar una vida ordenada y una dieta equilibrada rica en vitaminas, minerales y oligoelementos, y baja en grasas saturadas.

“También es importante mantener unos correctos niveles de hidratación, dormir 8 horas al día y tratar de acostarnos siempre a la misma hora. Además hay que evitar el exceso de alcohol, ya que debilitará nuestro sistema inmune, procurar no abusar de los excitantes y realizar ejercicio aeróbico moderado”, destaca este experto.

SUPERALIMENTOS DE TEMPORADA.

Practicado de forma saludable, el ayuno estimula las defensas. Foto IMEO

“Las frutas y verduras de temporada son un gran aliado durante los meses de primavera y verano gracias a su aporte de vitaminas, antioxidantes y minerales, y conviene incluirlos de forma abundante y diaria en la alimentación semanal”, según Bravo.

“Los alimentos ricos en triptófano, como las espinacas o las acelgas, contribuirán al aumento de serotonina y mejorarán nuestro estado de ánimo. Podemos tomarlos frescos en ensalada a mediodía o incluirlos en “smoothies” en el desayuno, mezclándolas con otras frutas y verduras”, enfatiza.

“Las nueces, ricas en triptófano y selenio, ayudan a recuperar el buen humor y con sólo tres al día cubrimos la ingesta recomendada de selenio, una cantidad fácil de incorporar en ensaladas o como tentempié”, indica por su parte Andrea Marqués, nutricionista del IMEO.
Marqués explica que las fresas, el pimiento rojo y los tomates, ricos en vitamina C y beta carotenos, protegerán nuestro cuerpo frente a los cambios de temperatura.

“Las fresas podemos tomarlas en el desayuno o a media mañana mezcladas con leche o yogur desnatados, añadiendo así una dosis de triptófano procedente de la leche”, sugiere.
Según esta experta, el pimiento rojo y los tomates son excelentes guarniciones para asados de carne o pescado y se pueden tomar crudos en ensaladas o platos como el salpicón de marisco, gazpachos o bebidas de tomate con pimienta y sal.
“El salmón, rico en ácidos grasos omega 3 y fuente de proteínas, influye positivamente en estados de depresión y bajada del sistema inmunológico, y podemos tomarlo dos veces a la semana en la cena, acompañado de una taza de caldo o ensalada de tomate, por su aporte de vitamina C y licopeno”, asegura.

“El chocolate negro de más del 70 por ciento de pureza nos ayudará a mantener en equilibrio nuestros niveles de serotonina y colaborará a un mejor descanso, gracias a sus propiedades antioxidantes y efecto antiestrés”, de acuerdo a Marqués.

“Si tomamos cada día dos onzas de este manjar, distribuidos en la merienda y cena, contribuiríamos a los procesos de reparación y descanso a partir de las 18 horas”, argumenta la nutricionista.

AYUNO CONTROLADO.

Respecto del ayuno en sí, Bravo explica que debe ser equilibrado, “es decir que debe aportar todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo protegiéndole frente a enfermedades y, a la vez, prevenir los efectos adversos como hipoglucemias, astenia o mareos”.

Este tipo de ayuno controlado “es diferente por completo del ayuno entendido como pasarse un día entero sin comer o alimentarse durante un día exclusivamente a base de zumos, lo cual nunca resulta aconsejable a menos que se efectúe y planifique bajo indicación y control facultativo”, destaca.

Bravo enfatiza que este ayuno “NO debe practicarse más de dos días seguidos y NO está aconsejado para menores, ancianos, embarazadas, personas no preparadas psicológicamente o que padezcan enfermedades como el hipertiroidismo o cáncer”.
“Además, es deseable beber entre 2-3 litros de agua al día para mantenernos hidratados”, recuerda,

Carmen Escalada, nutricionista clínica de IMEO, ha diseñado especialmente para Efe, un menú de ayuno al estilo mediterráneo, de aproximadamente 800 kilocalorías, que consta de una comida sólida y cuatro tentempiés a base de líquidos, y que puede practicarse con cierta regularidad.

“Realizado durante primavera y verano una vez a la semana, reforzará nuestro sistema inmunitario, favorecerá la salud cardiovascular, aportará energía sostenida, mejorará nuestro estado anímico y promoverá la reparación celular, según esta experta”.
DESAYUNO. “Smoothie” revitalizante de fresas, kiwi y leche de soja.

MEDIA MAÑANA: Yogur, dos nueces y una cucharadita de miel de Manuka (antibacteriana).
COMIDA:.

Ejemplo 1:. Hummus con palitos de zanahoria (preparado con garbanzos, pimientos rojos y aceite de oliva extra, y palitos de zanahoria pelada). Para beber, agua, y de postre zumo de naranja.

Ejemplo 2: Un buen tazón de gazpacho con taquitos de cebolla y pimiento. Agua para beber y, de postre, zumo de naranja y zanahoria.

MERIENDA: Una onza de chocolate acompañado por infusión de pasionaria.

CENA: Caldo de verduras depurativas (apio, cebolla, alcachofas, puerro, zanahoria, nabo, tomate o espárragos) a los que se puede añadir algún ramillete de perejil o diente de león. No utilizar sal, ni pastillas de caldo concentrado. Para beber, mosto de vino tinto sin alcohol y/o agua. De postre, una onza de chocolate negro.
Por Rocío Gaia.
EFE/REPORTAJES

Reportaje  e imágenes: Efe

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/larevistaq/

Compartir:

Comentarios

Comentarios