Compartir:
Fotografía de archivo del comandante Fidel Castro a su llegada a la zona de operaciones durante la defensa de Bahía Cochinos, tras la invasión militar de 1300 exiliados anticastristas procedentes de Estados Unidos. EFE/PRENSA LATINA/Archivo

l cineasta cubano Eliecer Jiménez, autor del documental “Veritas” sobre el fallido intento de un grupo de 1.500 exiliados de invadir Cuba en 1961, afirma que “la historia terminó dándoles la razón a los brigadistas”.

En “Veritas”, presentado este jueves en la sede de la Brigada 2506, que agrupa a los veteranos de Bahía Cochinos, llamada en Cuba Playa Girón, Jiménez, nacido en la isla y llegado a EE.UU. hace 6 años, muestra la “verdad” aprendida de aquella operación de la que mañana, 17 de abril, se cumplen 60 años, según recogen este viernes los medios.
Para hacerlo, dice, tuvo que “desaprender” las ideas “distorsionadas” que le inculcaron en Cuba de aquellos hombres dispuestos a combatir para poner fin al régimen comunista surgido de la revolución que triunfó en 1959.

El documental incluye entrevistas a brigadistas y testimonios acerca de los preparativos militares, sus enfrentamientos con las fuerzas armadas revolucionarias y el cautiverio en Cuba, al ser apresados tras el fracaso de una operación que contó con el apoyo de la CIA (Central de inteligencia) de EE.UU.

El sexagésimo aniversario de la fallida invasión de Bahía Cochinos se conmemorará mañana en Miami con diversas actos a los que asistirán brigadistas, políticos y miembros del Congreso, además de las organizaciones del exilio cubano.

Jiménez dijo que para el documental se concentró en el ideal de un país democrático y “normal” que movió a los brigadistas, en contraposición a la “utopía” revolucionaria.
“La historia terminó dándole la razón a los brigadistas, Cuba es un desastre”, dijo el cineasta, quien se preguntó óomo sería su país si aquella operación de hace 60 años hubiera triunfado.

Según brigadistas entrevistados por Efe con motivo del aniversario, el fracaso de la operación anticastrista se explica por las “reservas” del entonces presidente de EE.UU. John F. Kennedy, que maniobró para “ocultar el respaldo de EE.UU. a la invasión”, la falta de cobertura aérea requerida para salvaguardar el desembarco y neutralizar los aviones de combate cubanos.

“De haber tenido el control del aire, que nos quitaron, se habría vencido a la dictadura comunista”, dijo Johnny López de la Cruz, de 80 años, presidente de la Brigada de Asalto 2506, el grupo de combatientes cubanos que participó en la operación militar.

Retirado con el grado de coronel del Ejército estadounidense, López De la Cruz tacha de “error muy grande” la orden de Kennedy de “ocultar la implicación de EE. UU. en la invasión” y reducir el “apoyo logístico”, además de su continua indecisión, algo que a la postre condujo al “desastre”.

Reportaje e  imágenes: Efe

Compartir:

Comentarios

Comentarios