Compartir:
“”El juicio de Paris””, obra de Rubens, expuesto en el Museo del Prado de Madrid. EFE/Ballesteros/Archivo

La “gran virtud” del pintor barroco de la escuela flamenca Rubens es “acercar las virtudes, valores y cultura de su época”, siglos XVI y XVII, en la que “trabaja al servicio de la monarquía española”, ha afirmado a Efe el doctor en Historia del Arte por el Institute of Fine Arts de la New York University Alejandro Vergara.

Vergara (Washington DC, 1960) ha pronunciado en España una conferencia sobre Rubens, dentro del curso “Los genios del Prado”, organizado por las Fundaciones UNIR y Amigos del Museo del Prado, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad de Logroño (norte)
Ha explicado que Rubens es “un pintor muy exuberante y de mucho éxito que, en cierto modo, se distancia de la imagen del artista que se tiende admirar en la época actual, que es una imagen del siglo XIX, que tiende a favorecer al artista que va a contracorriente, al artista bohemio”.

Peter Paul Rubens (Siegen, Alemania, 1577-Amberes, Bélgica, 1640) “es lo contrario, un artista cortesano de éxito. Entonces, lo interesante es llevar al público a entender las razones por las que viajar a ese lugar, al de la cultura del siglo XVII que tiene más éxito, que es un viaje muy interesante”, ha subrayado.

“Solemos pensar -ha dicho- en otros artistas, como Rembrandt y Caravaggio, como las grandes figuras del siglo XVII, pero, en realidad, Rubens es el más famoso e influyente en vida, el que más éxito tiene”.

Ha resaltado que la colección del Museo del Prado de Madrid de este pintor es la más grande que existe, con unos 92 cuadros del total de alrededor de 1.500 que se conservan de este artista.

Acercarse a Rubens, para él, es “acercarse al pintor que históricamente, en vida, fue el más importante de todos”, y “ofrece una serie de ventanas abiertas a cuestiones que a él le interesaban, como la cultura antigua de Grecia y Roma, a la que intenta dar un nuevo vigor”.

Entre las razones que llevaron a Rubens a este reconocimiento, ha destacado que es “el pintor que más se acerca, en su momento, a los estándares de calidad que definían la escultura antigua y el arte del Renacimiento de la generación de Miguel Ángel, sobre todo, y él se acerca mucho a eso porque su intención es formar parte de esa tradición”.

Rubens “da voz a muchos anhelos que comparte con la cultura contemporánea, que es, por un lado, un anhelo de grandeza, que representa la cultura antigua; y, “por otro lado, un anhelo de seguridad, que representa, en ese momento en la parte de Europa para la que él trabaja, la cultura cristiana”, ha precisado.

En general, las características de la pintura de Rubens son “mucha frescura de mano, que dota de energía visual a lo que uno está viendo; y un lenguaje formal muy contundente, inspirado en el arte de Miguel Ángel y en la escultura antigua, esto quiere decir formas que comunican mucho”.

“Su manera de pintar una mano, de posicionar un cuerpo o un caballo están hechas con mucha fe en la capacidad de esas formas mismas, al margen de su contenido, de transmitir algo, de hacer que nosotros sintamos emoción y comunicación, en última instancia”, ha recalcado.

Rubens, ha incidido, “es el pintor más culto de su época con mucha diferencia, el que tiene la biblioteca más grande, el que lee y escribe en más idiomas, lee directamente a los filósofos y la literatura antigua, y toda esta cultura la transmite a su pintura”.

Sergio Jiménez Foronda

Reportaje e imágenes: Efe

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/revistaqmexico/

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

VÍDEOS https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

 

Compartir:

Comentarios

Comentarios