El terciopelo llega al comedor y lo hace más acogedor de Laura Garna

El terciopelo ha dejado de ser un textil para ver y no tocar. Las nuevas texturas y acabados permiten disfrutarlo en butacas, sofás y puffs.

CALIDEZ EN ESTADO PURO

Las posibilidades son variadas cuando queremos hacer del terciopelo el material que vista nuestro hogar y ofrezca un ambiente cálido, sin almibarar la decoración. La interiorista de Hanbel&Monpas, Miren Arruabarrena, asegura que el terciopelo es el material “estrella”, mientras muestra una profusión de sofás y butacas en verde oliva, azul agua marina y en delicado oro viejo. “He buscado un terciopelo de pelo corto con un acabado perfecto para que su textura se alargue en el tiempo”, asegura Arruabarrena, quien añade que el aspecto es impecable porque “devuelve la luz con un reflejo luminoso a cualquier hora del día”.

PIEZAS JOYA

La diseñadora de joyas Helena Rohner hace tiempo que realiza incursiones en el mundo del diseño de interiores y la decoración. La última tiene que ver con la comodidad, la elegancia y la sobriedad, características intrínsecas a sus propuestas de joyería. La diseñadora se ha aliado con la firma Gancedo, a punto de cumplir 75 años dedicados al textil y el interiorismo,  para crear una colección de puffs-joya “con telas exquisitas y formas orgánicas de cantos rodados”, indica. Con este diseño Gancedo, que ha llevado su buen hacer desde España hasta Ciudad de México donde también tiene tienda, ha dado un salto al mobiliario, una manera de ver cómo sus telas cobran vida en piezas concretas, donde la tradición y la creatividad de la directora de diseño de la firma, Emmeline Gancedo, ha formado un “buen tandem”, según explica junto a Helena Rohner para crear “piezas sencillas con materiales nobles”.

LINO Y TERCIOPELO

Un proyecto en el que han invertido dos años, según cuentan, porque “tardamos mucho en concretar en qué piezas íbamos a concretar esta colaboración y nuestro gusto por combinar materiales”. Lino y terciopelo han sido los tejidos elegidos, sabiamente combinados, en tono gris, verde aguamarina y rosa empolvado. “El terciopelo es un textil muy especial, con el pelo muy corto y brilla según el haz de luz que caiga sobre ellos”, comenta Emmeline Gancedo, que apunta que los tintes utilizados son ecológicos. Para Rohner, los puffs “Pebbles”, pueden ser un complemento perfecto para cualquier estancia y decoración, “pero también se pueden considerar elementos de escultura para el hogar, un lujo en el que poder sentarse, pero también en los que apoyar cualquier cosa”. Se trata de “un capricho” de una sola edición, según explican,”de verano y otra de invierno, en tres tamaños diferentes, que se pueden combinar juntos o por separado, creando un lenguaje diferente en cada ocasión”, inciden.

SENSACIONES TÁCTILES

La interiorista Laura Gärna apuesta también por el terciopelo y los tejidos pesados que “llegan con fuerte impacto en esta temporada. Ideales para combinar con muebles ágiles, móviles y ordenados y que se vuelven esenciales para áreas como la cocina”. En el apartado de colores a considerar en esta temporada, Gärna se decanta por los tonos suaves y ligeramente retro, como el melocotón, rosa pálido o pistacho. “Un tono que ha alcanzado una velocidad de vértigo es el amarillo ocre, que ha logrado jugar un papel conciliador para el neutro total. También el color flúor. Mi selección siempre discurre por los tonos cálidos y atractivos, que posean sensaciones táctiles ricas”, concluye. La interiorista Sandra Marcos apuesta por el terciopelo en la tulipa de una lámpara de sobremesa con pie en cerámica blanca. Un detalle de estilo para cualquier rincón. Los cojines son un elemento ideal para conseguir ese toque cálido que aporta el terciopelo, con un pequeño detalle en el sofá, suave y delicado. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Inmaculada Tapia

Helena Rohner, de Gancedo

Comentarios

Comentarios