Casaca, chaqueta western, cazadora de denim, sudadera, americana masculina, torera, camiseta y “bralette” son algunas de las prendas superiores que sin ellas es difícil cuajar un estilismo.

La casaca despliega todo su poderío esta temporada. Sofisticadas y excesivas esta temporada, la chaqueta “army” luce aplicaciones de pedrería, cortes asimétricos, aplicaciones metálicas y bordados artesanales.

Las casacas son el ADN de The Extreme Colección, que abandera una colección de chaquetas de inspiración militar o circense, entre las que destacan las levitas, un modelo que da mucho juego y que se puede elegir, tanto para ir a un concierto como para una ceremonia.

Adquieren gran protagonismo las de estilo oriental, una propuesta de Marina Conde, fundadora de La Condesa, entre las que destacan los modelos de cuello mao, bordados con hilo dorado. “La música es mi fuente de inspiración, tengo muy presentes las chaquetas de las estrellas de rock”, explica la diseñadora.

Botones dorados, galones, alamares, condecoraciones y remaches se convierten en los accesorios más vistosos de las chaquetas como las que propone Dolce&Gabbana, Gucci, Louis Vuitton o Nina Ricci.

La casaca se puede llevar con vestidos, short, faldas, blusas y camisas de corte románticos, o sencillamente con unas mallas. Novedosas, van más allá de combinarlas con el manido vaquero y camisetas.

Chaqueta western.

Versace, Gucci o Celine propone la clásica chaqueta del lejano oeste, pero en versión contemporánea con exquisitos bordados, aplicaciones metálicas o flecos cuajados de abalorios.

Con largos y tonalidades para todos los gustos, la forma más sencilla de incorporar la chaqueta western al estilismo diario es combinarla con minis de cuero, vestidos lenceros o faldas de largas de cuadros.

Un cinturón con un hebilla vistosas, botas de ante estilo “cowboy”, camisas con cuellos puntiagudos, pendientes de aro grandes otorgaran ese punto chic y salvaje a un etilismo encabezado por la mítica chaqueta “western”.

Chaqueta vaquera.

Desde hace varias décadas, la cazadora vaqueras es un básico en cualquier armario, tienen la capacidad de rebajar un “look” sofisticado y aupar una sencilla camiseta conjuntada con unos jeans.

Esta temporada resucitan los modelos más antiguos, aquellas que se habían arrinconado porque estaban bastante ajadas. Se imponen los modelos desgastados, de efecto lavado y los diseños con diferentes texturas, así se ven en las propuestas de Calvin Klein.

Si bucólicos y románticos son los diseños de Isabel Marant, urbanos y cómodos resultan los de Stella McCartney, mientras que Dior, a los mandos de Maria Grazia Chiuri, se decanta por un patrón estilizado y esbelto.

Sudadera.

No solo sirve para hacer deporte esta prenda. Da mucho juego al vestir de niños y adultos y es la alternativa más “sporty” del jersey en primavera y verano, un clásico que jamás pasa de moda.

La sudadera se ha convertido en un deseado cuatro por cuatro muy versátil, que unas veces muestra su lado lujoso y otras ese halo informal, a capricho del diseñador.

Con o sin capucha, de algodón, terciopelo, neopreno, salpicada de pedrería, bordada o serigrafiada con letras y logos, las “swatshirts” resultan perfectas con pantalones sastre o faldas escocesas o shorts.

Torera.

Prenda rescatada del traje de luce de los toreros, la torera es una prenda muy estructurada y de talle corto. Esta temporada muestra su lado más masculino en las propuestas de Alexander Wang, Calvin Klein y Marella.

Versace la presenta bañada en “prints” marineros, cuajada de estrellas de mar y corales, mientras que Etro la muestra con detalles “glossy”, y Balmain con aplicaciones de cuero y pelo. Todos los modelos son aptos para combinarlos con pantalones de talle alto, minivestidos o faldas lápiz.

Camiseta.

La prenda icono de la adolescencia marca el paso del estilo casual. En riguroso blanco, con bolsillo, estrechas, anchas con mensajes reivindicativos, con detalles pop o a todo color, las camisetas se codean con pantalones anchos, faldas, lenceros, pitillos o shorts. No existe verano sin camiseta.

“Bralette”.

Hace tiempo que decidió mostrar su cara en público, perdió su intimidad y se convirtió en protagonista de estilismos tan descarados como dulces.

Si en temporadas anteriores se presentaban lenceros y con transparencias, ahora derrochan poderío con estampados tropicales o motivos geométricos.

Se lleva sin nada que lo cubra o le reste protagonismo, combinado con pantalones de pata ancha o faldas pareo. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Carmen Martín.

Desde hace varias décadas, la cazadora vaqueras es un básico en cualquier armario
Una modelo luce una creación del diseñador Jorge Vázquez

 Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTERST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOCK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

Comentarios

Comentarios