Los cortes ‘pixies’, ‘bowls’ o ‘carrés’ son los cortes de la temporada

Nueva temporada, se impone un cambio de color y de corte en nuestro cabello para dotarle de brío, vitalidad y energía.

Es el momento de resetearnos, una manera de dar una vuelta a las necesidades de nuestro cabello es con un buen corte y el tinte adecuado, sin excesos, pero sí con algún guiño apto sólo para las más atrevidas. Los cortes “pixies”, “bowls” o “carrés” son los cortes de la temporada, llegaron para quedarse”, indica David Lesur, director de formación en los salones David Künzle, quien apunta que, en coloración, los tonos cobrizos, violín e incluso coral son los que ganan la partida.

A TODO CORTE

La modelo Karlie Kloss ya se atrevió esta primavera a cortarse su rubia melena para lanzarse a los brazos de un corte “carré”, que este otoño “veremos más recto y con las puntas desfiladas”, según el experto. “El largo puede llegar sólo hasta debajo de las orejas, pero también llegar hasta la clavícula, con un flequillo que puede estar a una altura desde mitad de la frente a ultra largo, eso sí, “desfilado””, afirma Lesur. También indica el especialista que el “boyish” sigue de plena actualidad, un corte para las que se atreven con todo “corto y elegante, y funciona tanto en cabellos lisos, ondulados o finos”. El “pixie” es un corte que se ha instalado definitivamente en muchas cabelleras. “El punto positivo es la versatilidad que permite su peinado, consiguiendo un favorecedor “wet look” rápidamente, mechones por la frente, o un divertido tupé”, según Lesur.

REGRESO A LOS AÑOS 80 DEL SIGLO XX

Los años 70 y 80 del pasado siglo, advierte el estilista, “llegan con el corte a la taza, ideal para cabellos lisos, pero nada aconsejable para un rostro redondo”. No pasa nada si el cambio de estación no llega acompañado de un gran corte. “Para las que prefieren conservar el largo de la melena, lo mejor son las ondas ultra suaves con un contorno ovalado para crear movimientos, pero también con unas capas largas para aportar volumen”.

COLOR, FUENTE DEL CAMBIO

Si el corte no es lo que buscamos para cambiar el “look”, el color, acude en nuestra ayuda, según Paul Tudor quien indica que la tendencia va, “desde unas mechas “foilyage”, hasta un “granny” azulado o turquesa, un “iced blonde” o un “blorange””. Las “foilyage” se parecen mucho a las “balayage”, “de hecho son una nueva versión, una técnica que busca el efecto de los rayos de sol aportando más luminosidad y vida al cabello”, afirma Tudor. “La principal diferencia está en la manera de hacer las mechas, mientras que en las “foilyage” utilizamos papel de aluminio, y el resto igual, con pincel y a mano alzada. Con las “balayage” podemos barrer el color desde la raíz hasta las puntas, las mechas están más difuminadas y no se aprecia donde empiezan y acaban”, explica Paul Tudor. Reflejos aptos para todo tipo de cabello, “que resaltan más sobre cabellos oscuros, pero también las recomiendo en cabellos rubios y cobrizos”, comenta el estilista.

LAS MECHAS, LAS REINAS

Las mechas son las reinas del color esta temporada. Las “tiger eye” están inspiradas en los ojos de un tigre, y mezcla los tonos miel y caramelo con los marrones, “ideal para mujeres castañas que quieren aportar un toque chic y elegante a su melena”. Una de las recomendaciones de Tudor es que las mujeres de pelo castaño exploren su lado oscuro con unas mechas “balayage” de color caramelo que den dimensión y estilo a la melena. Las mechas “babylights” y “balayage” de color moka destacan también entre las tendencias. “Las primeras consisten en reflejos muy finos colocados alrededor de la cabeza y enmarcando el rostro. Y las “balayage Moca” juegan con las melenas castañas para añadir gradualmente un punto violeta”. El rubio hielo de Paris Jackson o Jennifer Lawrence, de un rubio casi blanco, “requiere muchos cuidados y pedirá retoques, como mínimo cada tres o cuatro semanas pero, sin duda, llamará la atención. En pieles claras y poco pecosas, el rubio fresa, es una tonalidad muy favorecedora”, indica el especialista. “El “blorange”, de “blonde” (rubio) y “orange” (naranja), queda genial sobre melenas que son rubias naturales o bastante claras”, añade Tudor. El equipo de estilistas con el que colabora la firma Montibello, Cristina Carrique y José Suárez, apuestan por un “look” monocromático rosa-frambuesa con una gran luminosidad. En un corte “garçon”, el color en su máxima intensidad se localiza en la zona superior, y se va aclarando hacia la nuca para crea un acabado degradado. Mientras que también apuestan por el naranja pomelo o el amarillo mostaza para dar luminosidad al rostro, acentuando el color en el parte frontal y dándole conexión con el resto del cabello a través del corte. Valeria Costa, estilista de Aquarela Peluqueros, recomienda el alisado brasileño para aquellas que quieran eliminar de su ritual de belleza la plancha para el cabello cada mañana. “Es un tratamiento que elimina el encrespamiento al cien por cien, reestructura la hebra, elimina la porosidad y deja un cabello resplandeciente, con brillo y liso natural”, indica Costa. Verónica Castro, directora de Vanitas Espai, especialista en correcciones de color, aconseja la técnica “woodlights” para aportar luminosidad al cabello con “una técnica de aplicación de mechas que huye de efectos degradados y busca la naturalidad por encima de todo”, ideal para las que huyen de las californianas o las “balayage”. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Inmaculada Tapia

Si el corte no es lo que buscamos para cambiar el look, el color, acude en nuestra ayuda
El ‘pixie’ es un corte que se ha instalado definitivamente en muchas cabelleras

Comentarios

Comentarios