El microcemento es un producto además de resistente, ligero, que se ha convertido en imprescindible en viviendas con estilo industrial, ideal también para revestir cualquier lugar de la casa.

Además de atraer por su estética, el microcemento gusta por su fácil aplicación y mantenimiento.

Es un material que, además de atraer por su estética, su fácil aplicación y mantenimiento, también tiene unas excelentes prestaciones.

El microcemento puede aplicarse sobre todo tipo de superficies, sin movimiento ni humedad, ya sean lisas o porosas.

Al principio, el microcemento se coló sin querer hacer mucho ruido en la decoración del hogar. Las casas de campo eran las principales beneficiarias de este tipo de revestimiento, pero la decoración de estilo industrial, lo estudios y lofts principalmente, son los que han conseguido popularizarlo.

Liliana Millán, arquitecta en Houzz, plataforma ‘online’ de diseño de hogar, asegura que la principal característica del microcemento es la continuidad visual de las superficies y su variedad de colores en masa, en acabado mate, satinado o brillante.

DIFERENTES ACABADOS

Aunque el aspecto más característico y más evidente, se nutre de los acabados alisados sin bruñir y es la razón por la que, a veces, muchos de los particulares la eligen por su “apariencia aterciopelada e irregular”.

“El microcemento es una mezcla de cementos de altas prestaciones, polímeros, fibras y áridos seleccionados, que le confiere una excelente adherencia a prácticamente a cualquier soporte”, añade la arquitecta.

Con él se consiguen superficies sin juntas y con un espesor de 2-3 milímetros aproximadamente. “Una de las razones por las que el microcemento es el material elegido en muchos hogares es por la rebaja en el coste y por evitar las molestias del desescombrado”.

 

FACIL APLICACIÓN

Este material surge de la modificación molecular del cemento tradicional, descompuesto en moléculas más pequeñas.

De esta manera se consigue un producto “resistente y ligero”, que no requiere juntas de dilatación, y que se puede aplicar de forma continua y sin cortes visuales en cualquier tipo de superficie.

Es un material que, además de atraer por su estética, su fácil aplicación y por el mantenimiento, también destaca por sus excelentes prestaciones. Es muy resistente, tanto a la humedad como al calor.

La moda de los lofts y del estilo industrial en decoración popularizó en los años 90 el uso del cemento pulido en los pavimentos: un material que hasta ese momento se reservaba a los espacios industriales y comerciales.

Durante los últimos años, los avances técnicos han llevado al microcemento a una posición de privilegio en la decoración al tratarse de un material versátil y fácil de aplicar.

Según Millán, el microcemento es muy utilizado para crear ambientes austeros, industriales o rústicos en los hogares y recomienda “combinar este material con hierro, madera, piedra, revocos de cemento o a la cal. En paredes, encimeras, muebles de obra de baños y cocinas, es mejor bruñir el material para hacerlo menos poroso.

El microcemento tiene durabilidad alta y con un buen mantenimiento puede pasar años sin deterioro.

“El mantenimiento es sencillo y no va más allá de limpiarlo en un simple fregado con un detergente neutro. Una vez a la semana convendrá añadirle jabón y también cera. En caso de deterioro siempre se puede renovar”, indica la experta.

El baño es el lugar más popular de las viviendas para instalarse. La razón: su resistencia e impermeabilidad.

“Aunque, en general – añade la arquitecta de Houzz-,  puede aplicarse sobre todo tipo de superficies sin movimiento ni humedad, ya sean estas lisas o porosas: suelos, paredes y techos, como en platos de ducha, muebles o lavamanos”.

MATERIAL IMPERMEABLE

Al tratarse de un material impermeable y resistente a la presión, es muy recomendado para aplicarlo en duchas y bañeras, aunque en zona de agua se realiza un acabado impermeabilizante “especial que evitar la aparición de hongos”.

Además, tiene la opción de conseguir en él un acabado antideslizante, lo que garantiza que el baño sea un espacio seguro.

“Se trata de un material versátil que permite, tanto acabados mate, como brillo. El abanico de tonalidades y texturas que ofrece también es amplio. Se pueden aplicar diferentes colores con tintes especiales e imitar distintos efectos, como el estuco veneciano o texturas marcadas”, incide la arquitecta.

Liliana Millán apunta que el microcemento ‘clásico’ es de textura fina y presenta un acabado de aguas que lo hace muy estético y vistoso. Aunque también está disponible en superficies rugosas e, incluso, altamente rugosas.

“Hay propuestas más osadas y existen los acabados especiales de gran impacto visual, como los metálicos (aluminio, bronce cobre, acero corten) o las propuestas con telas”, concluye la arquitecta.Por Inmaculada Tapia. Reportaje/Imágenes: EFE

Decoración con microcemento de Jordi Folch (Houzz España)
Decoración de una cocina basada en el microcemento de Jordi Folch (Houzz España)

Comentarios

Comentarios