Tamaño de texto-+=
Compartir:
Con la máxima de favorecer los rasgos de cada novia y huyendo de la exageración, el maquillaje opta por pieles jugosas y brillantes. Foto cedida por Atelier Couture

Cabellos naturales, melenas con ondas o recogidos pulidos en moños sencillos y maquillajes en tonalidades tierra y de pieles brillantes marcan las tendencias de peluquería y maquillaje para las novias de esta temporada, estilos que son atemporales y que buscan favorecer desde la naturalidad.

Las grandes pasarelas y ferias de novia internacionales como Barcelona Bridal Week, Atelier Couture o Interbride, comienzan a perfilar no solo las tendencias de vestidos para las novias de este 2024 y 2025, sino también la línea a seguir en peluquería y maquillaje para esta temporada.

Cabellos que se rinden al minimalismo.

Atrás quedaron las épocas de recogidos enrevesados con trenzas, cardados o tirabuzones marcados. La máxima imperante es la naturalidad, de la misma forma que lo es sobre las pasarelas de tendencias “pret a porter” lo es también en el mundo nupcial.

Las melenas sueltas son tendencia, pero lejos de ir marcadas por rizos definidos lo son con ondas al agua, una onda de aire natural que se consigue cepillando el rizo, con las manos o bien con un peine o cepillo, después de haberlo marcado previamente con tenacillas y por el que han apostado firmas como Sara Omatos en pasarela.

Con raya en el medio o a cualquiera de los dos lados, los recogidos perfectamente pulidos con moño bajo son un clásico que sigue funcionando y que este año ha trascendido a la moda diaria bajo el término ‘clean look’ -tendencia en redes sociales que hace referencia al cabello recogido tirante y perfectamente pulido-.

Las melenas sueltas son tendencia, según los especialistas. Foto cedida por Atelier Couture.

La diseñadora Esther Noriega, referente en moda nupcial, apostaba por este recogido para presentar sus últimas propuestas, un cabello “que favorece, por lo general, a todo tipo de rostros sin eclipsar el vestido o, incluso, a la propia novia”.

También tienen lugar en pasarela las melenas desenfadadas y de aire ligeramente despeinado, un contrapunto a los recogidos perfectamente peinados al llevar algunos mechones fuera del recogido, que recrea la sensación de haberse realizado de forma despreocupada.

Con raya al medio, dos mechones sueltos en la parte frontal y un moño muy alto con algunos mechones fuera, este estilo por el que también apuestan famosas en apariciones públicas, como la modelo Elsa Hosk o Dulceida, recientemente, en los premios Ídolo, también llega a las novias para aquellas que busquen algo atrevido.

Ojos naturales, labios con presencia.

Con la máxima de favorecer los rasgos de cada novia y huyendo de la exageración, el maquillaje opta por pieles jugosas y brillantes, pieles con rubor y de ligero aspecto bronceado que dan sensación de salud y que, para su recreación, parten de una buena hidratación cutánea, previa a aplicar el maquillaje.

Con iluminador en el puente de la nariz y en la parte alta de los pómulos y base que deje al aire algunas imperfecciones de la piel y que huye del ‘efecto máscara’, las pieles recrean un efecto jugoso utilizando fórmulas en crema sobre aquellas en polvo. Colorete en este formato aplicado también sobre la nariz genera una sensación de rubor.

Cabellos naturales, melenas con ondas o recogidos pulidos en moños sencillos y maquillajes en tonalidades tierra y de pieles brillantes marcan las tendencias de peluquería y maquillaje para las novias de esta temporada. Foto cedida por Atelier Couture

Las miradas se enmarcan en sombras en tonalidades tierra y ‘nude’, como terracotas, marrones y tostados con puntos de luz colocados estratégicamente en el lagrimal para agrandar visualmente la mirada, en ocasiones delineada por dentro en párpado superior e inferior en negro o gris oscuro.

El ‘eyeliner’ para enmarcar la mirada y conseguir rasgarla visualmente sigue presente, tanto en fórmulas líquidas como con lápiz y ligeramente difuminado, una opción por la que han apostado diseñadores como Jordi Dalmau, quien además apuesta por miradas enmarcadas con mucha máscara de pestañas.

 

Las pestañas son protagonistas en casi todos los estilismos, y en ocasiones a una máscara negra aplicada se añaden postizas. ¿El truco de maquillador? “Una cortada a la mitad para colocar solo en la parte exterior de cada ojo, levantando la mirada y huyendo de la sensación artificial”, dice la maquilladora Ana Jaén.

Si la moda, las editoriales de belleza y las famosas dicen adiós a los labios ‘efecto mordido’, con labial aplicado a toques y difuminado con el dedo o un pincel para dar sensación natural, el mundo nupcial también se suma a esta tendencia, con labios perfectamente perfilados.

Siguiendo la técnica del ‘overlip’, mediante la cual los labios se perfilan ligeramente por fuera de su contorno natural, aumentando ópticamente su grosor, las tonalidades canela, naturales, marrones y rosas dibujan, literalmente, las bocas de esta temporada.

A este perfilado se le suele añadir, posteriormente, un brillo labial que, de efecto de boca jugosa e hidratada, un ‘look’ por el que ha apostado la diseñadora Silvia Fernández, que ha sido la encargada de cerrar la última edición de los desfiles de Atelier Couture.

Hay clásicos que siempre funcionan, como lo es el color rojo, solo apto para novias atrevidas o para aquellas seguidoras incondicionales del labial rojo que, en un día especial, también quieren lucir esta tendencia, que va desde carmines intensos, como el desfile de Oswaldo Machín, a colores que se aproximan más al burdeos.
MARÍA MUÑOZ RIVERA.
EFE REPORTAJES

 

Compartir:

Comentarios

Comentarios