nspirándose en las damas del cine negro de Hollywood de los años 40 como Lauren Bacall, Barbara Stanwyck o Ava Gardner, la firma La Perla ha creado una colección con tejidos exquisitos bordados y enriquecidos con encajes y blondas para envolver el cuerpo femenino con diseños seductores. 

Urbanita, con detalles de alta costura y pequeñas notas románticas, así se presenta la nueva lencería femenina, donde el encaje, el tul de seda y la blonda juegan hasta configurar piezas versátiles para el día y la noche y recobrar el protagonismo del “body” y el bustier.

Esta temporada, la lencería inspirada en la estética retro de los años 40 y 50, nos anuncia prendas sofisticadas y diseños coloristas, divertidos y sensuales para iluminar e incluso estimular el ánimo en este sobrio tiempo de crisis.

Desde que Jean Paul Gaultier se atreviera a utilizar ropa interior como exterior, la lencería se desea más y ha adquirido mayor protagonismo. “Por necesidad, la mujer compra lencería más cómoda, mientras que si se adquiere por capricho o impulso, se decanta por modelos más sofisticados”, advierte Lara Sánchez, responsable de comunicación de la firma La Perla.

Con toques de picardía, bañados en un halo romántico, con sutiles volantes, exquisitos encajes y delicadas blondas, los diseñadores proponen ropa interior para todas las mujeres. Así, se pueden ver desde líneas más clásicas a otras más juveniles sin olvidarse de las festivas que acogen bustiers, ligueros, corsés, tangas, “culottes” y “bodys”.

EL RETORNO DEL BUSTIER Y DEL “BODY”.

nspirándose en las damas del cine negro de Hollywood de los años 40 como Lauren Bacall, Barbara Stanwyck o Ava Gardner, la firma La Perla ha creado una colección con tejidos exquisitos bordados y enriquecidos con encajes y blondas para envolver el cuerpo femenino con diseños seductores..

Prendas su antojo. Lo que ayer era tendencia de rabiosa actualidad hoy permanece guardado en el baúl de los recuerdos. Y precisamente de ese fondo se recuperan el “body” y el bustier, prendas amadas por su sensualidad y odiadas por su opresión, y que hoy los maestros costureros bendicen como las prendas lenceras más “in”.

El body, prenda que nació en el siglo XVII con el fin de modelar la figura a base de alambres y cortes estratégicos, retorna en clave moderna y sensual, donde el raso estampado, los lazos y las puntillas le otorgan un acento romántico. El gran maestro de la costura Christian Dior, en la década de los 50, la instaló debajo de las prendas que englobaban el “new look” para dar mayor voluptuosidad al pecho y ceñir la cintura.

A finales de los 80, Jean Paul Gaultier instaló el “body” en la mujer con vistas al exterior. La cantante Madonna fue la elegida para mostrarlo al mundo. Ahora, se desea y las firmas lo presentan elaborado totalmente en raso o en encaje negro. Los modelos más sofisticados llegan con adornos de pedrería, mientras que otros aparecen con refuerzo en la parte del vientre para camuflar los michelines.

Desde que John Galiano exhibió y combinó el bustier con prendas de alta costura, elaborado en finísima seda en tono maquillaje, esta prenda interior está de máxima actualidad tanto para lucirlo por dentro como por fuera.

El bustier, que reinó en las alcobas de la corte francesa, reduce el abdomen, realza el pecho y está ideado para lucirlo con liguero y braguitas. El satén, la organza, la seda, el lurex, el georgette o el crêpe son algunos de los tejidos que se utilizan para conseguir su lado más sugerente y travieso.

CON AIRE DE “DARK LADIES”.

Inspirándose en las damas del cine negro de Hollywood de los años 40 como Lauren Bacall, Barbara Stanwyck o Ava Gardner, la firma La Perla ha creado una colección con tejidos exquisitos bordados y enriquecidos con encajes y blondas para envolver el cuerpo femenino con diseños seductores. “A la mujer le gusta verse guapa por dentro y por fuera, valora muchísimo su ropa interior, ya que está en contacto directo con su piel”, explica Lara Sánchez responsable de la firma.

Esas damas del cine de los años 40 eran auténticos iconos de la moda con tan solo vestir una bata de seda que dejaba entrever los bordes de la lencería con perfume de pecado. Hoy, esa estética se recrea con ropa interior recubierta de un tul bordado y calada con pequeños círculos hasta lograr un divertido “veo y no veo”, dice Lara Sánchez.

Colorista y con tintes barrocos, la modelo Natalia Vodianova como musa de la firma Etam presenta una lencería inspirada en la cultura rusa, concretamente en los vestidos de las zarinas. Así, luce bragas y sujetadores con atrevidos colores y flores bordadas sobre seda y terciopelo que invita a olvidar los días grises y traslada al esplendor y la opulencia de la Rusia de los zares.

Sin embargo, la firma Levi´s ha lanzado al mercado una colección de ropa interior juvenil con tangas y culottes realizados en algodón para la comodidad del día a día. La firma de ropa vaquera reinventa el clásico tanga con atrevidos estampados inspirados en el idealismo americano de los años 60, donde los mensajes protestas, los cuadros vichy, las estrellas y colores de la bandera americana son los principales ingredientes.

Carmen Martín.
Efe-Reportajes.

Reportaje  e imágenes: Efe

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios