Tamaño de texto-+=
Compartir:
Para introducirlo en estilismos del día a día de forma elegante, la estilista Mónica Gallardo sugiere conjuntarlo con color negro, para evitar así quitar protagonismo y fuerza al propio color o recargar demasiado el estilismo. Foto cedida por la firma Nohi

Energía, fuerza y sexualidad son algunas de las connotaciones ligadas al color rojo, que si convencionalmente era una tonalidad destinada a las más atrevidas, las próximas temporadas y este San Valentín se convierte en el tono protagonista: Kenzo, Louis Vuitton, Balenciaga o Victoria Beckham y el estilo a pie de calle lo encumbran.

“El rojo es un color que favorece a todo el mundo que se atreva a llevarlo; alguien de tez oscura y cabello moreno es potente con este color, mientras que personas con la piel más clara proyectan ternura”, explica a Efe la estilista Mónica Gallardo, tras el estilismo de rostros conocidos como la cantante Rozalén.

En estilismos completos.

Con un simbolismo cargado de vivacidad, sexualidad y, hasta en ocasiones considerado excéntrico, el color rojo siempre ha pasado de puntillas por las tendencias, destinado solo a aquellos que se atrevían a lucirlo. Ahora vuelve en estilismos completos, en medias tupidas bajo faldas y en distintas posibilidades que juegan al “más es más”.

Recientemente ha sido el protagonista indiscutible en los estilismos de “street style” durante la semana de la moda de Copenhague, donde, además, ha eclipsado en conjuntos completos: Abrigos, medias, vestidos y americanas en sintonía han capturado la atención de todos los fotógrafos destinados a cazar tendencias.

Los desfiles de las pasadas temporadas ya señalaban en esta dirección; el rojo no sería un color destinado a accesorios que salpicaran y dieran un toque de intensidad a la moda, sino que teñirían por completo conjuntos enteros. Loewe, Valentino, Ganni, Isabel Marant, Prada o Balenciaga proponían el color como protagonista.

De Diana de Gales a Kylie Jenner

El rojo puede favorecer a todas las personas, tantas como subtonos de este color existen. Foto cedida por la firma Nohi

En la última colección presentada en la Alta Costura de París por Jacquemus, una de las firmas más veneradas del momento, esta compañía introducía entre una paleta de tonalidades neutros el rojo como color protagonista, en un vestido que Kylie Jenner también lucía desde primera fila y se ha convertido en icono de la colección.

Como todas las tendencias, la forma que ha tenido el rojo de colarse en el día a día y adaptarse a la moda a pie de calle, primero por embajadoras e “it girls” y después en el armario del resto de los mortales, ha sido este invierno a través de medias tupidas en esta intensidad, conjuntadas con partes de arriba de la misma gama cromática.

Esta combinación, que ha arrasado durante la pasada Navidad conjuntada con faldas y pantalones en clave mini, no es nueva, sino que ya fue portada por grades iconos de la moda como la Princesa Diana de Gales en los años ochenta, y ha servido de trampolín al color rojo para pasar de protagonizar estilismos a monopolizarlos.

Para introducirlo en estilismos del día a día de forma elegante, Gallardo sugiere conjuntarlo con color negro, para evitar así quitar protagonismo y fuerza al propio color o recargar demasiado el estilismo.

Un tipo de rojo para cada persona.

El rojo ha sido uno de los protagonistas de la última Semana de la Moda de París Primavera/Verano 2024, celebrada a finales de enero. En la imagen, varias propuestas del diseñador Elie Saab EFE/EPA/Mohammed Badra

En colorimetría -técnica que estudia las gamas cromáticas y cómo favorecen a cada persona dependiendo de sus rasgos y tipo de piel, además de color de cabello y ojos-, el rojo puede favorecer a todas las personas, tantas como subtonos de este color existen.
Según Leatrice Eisman, directora ejecutiva del instituto Pantone del color y creadora de esta teoría, las tonalidades de rojo más cercanas al color cereza o el borgoña, con un subtono más apagado, favorecen más a aquellas personas con ojos, cabello y piel más oscuros o bronceados.

Aquellas personas con tonalidad de piel más clara, así como ojos o pelo en la misma tonalidad, se verán más favorecidos si utilizan colores que subtonos más cercanos a los naranjas o los fucsias, que resaltan, además, los propios rasgos faciales al potenciar este tipo de contraste.

“Cherry red”, el color más deseado.

El rojo es un color que favorece a todo el mundo que se atreva a llevarlo. Foto cedida por la firma Nohi

De entre todas las tonalidades existentes de rojo, uno despunta por encima de los demás, el color “Cherry red”-literalmente, rojo cereza- vibrante y elegante al mismo tiempo al poseer un subtono más apagado.

MiuMiu también lo utiliza en su última colección de tacones, mientras que Sabato de Sarno, el alabado diseñador responsable de avivar Gucci de nuevo, lo utiliza sobre la pasarela en conjuntos de dos piezas junto a complementos, conformando un “total look” en esta tonalidad que lucha contra sus connotaciones ligadas a la excentricidad.
De cara a San Valentín y también de la mano de esta fiebre por el rojo, no solo las firmas de alta moda presentan propuestas en este color, sino que también lo hacen aquellas de moda accesible: De Bimba y Lola hasta firmas como Arket o Parfois apuestan por lanzar prendas en este color de cara al tan celebrado día de los enamorados.
María Muñoz Rivera.
EFE REPORTAJES

Compartir:

Comentarios

Comentarios