Hemos visto a famosos y famosas vestirlas. Hemos comprobado como iconos del estilo volvían a ponerlas de moda o como nunca dejaron de estarlo. Hemos contemplado una y otra vez como Humphrey Bogart decía aquel “siempre tendremos París”, en el inmortal final de “Casablanca”, abrigado con una gabardina. También como los zapatos de tacón se convirtieron en objeto de deseo y como el bikini sigue triunfando cada año en las piscinas y playas de medio mundo…

Quizás ahora mismo, en algún lugar del planeta, la necesidad, la imaginación o el aburrimiento durante el confinamiento por la alerta sanitaria del coronavirus, estén ayudando a alumbrar el vestuario que vendrá.
Sabemos que algunas de estas prendas icónicas son imprescindibles, pero ¿sabemos cuáles son sus orígenes?.

LA GABARDINA.

Una modelo presenta una gabardina creación de MONSE durante la Semana de la Moda de Nueva York de 2020.EFE/EPA/JASON SZENES

La gabardina, también conocida como “trench coat” en inglés, dos palabras que por separado significan trinchera y abrigo, hunde sus raíces en la historia militar.

Esta prenda nació en el siglo XIX, pero tomó especial relevancia cuando la usaron los oficiales del ejército británico durante la Primera Guerra Mundial.

El modelo se adaptó para que pudiese ser usado en las trincheras, lo que le dio el nombre.
Han pasado más de 100 años desde aquello y la gabardina aún resiste los designios cambiantes de la industria de la moda.

Sobre quién fue la cabeza pensante detrás de esta prenda, hay varias teorías. Según la edición británica de Vogue, detrás de la tela impermeable está el químico e inventor Charles Macintosh quien, junto al también inventor Thomas Hancock, crearon el material impermeable alrededor de 1820.

Unos cuantos años después, John Emary y Thomas Burberry trabajaron la base del material y lo usaron en sus respectivas confecciones. Ambos se consideran a sí mismos los creadores de esta prenda popular y tan socorrida que además de Bogart, tan popular hizo a Peter Falk, el actor estadounidense que daba vida a un perspicaz inspector de policía en la serie “Columbo” de los años setenta.

LAS BOTAS DR. MARTENS.

Una modelo que lleva las botas del Dr. Martens durante la Semana de la Moda de Moscú, en Moscú, Rusia, el 3 de abril de 2014. .EFE/YURI KOCHETKOV

Hay unas botas que marcaron la década de los años setenta y ochenta del pasado siglo con su influencia en movimientos grunge y musicales: con caña corta o media caña, de cordones y una suela de goma cosida a la piel con un hilo grueso amarillo.

Las Dr. Martens son un complemento que parece no caducar, pero el diseño original no salió de la cabeza de un diseñador de moda, sino de la necesidad de un soldado alemán.
En 1945, el Dr. Klaus Maertens, de 25 años, se había roto un pie e ideó una suela amortiguada que le ayudase a recuperarse.

Hizo un prototipo y se lo enseñó a un amigo ingeniero mecánico. Comenzaron a producirlos formalmente en 1947 y, a finales de los cincuenta, ya llegaban a otras partes del mundo.
En 1960, el fabricante británico de calzado Griggs compró la patente y creó el icónico modelo que sigue vigente en la actualidad.

LOS ZAPATOS DE TACÓN.

GRAF4272. MADRID, 05/07/2018.- Detalle de unos zapatos de tacón que originariamente llevaban hombres que cabalgaban . EFE/Javier López

Hoy en día los zapatos de tacón son vistos como un símbolo de elegancia. También como un instrumento de tortura para quien ha de calzarlos durante horas. Si bien están asociados a la feminidad, fueron creados para los hombres.

El origen se remonta hasta el siglo XV en Persia y su función era la de facilitar el encaje entre el zapato y el estribo de la montura del caballo.

Desde allí llegaron a Europa, donde los hombres de los estratos más acomodados de la sociedad los lucían para parecer más altos.

Ya en el Viejo Mundo su usó se extendió a las mujeres. En ese momento, los zapatos, aparte de llevar tacones, eran montados sobre pedestales, parecidos a las plataformas modernas, y la altura podía pasar de los 30 centímetros.

A finales del siglo XVII, el monarca francés Luis XIV popularizó los tacones y las suelas rojas entre sus amigos en la corte francesa. Una idea que se extendió entre otras monarquías europeas.

LA CORBATA.

México, año 1946.- El actor mexicano Ricardo Montalbán hace el nudo de la corbata a la actriz estadounidense Esther Williams antes de rodar una secuencia de la película “”Fiesta Brava””, del director Richard Thorpe, en la que ambos son protagonistas. Efe//ct

Si hay una prenda elegante que puede marcar el fondo de armario masculino y en los últimos tiempos también del femenino, esa es la corbata.

La historia de esta prenda se remonta al siglo XVII, cuando un grupo del ejército de Croacia visitó París. Estos soldados llevaban, como parte del uniforme, una especie de tira larga al cuello anudada a la altura del pecho.

En aquella época aún estaba en el trono Luis XIII, padre de Luis XIV, que popularizó el uso de este complemento durante su reinado.

EL BIKINI.

La actriz francesa Michèle Morgan, luce un bikini en uno de los descansos del Festival Cinematográfico de Cannes en los años 40. EFE/ Serge Lido

Cuando Europa comenzaba a recuperar la alegría tras la Segunda Guerra Mundial, en el verano de 1946, y empujado por una ola de libertad e irreverencia, el exingeniero francés de automóviles y diseñador, Luois Réard, presentó un conjunto de dos piezas que marcó la moda de verano femenina desde entonces: el bikini.

Hasta ese momento, reinaba el traje de baño entero, como lucían las “pin-up” y muchas de las estrellas de Hollywood.

También existía el traje de baño de dos piezas, pero ninguno con las dimensiones del bikini que dejaba a la vista cintura, parte de las nalgas, caderas y ombligo.

Réard bautizó su creación en honor al atolón Bikini, en las islas Marshall, en el que EE. UU. llevaba a cabo pruebas nucleares la semana que fue presentado.

Estos son los orígenes de algunas icónicas y atemporales prendas de la actualidad y aunque, probablemente, lo seguirán siendo en el futuro, algunas para las próximas generaciones están aún por llegar.

Quizás ahora mismo, en algún lugar del planeta, la necesidad, la imaginación o el aburrimiento durante el confinamiento por la alerta sanitaria del coronavirus, estén ayudando a alumbrar el vestuario que vendrá.
Manuel Noriega.
EFE/REPORTAJES

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

Compartir esto:

Comentarios

Comentarios