Compartir:
Detalle de algunos diseños de la sastrería Peris Costumes. Los aristocráticos diseños de series como “The Crown” o los coloristas trajes de “Emily in Paris” junto al vestuario de películas como “Oslo” o “Mulan” son solo una muestra de los seis millones de piezas que atesora desde 1856 la sastrería española Peris Costumes, “una de las más grandes del mundo”. EFE/ Mariscal

os aristocráticos y coloristas diseños de las series “The Crown” o “Emily in Paris” junto al vestuario de películas como “Spartacus” o “Mulan” y óperas del estilo de “Otelo” son solo una muestra de los seis millones de piezas que atesora desde 1856 la sastrería española Peris Costumes, “una de las más grandes del mundo”.

Ahora, Peris Costumes ya no es una antigua sastrería sino una flamante multinacional a la que acuden productoras de cine, televisión, teatro y publicidad de todo el planeta para contratar sus servicios, “tenemos uno de los mejores ‘stocks’ en cantidad y calidad para vestir a cualquier personaje”, ha explicado en un entrevista con EFE Javier Toledo, consejero delegado de la compañía.

Por los pasillos de los almacenes, ubicados en varias naves en un polígono de la localidad madrileña de Algete, pasean figurinistas de todo el mundo que buscan vestuario y complementos de todas las épocas, “desde el período antiguo cuando el hombre usaba taparrabos hasta prendas de ayer mismo”, siendo su fuerte la época de la Edad Media y el siglo XVIII.

“Eso no quiere decir que no tengamos de otras épocas tan vistosas como Versalles”, advierte entre risas Toledo quien aclara que el objetivo de esta sastrería es “dar servicio y ayudar a los encargados del vestuario”.

Para ello, tienen naves organizadas cronológicamente con todas las prendas colgadas y accesibles, “el fin es facilitar el trabajo a los figurinistas”, detalla.

Cuentan con costureras y patronistas, expertos documentalistas y especialistas en buscar textiles, además de teñir y envejecer paños, confeccionar uniformes, trabajar el cuero en taller artesanal o fabricar calzado.

Peris Costumes está especializado en vestuario contemporáneo y cuenta con la “jewel house”, una sala con más de 20.000 joyas que se han visto en producciones como “The Borgias”, “The Tudors” “The Age of Innocence” o “Marie Antoinette”.

El origen de este negocio se remonta a la ciudad española de Valencia (este) de 1856, cuando un sastre, además de confeccionar trajes, producía vestuario para la ópera y el teatro. “Vendía y también alquilaba, así empezó este negocio que hoy vive el auge de las series de televisión”, recuerda Toledo.

Años después, se traslada a Madrid, “hace las primeras producciones de teatro y ópera, colabora con el Teatro Real”, añade este empresario al tiempo que recuerda que a finales de los 50, este negocio familiar empezó a participar en el cine, entre ellas en películas como “El último cuplé” (1957) o “Spartacus” (1960), que recibió el Óscar al Mejor Diseño de Vestuario en 1961.

Diversos diseños de joyas para utilizar en producciones sobre el antiguo Egipto de la sastrería española Peris Costumes. Los aristocráticos diseños de series como “The Crown” o los coloristas trajes de “Emily in Paris” junto al vestuario de películas como “Oslo” o “Mulan” son solo una muestra de los seis millones de piezas que atesora desde 1856 la sastrería española Peris Costumes, “una de las más grandes del mundo”. EFE/ Mariscal

Un negocio de origen familiar que pasaba de padres a hijos, con épocas muy buenas, basta recordar los años 80, en los que se crearon trajes de grandes óperas como “Otelo”, con Plácido Domingo, o “Remando al viento”, película en la que Hugh Grant y Elizabeth Hurley fueron vestidos por la figurinista Yvonne Blake.

También tuvieron vaivenes económicos hasta que en el 2013, Toledo compró todas sus existencias y también el nombre. “Emprendo un nuevo camino en el que he tratado de adaptarme a los nuevos aires del mundo audiovisual”.

Abrió sucursales en otros puntos geográficos y Peris Costumes se sitúa como una de las mejores empresas de vestuario. “Hoy en día es una de las más grande del mundo de este sector”, dice con orgullo Toledo que detalla que están presentes en doce países, entre ellos México, Reino Unido, Alemania, Hungría o Austria.

El CEO de Peris Costumes, Javier Toledo, posa junto a trajes de la sastrería española Peris Costumes. Los aristocráticos diseños de series como “The Crown” o los coloristas trajes de “Emily in Paris” junto al vestuario de películas como “Oslo” o “Mulan” son solo una muestra de los seis millones de piezas que atesora desde 1856 la sastrería española Peris Costumes, “una de las más grandes del mundo”. EFE/ Mariscal

“Somos multinacional, estamos en Europa, Estados Unidos y Sudáfrica y fabricamos en España, Portugal y Polonia”, añade con orgullo Toledo que se considera un pionero del sector desde que, con mucho entusiasmo, hiciera el vestuario para la serie española “Isabel”.

Recuerda que en esa época, “pocos directores y actores querían hacer series para televisión, ahora todos”, dice Toledo al tiempo que recuerda que han participado en series como “Élite”, “Vikings”, “Bridgerton”, “The Queen’s Gambit”, “La Casa de Papel” o “Peaky Blinders”.

De Peris han salido vestuarios muy reconocidos y premiados como la película francesa “La promesa al amanecer” (“La promesse de l’aube”) (2017) que ganó el César al mejor vestuario en Francia o “Mulan”, nominada en los últimos Óscar por un vestuario que ideó la alemana afincada en España, Bina Daigeler, responsable también de la serie “Mrs America”, nominada a un Emmy por el vestuario.

Entre los últimos proyectos está “La emperatriz”, una serie de seis episodios sobre la llegada de Sisí a la corte de Viena.

Carmen Martín

Reportaje e imágenes: Efe

Compartir:

Comentarios

Comentarios