Tamaño de texto-+=
Compartir:
Este calzado ha pasado de ser funcional a ser considerado de alta moda. Foto cedida por Crocs

En el mundo de la moda pocos artículos han recorrido un camino tan polarizante y transformador como las Crocs. Estos zuecos de plástico, originalmente concebidos para la navegación, han pasado de ser un objeto de burla a convertirse en un símbolo de estilo y comodidad apreciado por el público general y por la élite de la moda.

Bajo la eltiqueta de ‘ugly shoe’, categoría de zapatos que enmarcan calzados ortopédicos, funcionales y, literalmente, horribles, esta pieza se ha hecho un hueco en el mundo de la moda como calzado indispensable de prescriptores gracias a factores como la personalización a través de pines y, sobre todo, la comodidad.

Un zapato para pescadores.

Las Crocs fueron introducidas al mercado en 2002 por los empresarios Scott Seamans, Lyndon Hanson y George Boedecker, quienes vieron el potencial de un zapato fabricado con croslite, una resina de célula cerrada que ofrecía una comodidad y resistencia excepcionales.

Justin Bieber fue uno de los famosos que pusieron de moda los Crocs personalizados. EFE/EPA/DAVID SWANSON

Originalmente concebidos para actividades al aire libre y para su uso en entornos acuáticos, su diseño ergonómico y su ligereza los hicieron rápidamente populares entre los navegantes y amantes de la naturaleza.

A pesar de su éxito inicial, las Crocs generaron resistencia debido a su apariencia poco convencional. La crítica las catalogaba como antiestéticas, y su diseño robusto y perforado las convertía en blanco fácil de burlas. Sin embargo, su funcionalidad y comodidad permitieron que se mantuvieran en el mercado.

Justin Bieber, su embajador.

Generando el mismo número de amantes que de detractores, las Crocs han experimentado un renacimiento impulsado, en gran parte, por la adopción de figuras influyentes en el mundo del entretenimiento. Post Malone, Justin Bieber y Questlove han sido vistos luciendo estos zuecos, ayudando a cambiar su percepción pública.

La aceptación de las Crocs por parte de estos íconos culturales ha jugado un papel crucial en su revalorización mediante sus millones de seguidores. Justin Bieber lanzó su propia colaboración con Crocs, adornando los zuecos con “Jibbitz” (pequeños adornos que se insertan en los agujeros de las Crocs) personalizados.

Este calzado vivió un auge en 2019 de la mano de Justin Bieber, y desde entonces se ha mantenido como fondo de armario. Foto cedida por Crocs

Tal fue el auge de estos zapatos en la moda casual en 2019, que el calzado genérico responde al nombre de la propia firma; Crocs, a pesar de encontrar imitaciones y adaptaciones en el mercado y en tiendas de moda rápida que rediseñan estos zuecos en nuevas versiones.

Y los Crocs pisaron la pasarela.

El verdadero golpe de gracia en el resurgimiento de las Crocs ha sido su entrada en las pasarelas de moda. La colaboración de Crocs con el diseñador Christopher Kane en 2017 marcó un punto de inflexión. Kane presentó Crocs adornadas con cristales y mármoles en su colección de primavera/verano.

Esta colección generó una mezcla de asombro y curiosidad. Un movimiento audaz que rompió las barreras entre la moda utilitaria y la alta costura y asentó el calzado entre la moda casual más allá del mundo ligado a la funcionalidad.

Balenciaga, bajo la dirección creativa de Demna Gvasalia, llevó esta tendencia un paso más allá al presentar Crocs con plataformas gigantes en su colección de primavera/verano 2018. Estas versiones exageradas y coloridas capturaron la atención de la prensa de moda y provocaron un debate sobre los límites del buen gusto y la moda.

La comodidad y la personalización a través de pines que se enganchan en sus agujeros han consolidado estos zapatos. Foto cedida por Crocs

Un cambio hacia una moda más amable.

El resurgimiento de las Crocs no es solo un fenómeno pasajero; refleja un cambio más amplio en la moda hacia la aceptación de la comodidad y la funcionalidad. En una era donde el “athleisure” -ropa deportiva usada como ropa casual- domina las tendencias, las Crocs han sabido encajar.

La historia de las Crocs es un testimonio de cómo un producto puede redefinirse y reinventarse a través de la innovación, la adopción por figuras influyentes y la aceptación en plataformas de alto prestigio como las pasarelas de moda. Desde su origen humilde como zapatos para navegantes hasta convertirse en un icono de la moda.

Su éxito continuo, con ventas que siguen aumentando y nuevas colaboraciones en el horizonte, sugiere que han encontrado su lugar tanto en el vestuario cotidiano como en las pasarelas. Este viaje advierte que, en el mundo de la moda, incluso los artículos más improbables pueden convertirse en íconos de estilo.

Diseños que exploran formas futuristas perfilan el futuro de la firma, que se adapta a las nuevas generaciones y corrientes estéticas posicionándose como uno de los calzados favoritos de la generación Z. Tonalidades neutras y suelas con plataformas son algunas de las formas en las que este calzado explora nuevos estilos.
MARÍA MUÑOZ RIVERA.
EFE REPORTAJES

Compartir:

Comentarios

Comentarios