Este verano llega una nueva colección de trajes de baño, “del océano al océano”, confeccionados con un tejido fabricado a partir de redes de pesca y otros desechos plásticos extraídos de los mares de todo el mundo y reconvertidos en fibra sintética.

Los trajes de baño de lujo y los residuos de plásticos reciclados no parecen ser conceptos muy afines, pero la marca Marble Swimwear (MS) ha conseguido conciliarlos, con éxito y beneficios para el medioambiente, en una nueva línea de indumentaria para la playa y el mar.

Sian Lakin, fundadora de esta firma textil (www.marbleswimwear.com) nacida en Sidney (Australia) y establecida en Londres (Reino Unido), se ha asociado con la renombrada ‘influencer’ de viajes, Sarah Kohan, de @moonstrucktraveller, para crear una colección de trajes de baño de primera clase, que según afirman, ayuda a salvar el planeta.

Sarah (https://www.instagram.com/moonstrucktraveller/?hl=es), conocida por compartir sus viajes a través de su cuenta de Instagram, y tiene un gran amor por el océano, pasando la mayor parte de su tiempo en bikini. Gracias a esta experiencia ha aprendido qué formas y diseños de esta prenda favorecen más a la mujer que los utiliza.

LA “INSTAGRAMER” DE LOS OCÉANOS.

Esta influyente “instagramer” australiana ha utilizado estos aprendizajes, así como las inspiraciones de sus viajes, en los que ha buceado y nadado en aguas de todo el mundo, para diseñar esta colección cuya tela se confecciona reutilizando los plásticos de desecho que contaminan los océanos, y que resulta ser lujosa y suavísima al tacto y está totalmente a la moda, según MS.

 

En sus incursiones marinas Sarah, que tiene más de un millón de seguidores en Instagram, ha podido conocer de primera mano el daño que están causando los plásticos en los ecosistemas del planeta, y ha comprobado cómo este problema va empeorando cada vez más, según asegura en un video de MS.

 

La tela elegida para producir la nueva colección ‘Ocean to Ocean’ (De Océano a Océano) está confeccionada con un hilo italiano llamado Econyl, compuesto totalmente de fibras de nylon regenerado, procedente de redes de pesca y otros residuos que contienen ese polímero sintético, informa MS.

 

Estos trajes de baño están confeccionados con un 78 % de hilo de Econyl (www.econyl.com), el cual se teje junto con otra fibra avanzada de elastano sintético, denominada Lycra Xtra Life, que es cinco veces más duradera que otros tejidos para trajes de baño de similares características, cuando se expone al cloro y a los rayos UV, según MS.

 

“El nylon regenerado está hecho a partir del nylon contenido en desechos, como las redes de pesca rescatadas de los océanos y de la acuicultura, restos de telas, alfombras y plásticos industriales destinados a los vertederos, y funciona como el nylon virgen”, informa a Efe Maria Giovanna Sandrini, responsable de Marca y Comunicación de Aquafil, fabricante del Econyl.

 

“El nylon rescatado de los desechos es purificado y reciclado para devolverle su pureza original y después ser reconvertido en hilo textil, convirtiendo los problemas de residuos en soluciones para la moda y la decoración de interiores”, según Sandrini.

 

ECONYL + LYCRA: UN TEJIDO REVOLUCIONARIO.

 

Añade que el nylon regenerado Econyl puede ser reciclado infinidad de veces sin perder su calidad, brindando a las marcas y a los diseñadores infinidad de posibilidades.

 

La colección fabricada con este tejido de Econyl y Lycra, es  muy resistente, mantiene la forma del cuerpo y ofrece un factor de protección solar de 50+, y consta de tres partes superiores (‘tops’) de bikini, tres partes inferiores (bottoms) de bikini y un bañador de una sola pieza (the Ramcey One Piece).

 

Cada uno de estos modelos, que comenzarán a enviarse en las próximas semanas a los compradores que han financiado el proyecto mediante ‘crowdfunding’, viene en cinco colores diferentes (Cristallo, Avorio, Savana, Vigneto y Night) y en tres tallas: S (pequeña), M (mediana) y L (grande).

 

Además, cada uno de los siete modelos de prendas llevan los nombres (sin el apellido) de siete mujeres comprometidas con la exploración, protección y conservación de los océanos y la vida marina: Michele Kuruc, Cindy Lee Van Dover, Elissa Sursara, Terri Irwin, Sylvia Earle, Hanli Prinsloo y Ocean Ramsey.

 

“Según algunos cálculos, para el año 2050 el peso del plástico existente en el mar podría superar al de los peces y, ante esta amenaza, ahora existe la opción de usar un traje de baño que ayude a limpiar los mismos océanos en los que se bañan quienes lo llevan puesto”, señala la estrella de Instagram Sarah Kohan.

 

Para cerrar el círculo, Marble Swimwear dona el 10 por ciento de todos sus beneficios a la organización asociada ‘Healthy Seas’, HS, (http://healthyseas.org) que facilita el proceso de limpieza de los océanos mediante la eliminación de las redes de pesca desechadas.

 

“Desde 2013 esta entidad ha recolectado de los mares del Norte, Mediterráneo y Adriático, con la ayuda de buceadores y pescadores, más de 375 toneladas de desechos plásticos, tanto de las aguas como en tierra firme”, informa a Efe Jenny Ioannou coordinadora de comunicación de HS.

 

EL NYLON QUE LLEGA DESDE EL FONDO DEL MAR.

 

“El nylon rescatado de estos desechos ha sido transformado posteriormente en Econyl, con el cual que se fabrican productos textiles como indumentaria, tapices y alfombras”, añade.

 

“ Esta organización también impulsa programas educativos destinados a las comunidades locales costeras, los pescadores y las piscifactorías, destinados a prevenir que los residuos y redes de pesca acaben en el ecosistema marino y fomentar que sean desechados de una manera responsable”, informa Ioannou.

 

Sian Lakin señala que sus productos están hechos “para ser disfrutados en el mar y en la playa, buscan contribuir a preservar estos preciosos recursos para las generaciones futuras y están dirigidos a una generación de compradores responsables que buscan moda de alta calidad con el planeta en mente”.

 

“Hasta ahora nuestra iniciativa ha tenido una respuesta abrumadoramente positiva por parte de los ambientalistas y ecologistas”, señala Lakin a Efe.

 

“De hecho, nombramos cada uno de los estilos de trajes de baño en honor a una mujer pionera en la conservación del océano y del medio ambiente, como Elissa Sursara y Hanli Prinsloo, quienes nos han elogiado por los esfuerzos de nuestro proyecto”, añade.

 

“Queríamos hacer esto para aumentar la conciencia sobre la contribución de las mujeres en este campo” apunta Lakin.

 

“La respuesta de nuestros consumidores también es fantástica: nuestro objetivo es acercar esta colección a compradores responsables que buscan moda de alta calidad teniendo en cuenta el planeta y, afortunadamente, estamos encontrando más y más gente que encaja en esta categoría”, asegura Lakin a Efe.

 

“Nuestro objetivo durante 2018 es garantizar que cada elemento de nuestra producción sea respetuoso con el medio ambiente, desde las telas utilizadas para hacer los trajes de baño, hasta los métodos utilizados para entregarlos a nuestros clientes. Queremos que para finales de año todos los trajes de baño que fabricamos estén hechos con el revolucionario tejido Econyl”, enfatiza.

 

“Nos comprometemos a que todas nuestras decisiones las tomemos teniendo el planeta en mente”, concluye Lakin. Reportaje e imágenes: Efe

 

Por: Rocío Gaia.

Algunos de los beneficios de la Lycra especial reciclada
Bikinis de Ocean to Ocean Banner, con una foto de Sian y Sarah, en el centro
Gráfico de la evolución de los tejidos hasta conformar las prendas textiles a partir de los desechos recuperados a los océanos
Imagen de cómo quedan los tejidos en bruto, una vez pasados por el sistema de reciclaje industrial
Imagen de redes recuperadas para reciclar con los que se elaboran los bikinis
Imágenes de la evolución de los tejidos recuperados al mar que dan al final con la confección textil de piezas y que ahora se aplican a los bañadores
Sarah Kohan luciendo un bikini de Ocean to Ocean realizado con tejido del reciclado de los desechos textiles de los mares

Comentarios

Comentarios