Con el cambio de estación estar en casa se convierte en una opción muy apetecible y los aromas ayudan mucho a crear la atmósfera que mejor va en cada momento.

Con la llegada del otoño el hogar se convierte en un punto de cobijo, de encuentro y de bienestar que aumenta aderezado de aromas que nos relajan, nos estimulan y dan vida, siempre con creaciones que preservan los principios de sostenibilidad. Aromas en los que la sofisticación también tiene cabida de la mano de una presentación cuidada y delicada, como es el caso de My Jolie candle, velas joya que esconden anillos, collares, pendientes o pulseras que aparecen cuando la cera se va derritiendo.

ESTÉTICA MINIMALISTA

A pesar de todo, su estética es minimalista y no está exenta de un toque elegante, bajo el cual se presentan 18 perfumes diferentes. Las joyas no son un regalo sorpresa, el consumidor puede elegir qué prefiere, pero no un modelo determinado, pues hay hasta 100 anillos, pulseras, collares o pendientes disponibles. Joyas bañadas en plata, rodio u oro, que en algunos casos llevan engastadas circonitas de Swarovski, colocadas manualmente, una a una. Para la firma, una vela es el complemento perfecto, no solo de una velada, sino de un relajante baño, de un encuentro alrededor de un café con amigos o de un baño relajante. Velas artesanales, elaboradas a mano. “Cera vegetal y natural, ecológica y biodegradable, ya que no contiene pesticidas ni herbicidas, porque se elabora con mango, soja y coco. La mecha es de algodón puro trenzado, facilitando una combustión perfecta y evitando generar vapores tóxicos y humo negro”, comentan desde la firma.

TODO TIPO DE AROMAS

Perfumes que recuerdan al monoi de Tahití, al frescor de la ropa recién lavada, a la delicadeza de un paseo inhalando el olor que desprende la flor de azahar o el algodón de azúcar. Así son las creaciones de My Jolie candle con las que intentan deleitar cada deseo olfativo. Compromiso con el medioambiente es el que también reclama para la fabricación de sus velas la firma de cera Trudon. “Desde el siglo XVII, el lema de la fábrica de cera es ‘Deo regique laborant’, que significa ‘ellas (las abejas) trabajan para Dios y para el Rey’”, comentan en su ideario. En 2019, la empresa se compromete con un enfoque responsable para proteger a la abeja negra, una especie endémica, de Perche (Normandía, Francia), lugar donde tiene su sede la fábrica. “Considero un deber contribuir a la protección de una especie tan amenazada y tan vital para la vida que, además, es símbolo de nuestra “maison”. Durante siglos nos hemos beneficiado del trabajo de las abejas. Hoy en día es esencial que nos comprometamos, en términos concretos, y también contribuir a aumentar la conciencia pública”, afirma Julien Pruvost, director ejecutivo de Trudon. Aromas en los que mezcla la bergamota, la miel y la madera encerada y el corazón de esa esencia está compuesta del aceite esencial de canela, de sándalo y un absoluto aroma de cera de abejas. Teniendo muy en cuenta el cambio climático y la emisión de gases nocivos a la atmósfera  Baobab Collection elabora todas sus velas con las manos expertas de artesanos, sin hacer uso de maquinaria industrial, para “reducir la contaminación”, comentan desde la firma. Sus perfumes nacen seleccionados directamente de la naturaleza, respetando el entorno y la cera utilizada es ecológica y natural, sin aditivos artificiales. Además de las velas, en esta temporada amplían sus aromas a través de ambientadores, totem, para lograr que el olor permanezca durante más tiempo en el ambiente. Perfumes frescos, con mezcla de cítricos, como el neroli y vetiver, invitan a la luz, a disfrutar de la vegetación y el sol. También, entre su carta de esencias, se pueden encontrar perfumes florales y ligeros, como el lirio del valle, almizcle y chipre, que consiguen transmitir un efecto calmante y relajante. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Inmaculada Tapia

 

Vela con aroma de monoi de Tahití
Velas elaboradas con cera Trudon

Comentarios

Comentarios