El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea intervenir en persona en septiembre ante la Asamblea General de la ONU y ser el único líder presente en Nueva York, dado que se prevé que el resto participe de forma virtual debido a la pandemia del coronavirus.

Así lo aseguró este jueves la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Kelly Craft, durante una discusión con el Meridian International Center, un centro de estudios estadounidense.

“Confiamos en que el presidente Trump hable en persona en la Asamblea General. Será el único líder mundial que hable en persona”, aseguró Craft.

La semana pasada, los países de la ONU acordaron que, de forma general, los líderes mundiales no viajen a Nueva York en septiembre y, en su lugar, intervengan con mensajes pregrabados en video en las sesiones de alto nivel de la Asamblea General de la organización.

El arreglo, que responde a la pandemia del coronavirus, fue propuesto hace meses por el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y fue aprobado formalmente después por los 193 Estados miembros.

La idea es que un diplomático de cada país se pueda sentar en el hemiciclo de la Asamblea y que quienes lo hagan sean miembros de las delegaciones que los países tienen de forma permanente en Nueva York.

Esa persona se encargará de presentar el mensaje en video de su jefe de Estado o de Gobierno, que será retransmitido en las pantallas de la gran sala donde, habitualmente, se reúnen cada septiembre los líderes de todo el mundo.

Como presidente del país anfitrión, Trump no tiene las barreras a la hora de viajar a Nueva York a las que se enfrentan otros líderes como consecuencia de la pandemia.

El portavoz de la ONU Farhan Haq, preguntado al respecto, apuntó que los países tienen distintas opciones a la hora de intervenir, pero dejó claro que la organización quiere limitar al máximo la presencia de personas en su sede.

“Esperamos y confiamos que todos los Estados miembros cumplan con la necesidad de mantener los números bajos y veremos lo que hacen en términos de sus preparativos”, dijo Haq.

Habitualmente, Trump viaja siempre rodeado de una gran comitiva y de enormes medidas de seguridad.

Las reuniones de alto nivel de la Asamblea General convierten cada año a Nueva York durante unos días en la gran capital de la diplomacia internacional, con una infinidad de reuniones y actos paralelos que, en esta ocasión, la ONU anima a celebrar de forma virtual para evitar la expansión del coronavirus.

Este año, antes de la pandemia, se esperaba que un número de líderes especialmente alto viajase a la Gran Manzana, dado que Naciones Unidas conmemora su 75 aniversario.

Comentarios

Comentarios