Durante años, numerosos afroamericanos dedicaron su vida a luchar contra el racismo en los EEUU. Estos son cuatro de ellos, cuatro líderes que pelearon por la igualdad y marcaron la historia.

La muerte de George Floyd a manos de un policía blanco, imputado más tarde por asesinato y homicidio en segundo grado, encendió numerosas y multitudinarias protestas a lo largo y ancho de EEUU que se han extendido a casi todo el mundo.

Este es un capítulo reciente de la discriminación racial y de lucha contra ella, una lucha presente en EEUU desde hace años que busca el fin del racismo y a la que grandes líderes dedicaron su vida. Estos son cuatro de ellos.

ROSA PARKS .

En la tarde del primer día de diciembre de 1955, en un autobús en Montgomery, Alabama, EEUU, Rosa Parks, una mujer afroamericana de 42 años, fue arrestada por negarse a ceder su asiento a un pasajero blanco que acababa de subir al vehículo. El chófer llamó entonces a la policía y fue detenida.

La noticia del arresto no tardó mucho en conocerse y la comunidad afroamericana de la ciudad se organizó para protestar.

Parks, además, formaba parte de la sección en la ciudad de la Asociación Nacional por el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), de la que fue secretaria hasta 1956.

Cuatro días después del arresto, comenzó un boicot a la red de autobuses de la ciudad, cuyos principales usuarios eran afroamericanos, liderado por el entonces joven reverendo Martin Luther King.

Casi un año después, la Corte Suprema de los EEUU declaró que el sistema de segregación de asientos era inconstitucional y el 20 de diciembre fue anulado. Un día después, dieron el boicot por finalizado.

MARTIN LUTHER KING.

En 1963, en Washington, la capital del país, frente a una multitud, Martin Luther King pronunció un discurso que contenía una frase grabada a fuego en la historia estadounidense y la universal: “I have a dream” (Tengo un sueño).

El discurso era parte de la Marcha en Washington de 1963, en la que se protestaba por la discriminación racial y para apoyar diferentes iniciativas de derechos civiles pendientes de aprobación en el Congreso. Un año después, recibió el Premio Nobel de la Paz.

Desde mediados de los cincuenta, con el boicot al sistema de autobuses de Montgomery, hasta su asesinato en 1968, King fue un fiel y feroz defensor de los derechos civiles y activista contra la segregación y el racismo.

Su labor ayudó a la consecución de importantes leyes en este sentido, como la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Derecho de Voto.

ELLA BAKER.

Ella Baker sufría una doble discriminación: por ser negra y por ser mujer. Menos conocida que Martin Luther King, por ejemplo, Baker fue una figura fundamental en la lucha antirracista en EEUU.

Creció en Norfolk, Virginia, donde había nacido en 1903, escuchando las historias de su abuela, que había sido esclava. En 1927 se graduó en la universidad.

Las vivencias pasadas de su abuela y la realidad del presente que vivía, la llevaron a dedicar su vida a la búsqueda de justicia e igualdad.

Baker ocupó un rol fundamental en diferentes movimientos, entre los que destacan la NAACP,  la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano y el Comité de Coordinación Estudiantil No Violento.

La activista organizó y dirigió campañas, diseñó medidas, recaudó fondos y recorrió pueblos y ciudades concienciando sobre la defensa de los Derechos Humanos.

Aunque al frente de la lucha estaban casi siempre hombres, Baker era la columna vertebral de muchas de las acciones, analizando los problemas y estableciendo la agenda.

Pero, al ser mujer, sus ideas y sus decisiones no siempre eran escuchadas. La falta de igualdad entre hombres y mujeres la frustraban.

Estuvo a punto de renunciar en 1960, justo cuando un grupo de estudiantes universitarios en Carolina del Norte, emulando a Rosa Parks, se negaron a abandonar la barra de un establecimiento que se negaba a atender a afroamericanos.

Baker vio en los jóvenes el futuro de la lucha y estableció el marco para el Comité de Coordinación Estudiantil No Violento, una de las organizaciones más importantes del país.

MALCOLM X .

Malcolm Little superó una infancia difícil y una primera juventud conflictiva y se convirtió en uno de los mayores defensores del orgullo negro.

Malcolm estuvo seis años en la cárcel por un robo y allí se convirtió en musulmán, retomó su interés por el estudio e ingresó en la Nación del Islam. Al cumplir la condena se convirtió en uno de los líderes de la organización.

Siguiendo la costumbre del movimiento, desechó el apellido Little, que consideraba herencia de esclavistas blancos, y lo sustituyó por la “X”, en referencia al apellido original de sus ancestros africanos que no pudo descubrir.

Malcolm desafiaba los preceptos de integración y no violencia de Martin Luther King y llamaba a sus seguidores a defenderse con cualquier medio necesario. Sus teorías sirvieron como modelo de los movimientos de poder negro de los años sesenta y setenta del pasado siglo.

En 1964 abandonó la Nación del Islam, abrazó el islam sunita, transicionó hacia posturas más diplomáticas y renunció a las ideas separatistas de la organización.

En 1965, con 39 años, fue asesinado y tres miembros de la Nación del Islam fueron declarados culpables de su muerte. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Manuel Noriega.

Un grupo de manifestantes portan pancartas con la imagen de George Floyd, en Brooklyn, Nueva York, el pasado 13 de junio

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

 

Comentarios

Comentarios