Luego de intensos reclamos de miles de preocupados neoyorquinos, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó una orden ejecutiva que extiende por otros 30 días la moratoria que prohíbe los desalojos de inquilinos que no han podido pagar sus alquileres debido al impacto del coronavirus.

Esta prohibición, que es celebrada hoy en la ciudad, permanecerá vigente mientras la pandemia continúe, según dijo hoy Cuomo durante su habitual conferencia de prensa para informar sobre el coronavirus.

La orden ejecutiva está siendo revisada por la oficina de administración del sistema de las cortes, que tiene que dar su visto bueno.

Esta nueva orden, que vence el 4 de septiembre, cumple con la orden ejecutiva firmada el 7 de marzo declarando un estado de emergencia por el coronavirus, que llevó a que miles de neoyorquinos perdieran sus empleos, confrontando problemas para llevar comida a la mesa y pagar el alquiler.

Tampoco se pueden imponer recargos por el pago tardío del alquiler.

La primera moratoria venció en junio y se extendió hasta hoy y, tras protestas de los neoyorquinos y reclamos de grupos como la Legal Aid Society, que hizo un llamado a una acción inmediata, el gobernador puso en marcha una segunda moratoria.

“Firmé la ley, y la ley es clara. ¿Hasta cuándo? Hasta que yo diga que la COVID ha terminado”, afirmó.

Antes de que se declarara la emergencia por el virus, el Departamento de Servicios Sociales de la ciudad había informado que más de 14.000 hogares recibieron una orden de desalojo, que corrían peligro de quedar en la calle sin una nueva moratoria.

A esa cifra se han sumado los que han perdido el empleo durante la pandemia.

El alcalde Bill De Blasio señaló por su parte en su rueda de prensa que esas 14.000 familias han recibido asistencia legal por parte de la ciudad y que 1,3 millones de neoyorquinos han solicitado el seguro por desempleo desde que comenzó la pandemia en marzo pasado.

En su opinión, muchas personas se han retrasado en el pago de sus alquileres debido a que han perdido sus empleos y no deberían perder sus hogares por que “no es su culpa”.

De Blasio pidió al Legislativo estatal que tome acción para que se apruebe un plan para aquellos que no pueden pagar el alquiler en su totalidad.

“Sería un nuevo sistema que permitiría a los que no pueden pagar ahora registrarse en un modelo de plan de pagos que se extendería hasta el próximo año y que les permitiría cancelar sus deudas de rentas poco a poco, cuando ya cuenten con recursos”, indicó.

Los estados colindantes a Nueva York de Connecticut, Massachusetts, Nueva Jersey, Pensilvania y Vermont han emitido órdenes ejecutivas más amplias para evitar el desalojo.

Comentarios

Comentarios