El príncipe Enrique visitó Botsuana para apoyar proyectos de conservación natural

El príncipe Enrique, hijo menor del príncipe de Gales, visitó Botsuana para apoyar proyectos de conservación natural antes de viajar también en solitario a Angola y Malaui, mientras su esposa y su hijo permanecen en Sudáfrica dentro de la primera gira familiar de los duques de Sussex con su bebé, Archie.

En Botsuana, Enrique plantó árboles en el parque nacional Chobe (norte) junto a unos 200 niños de escuelas primarias de la zona. Fue recibido en el país por Mike Chase, fundador de Elefantes sin Fronteras y su amigo cercano, según transmitió la casa de Sussex en las redes sociales. En esta misma jornada, Enrique se desplazó Angola, país en el que rendirá un tributo especial a su madre, la fallecida princesa Diana de Gales, y a sus esfuerzos en la lucha contra las minas antipersona. El Duque de Sussex llegó primero a la capital angoleña, Luanda, y visitará un antiguo campo de minas en la localidad de Dirico, en la provincia de Kwando Kubango (sureste del país), donde la organización británica The Halo Trust trabaja para eliminar las minas terrestres implantadas durante guerra civil que vivió Angola entre 1975 y 2002. The Halo Trust -que estima haber desactivado unas 100,000 minas en Angola durante algo más de 30 años de trabajo- contó en la década de los noventa con el apoyo de Diana de Gales para llamar la atención internacional sobre los dañinos efectos de estos explosivos. Las imágenes de la princesa Diana en Angola caminando con un casco y un chaleco de The Halo Trust por los campos que estaban siendo limpiados por la organización dieron la vuelta al mundo en 1997, pocos meses antes de su muerte en un accidente de tráfico en París. La acción formaba parte de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas, que en ese mismo año se alzó con el Premio Nobel de la Paz. Para rendir tributo a aquel icónico gesto, también, Enrique se desplazó a la provincia de Huambo (centro), donde siguió los pasos de su madre en lo que hoy es ya una comunidad libre del peligro de las minas. Allí, visitó un centro ortopédico local encargado de fabricar prótesis y de ofrecer rehabilitación física a mutilados de guerra; que será rebautizado “Princesa Diana” en honor a la labor humanitaria de su madre. Además, Enrique visitó un árbol plantado por ella cuando estuvo en Huambo. El duque de Sussex también visitó iniciativas de conservación en la cuenca del río Okavango y, para cerrar su paso por Angola, se entrevistó en Luanda con el presidente del país, João Lourenço. De Angola viajará a Malaui, donde también se encontró con su presidente, Peter Mutharika, antes de regresar a Sudáfrica para reunirse con su esposa, Meghan Markle, y el hijo de ambos, el pequeño Archie -de casi cinco meses de edad-, ya que estos no acompañaron a Enrique en su recorrido por otros países de la zona. Este es el primer viaje al extranjero que realizan todos juntos desde el nacimiento de Archie en mayo pasado. La gira comenzó en la urbe sudafricana de Ciudad del Cabo y está previsto que toda la familia regrese al Reino Unido el 2 de octubre, desde Johannesburgo, que será la última parada del viaje. El sur de África ocupa un lugar especial en la historia de los duques de Sussex, ya que Botsuana fue el destino de su primer viaje juntos cuando comenzaron su noviazgo en 2016. En el Reino Unido, desde su matrimonio en 2018, la joven pareja real se ha visto sometida a un escrupuloso escrutinio, en especial en lo relativo a Meghan Markle. Reportaje/Imágenes: Efe

El duque de Sussex, el príncipe Harry. también visitó iniciativas de conservación en la cuenca del río Okavango

Comentarios

Comentarios