Compartir:

FCC, controlado por el magnate mexicano Carlos Slim, ganó 262,2 millones de euros en 2020, lo que representa un descenso del 1,7 % con respecto a 2019 debido al impacto de las diferencias de cambio en 51,3 millones durante el ejercicio, según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio bruto de explotación (ebitda) de este grupo empresarial español sumó 1.047,5 millones, el 2,1 % más, debido a la evolución de las principales áreas de negocio del grupo, la contribución del área de concesiones y al aumento de venta de derechos de CO2 llevada a cabo por la actividad cementera del grupo.

En el conjunto de 2020 el grupo FCC alcanzó 6.158 millones de euros de ingresos, un 1,9 % inferior a 2019, y las actividades de medioambiente, agua y concesiones suavizaron la contracción en las áreas de construcción y cemento, más afectadas por las restricciones adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria.

A cierre de diciembre 2020, la cartera de ingresos contabilizó 29.411,7 millones de euros y, según la compañía, no recoge contratos relevantes que están en fase de adjudicación provisional, principalmente en el área de medioambiente.

Por áreas geográficas, la mayor parte de los ingresos de FCC procedieron de España, que aportó 3.672,3 millones, el 6 % más.

Atendiendo a las distintas áreas de negocio, la división de medio ambiente fue la que más ingresos aportó a FCC en 2020, 2.888,2 millones, el 0,9 % menos.

Por su parte, a nivel de ebitda contribuyó con 450,9 millones, el 8,4 % menos, debido a los menores rendimientos de las plantas incineradoras en Reino Unido por paradas programadas para su mantenimiento o reparaciones extraordinarias.

Por su parte, construcción facturó a cierre del ejercicio 1.611 millones, el 6,3 % menos, debido al menor ritmo de ejecución y la paralización temporal de algunos proyectos en curso, centrados en el ámbito internacional, principalmente en Latinoamérica y Oriente Medio.

El ebitda del área se redujo un 46,5 % hasta los 53,6 millones afectada por la pandemia de coronavirus.

Además, el negocio de agua obtuvo una cifra de negocios de 1.188,3 millones, el 0,1 % más, con una mayor aportación en Francia, Colombia y Arabia Saudí y pese al descenso en España por el impacto de la pandemia. El ebita creció un 0,4 % hasta los 282,9 millones.

La división de cemento, por su parte, registró unas ventas de 382,6 millones, el 7,4 % menos, debido a la disminución de volúmenes facturados en los mercados de España y Túnez por el confinamiento y la caída de las exportaciones desde ambos mercados.

El ebitda de esta división fue de 139,9 millones, el 62 % más, gracias a la venta de derechos de CO2.

El negocio de concesiones multiplicó por 2,5 sus ingresos hasta los 123,5 millones y su ebitda casi se triplicó con 94,6 millones por la contribución de Cedinsa tras adquirir el control de la mayoría de su capital en noviembre del año 2019.

Por último, el área corporativa registró un impacto negativo de 35,6 millones y el ebida cayó un 23 % hasta los 25,6 millones.

A cierre del ejercicio, la deuda financiera se redujo un 21,8 % hasta los 2.797,8 millones y el patrimonio neto creció un 17,6 % hasta los 2.908,7 millones.

Compartir:

Comentarios

Comentarios