El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este viernes con una subida del 0,9%, hasta los 40,28 dólares el barril, apoyado en la debilidad del dólar, que continúa perdiendo terreno frente a otras monedas, lo que hace que la inversión en el crudo texano sea más atractiva para operadores extranjeros.

A las 09.03 hora local (13.03 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en septiembre sumaban 0,36 dólares con respecto al cierre de la sesión previa del jueves.

El barril de referencia estadounidense avanzaba en una jornada en la que los analistas achacaban los movimientos alcistas del “oro negro” a la pérdida de valor del dólar, que en los últimos días se ha depreciado cerca de un 4,5 % a niveles no vistos desde hace al menos dos años.

También señalaban la buena actuación bursátil en las operaciones previas a la apertura de la bolsa de las grandes tecnológicas, que ayer presentaron unos resultados trimestrales y semestrales que superaron las expectativas de Wall Street.

“El repunte en el sector tecnológico de esta mañana es bueno para los activos de riesgo, ya que el mercado del petróleo a menudo se correlaciona en cierto grado con el de las acciones”, dijo en una nota el director de futuros de energía de Mizuho Securities, Robert Yawger.

El experto apuntó que algunos ven el mercado de acciones como un indicador de demanda para el mercado del petróleo crudo ya que en su opinión esa correlación funciona “la mayoría de las veces”.

En el lado negativo, existe algo de incertidumbre en los mercados energéticos por la variación prevista en los recortes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, que tal y como acordaron en su última reunión incrementarán su bombeo en alrededor de 1,5 o 2 millones de barriles por día en cuanto empiece agosto.

Esto ha sembrado dudas sobre de qué manera puede acoger el mercado más producción de crudo estando ya debilitado en el lado de la demanda debido a la pandemia del coronavirus.

Comentarios

Comentarios