Dalia, la nueva Jasmín empoderada,

La principal producción fotográfica de ALADDÍNse llevó a cabo en los escenarios de LongcrossStudios yArborfieldStudios, ambos en el Reino Unido, así como en el ReinoHachemita al sur de Jordania.

La producción filmó en los imponentes paisajes desérticos de WadiRumyDivisión Wadi de Jordania,donde se realizó Lawrence de Arabia.La Royal Film Commissionayudó mucho a la producción durante la filmación, incluyendo amplios servicios de producción, asistencia en logística facilitadora con autoridades locales, permisos de seguro para cine y el alquiler de 150 locaciones para complementar al equipo británico existente.

La diseñadora de producción,Gemma Jackson, que recibió un premioEmmy® por su trabajo de diseño de producción en Game of Thrones,fue la encargada de dar vida a Agrabah.Ella imaginó la ciudad como una puerta de entrada al mundo oriental, con una brillante variedad de colores, culturas y sonidos. Se inspiró principalmente en la arquitectura marroquí, persa y turca y en elementos característicos de Arabia, India y las culturas surasiáticas, ya que Agrabahes un país árabe de la Ruta de la Seda donde pueden encontrarse influencias de otras culturas.

El departamento de arte, bajo la supervisión de Gemma Jackson, construyó en sólo 15 semanas una enorme escenografía exterior de Agrabah,sobre un pre-moldeado de hormigón del tamaño de dos campos de fútbol, en LongcrossStudios.

La decoración del set de Agrabah incluye telas, tejidos y tallados similares a los que se encuentran en Marrakech, muchos árboles, metales, frutas y verduras muy coloridos y un olivo de 1.000 años.

El patio deAgrabah, los puestos de mercado, los angostos callejones y los abarrotados techos fueron diseñados para amoldarse a la enorme coreografía y a los dobles característicos de los números musicales “OneJumpAhead” (“Un salto adelante”)y“Prince Ali” (“Príncipe Alí”).

La secuencia musical “Prince Ali”(“Príncipe Alí”) es la producción más grande en la película, con 250 bailarines y 200 extras. El diseñador de vestuario, Michael Wilkinson,y su equipo crearon más de 200 atuendos sólo para los extras.

El camello de flores amarillas de 9 metros sobre el que el Príncipe Alí llega al palacio se realizó con 37.000 flores y le tomó a 15 fabricantes de modelos tres semanas en hacer.

El director de fotografía, Alan Stewart,tenía siete cámaras filmando la fastuosa producción “Prince Ali”(“Príncipe Alí”) para capturar todos los detalles del desfile. Para la secuencia “OneJumpAhead” (“Un salto adelante”) colocó una cámara GoPro en la cintura de Mena Massoud, para capturar escenas desde el ángulo de Aladdín, mientras corre y salta a través de los angostos callejones y los techos.

El equipo de efectos visuales creó 40 minutos de animaticsy previsualizacionespara el número musical “Prince Ali”(“Príncipe Alí”) para dar a los cineastas una mejor idea de la coreografía que se incluiría.

La habitación de Jasmín en el palacio refleja la inteligencia y la fortaleza de su carácter. La decoración de la escenografía incluye libros, mapas, opulentos tapices y piezas de arte coleccionadas por la princesa.

La cama de Jasmín fue duplicada en tamaño, para que ambos la princesa y su tigre Rajah pudieran acomodarse sobre ella. El acolchado de la cama fue bordadoa mano en Pakistán para honrar al reino de la difunta madre de Jasmín, Shehrabad, en el sur de Asia.

La Caverna de las Maravillas se creó con una combinación de escenografías prácticas y trabajos de efectos visuales. Los interiores fueron construidos sobre estudios de sonido en LongcrossStudiose incluían una enorme cabeza de león en la entrada a la caverna y formaciones rocosas artificiales cubiertas por joyas y diferentes tesoros. La decoradora de set, Tina Jones, consiguiójoyas de toda la región, que son muy coloridas y brillantes. Algunas fueron moldeadas en caucho y colocadas sobre el piso de la caverna, para que los actores y el equipo pudieran caminar con comodidad.

Se utilizó casi todo tipo de trabajo de efectos visuales en ALADDÍN, incluyendo animación del personaje,captura de movimiento facial, extensiones de escenografía, entornos digitales y simulaciones de efectos especiales.

El supervisor de efectos visuales, Chas Jarrett, construyó una plataforma hidráulica de 6 ejes para usar en la secuencia de la alfombra voladora en “A Whole New World” (“Un mundo ideal”).El pozo sobre el que se sentaron Mena Massoud y Naomi Scott era controlado por un dispositivo de entrada operado manualmente, que movía cientos de alfileres hacia arriba y abajo y hacia los lados, sobre una pantalla azul que mostraba fondos filmados con anterioridad.

El compañero de Aladdín, Abu, fue completamente digital y basado en un mono capuchino.

La diseñadora de maquillaje y peinados, Christine Blundell, creó una peluca, una barba y un bigote que usó NavidNegahbanen su rol de Sultán. Cada una de las piezas, coloreadas para que combinaran con su color natural, tenía cabello auténtico entretejido. El proceso completo llevaba 45 minutos todos los días.

ALADDÍN, la apasionante adaptación de acción real del clásico animado de Disney de 1992, es la emocionante historia del encantador joven callejero Aladdín, la valiente y decidida Princesa Jasmín y el Genio, que puede ser la clave de su futuro. ALADDÍN está dirigida por Guy Ritchie (Sherlock Holmes, TheManfrom U.N.C.L.E.), que aporta su singular estilo de rápida acción visceral a la ficticia ciudad portuaria de Agrabah, y está escrita por John August (DarkShadows, Big Fish) y Ritchie, basada en ALADDÍN de Disney.

LA HISTORIA MÁGICA~

Las calles de Agrabah son el hogar de Aladdín (Mena Massoud), un encantador joven callejero, que está ansioso por dejar atrás su vida de ratero, creyendo estar destinado a cosas más grandes. Unas calles más abajo, está la Princesa Jasmín (Naomi Scott), la hija del Sultán, que albergasus propios sueños. Desea tener una vida fuera de los muros del palacio y utilizar su título para servir mejor a la gente de Agrabah, pero su padre es sobreprotector y su doncella, Dalia (NasimPedrad), la cuida muy de cerca. El Sultán (NavidNegahban) está preocupado por encontrar un esposo adecuado para su hija, mientras Jafar (MarwanKenzari), su leal asesor y poderoso hechicero, se ve frustrado por la posición pasiva del Sultán con relación al futuro de Agrabah e idea un plan para obtener el trono.

Aladdín va al rescate de Jasmín cuando ella visita el mercado disfrazada de plebeya y de inmediato queda fascinado por su belleza y su espíritu pasional, sin conocer su verdadera identidad. Al seguirla de regreso al palacio, queda atrapado por el diabólico plan de Jafar y cae en sus manos una lámpara de aceite mágica que era para Jafar y hace aparecer accidentalmente al Genio (Will Smith) que está adentro.El Genio, una criatura colorida y exuberante que cambia de forma, concede a Aladdín el deseo de convertirse en una persona merecedora del amor de Jasmín y del respeto del Sultán: el Príncipe Alí. Mientras Aladdín y el Genio se hacen amigos, Jasmín también sucumbe a sus encantos y se embarcan juntos en una aventura peligrosa y emocionante, que pondrá a prueba la fe que cada uno se tiene y el amor entre ellos.

UN MUNDO IDEAL

El productor Jonathan Eirich ama el clásico animado de Disney, ALADDÍN, desde que era niño, y a través de los años le atrajo la idea de revivirlo como una película con imágenes reales en la pantalla grande. Eirich compartió la idea con Dan Lin, el fundador y CEO de Rideback, la productora presidida por Eirich, quien estuvo de acuerdo en que era una oportunidad única para actualizar la película original de 1992.

“Es una gran historia de amor, pero también es una gran película sobre la amistad y el compañerismo”, dice Lin. “Por ello, tenemos por un lado el clásico romance entre Aladdín y Jasmín y, por el otro, la creciente amistad entre el Genio y Aladdín”.

Libremente basada en una leyenda folklóricade Medio Oriente extraída de Las mil y una noches,ALADDÍN es una historia atemporal y, afortunadamente,también una historia que Disney buscaba revivir. Fue por el año 2015 y, a pesar de que había mucho que discutir en términos de cómo reinventar el éxito de taquilla ganador del premio Oscar®, una pregunta siempre volvía: “¿por qué?” “Su estructura es tan bella y la música es tan increíble que nos dimos cuenta de que básicamente no había nada que quisiéramos cambiar aquí”, dice Eirich. “El desafío luego cambió a cómo hacer para refrescarla y asegurarnos de darle a la audiencia algo nuevo, sin dejar de lado lo que ellos aman”.

ALADDÍN es la historia de cada hombre, con una narrativa clásica y un tema universal, que apela a diferentes grupos etarios y demográficos; y como productores, tuvieron la sensibilidad para poner un pie en el pasado, en lo conocido, y un pie en el futuro y en lo desconocido.

Lin y Eirichimaginaron ALADDÍNcomo una gran película de resultados, pero también sabían que debía incluir retratos positivos de la cultura de Medio Oriente, basada en un contexto árabe auténtico. “Teníamos el proyecto increíble en la película de 1992 que ya sabíamos que funcionaba”, dice Lin, cuya experiencia como productor incluye La gran aventura Lego y Sherlock Holmes. “Solo necesitábamos encontrar las formas de mejorarla y hacerla contemporánea”.

Los meses siguientes se dedicaron a hacer ajustes en la narrativa y a decidir qué elementos de esta historia tan particular serían los que atraería nuevamente al público a los cines; y John August (Sombras tenebrosas, El gran pez) pronto entregó un guion que era un relato más moderno de la historia. Cuando Guy Ritchie le agregó su firma al guion y se comprometió a dirigir, las cosas comenzaron a cuadrar.

El director detrás de películas como Sherlock Holme y Juegos, trampas y dos armas humeantes posee un estilo cinematográfico muy particular y un talento para la acción rápida, cruda y visceral, que era justo lo que la película necesitaba. Supo instintivamente cómo dar vida al personaje de Aladdín. Muchas de sus películas muestran varias reencarnaciones de la cultura callejera y sus estafadores y el personaje de Aladdín es, en esencia, un ladrón que lucha por sobrevivir.

“Lo vi como una especie de choque entre dos mundos. Es una historia sobre un joven callejero que enfrenta sus inseguridades dentro de un entorno Disney. Este entorno me dio un nuevo lugar en el que descubrir y experimentar un mundo conocido para mí, en el que me siento confiado”, dice Ritchie. “Me gusta embarcarme en desafíos nuevos, creativos, y éste ciertamente lo era”.

Mientras ALADDÍN es una de las historias paradigmáticas sobre un estafador que, finalmente, hace el bien, también es un musical propiamente dicho, algo que a Ritchie le encantó. “Me interesaba hacer un musical”, dice. “Tengo cinco hijos y eso influye en las decisiones que tomas, mi casa era todo sobre Disney en ese momento”.

REUNIENDO A LOS ACTORES

Uno de los desafíos más grandes para Disney y la película —aunque también una enorme oportunidad— fue el proceso de selección de los actores. Querían ver rostros nuevos en los roles de Aladdín y Jasmín, rostros que representaran la diversidad delGan Oriente Medio, y en 2016 lanzaron un casting masivo de actores para encontrarlos. Durante los 12 meses siguientes, vieron unos 2.000 actores, de Londres a Egipto, Abu Dhabi y la India, y la película, finalmente, tuvo el grupo de actores más diverso en la historia de las películas de Disney. “Realmente queríamos encontrar personas que fueran culturalmente auténticas en su rol, ya sea alguien descendiente de árabes o de Medio Oriente y de la región circundante”, explica el productor Jonathan Eirich.

Para ALADDÍN, buscaban a alguien encantador y humilde, que el público apoyara, y que pudiera  cantar, bailar y realizar la cantidad importante de escenas de riesgo que el papel requería. Mena Massoud fue seleccionado para el papel principal, recibiendo la noticia con un llamado mientras grababa Tom Clancy’s Jack Ryan, tres semanas antes de comenzar la fotografía principal.

El actor nacido en Egipto y criado en Toronto fue elegido para el papel por varias razones. “Guy quería filmar la película de una forma muy real, cruel y fantástica al mismo tiempo, que se centraba en la amistad y el crecimiento de los personajes principales”, dice Massoud. “Guy tiene una visión muy precisa en su mente de lo que quiere hacer y de cómo quiere hacerlo, pero también le permite a los actores jugar con eso. Realmente agradecí el hecho de que confiara en nosotros para hacer realidad su visión; es una responsabilidad increíble”.

El viaje de autodescubrimiento de Aladdín es la columna de la historia. Como alguien que perdió a sus padres a edad temprana y ha estado solo la mayor parte de su vida, Aladdín quiere encontrar su lugar en el mundo. “Tiene grandes aspiraciones”, dice Massoud. “Ve un futuro para él que es más grande que lo que tiene en el momento presente. No sabe exactamente qué es ni cómo va a llegar allí, pero sabe que está por ahí afuera”.

“Lo que es tan universal y adorable sobre Aladdín es que es una persona de buen corazón, que no puede evitar recurrir a otros para confirmarlo. Elige convertirse en príncipe y aún siente que nunca será lo suficientemente bueno”, dice Eirich. “Aunque posea esta conexión sorprendente con Jasmín con solo ser él mismo, y aunque lo veamos divertido, cautivante y capaz de cualquier cosa, lo relevante es que todavía no es consciente de ello.”

Mientras rodaba la película, Massoudtuvo entrenamientos físicos, lecciones de voz, de malabarismo, de danza y de buceo; pero los cineastas querían cuidarse de mostrarlo demasiado hábil o refinado. “Si todos los saltos que hace son perfectos, el personaje te deja de gustar porque de repente es demasiado perfecto para lo que nosotros esperamos de un joven callejero”, dice Ritchie. “Necesitas unos tropezones para que la audiencia piensa: ‘Bien, este chico es de los nuestros”.

“Aladdín es un alma buena,” dice Massoud. “Es muy abnegado y generalmente hace cosas por los demás, pero a medida que se enamora se pierde un poquito y comienza a convertirse en una persona que no es él. Sin embargo, es una buena persona con nobles intenciones, y hay gente que lo rodea que lo guía de regreso a donde debería estar”.

En cuanto a Jasmín, la hermosa y obstinada hija del Sultán, los cineastas querían hacer una interpretación más contemporánea, que se acercara mása lo que debe ser una princesa moderna, y darle bases para ayudarle a decidir quién es y qué quiere de la vida… y había una gran cantidad de actrices talentosas con deseos de ser consideradas para el papel.

Según Guy Ritchie, “todas las actrices que vimos tenían voces magníficas, lucían espectaculares, tenían un gran carisma y eran todas actrices maravillosas… todos los requisitos previos que una audiencia y un director pueden desear. Pero había algo distinto en Naomi Scott y en su entusiasmo y en su ilimitada generosidad de espíritu”.

Naomi Scott (PowerRangers), una cantante y actriz de descendencia surasiática que creció en Londres, siempre se relacionó con Jasmín y estaba muy emocionada de tener la posibilidad de revivir a la princesa en la pantalla. Muchas culturas diferentes se vieron representadas en la película animada, algo que Disney quería lograr. Era común que las bodas arregladas tuvieran lugar entre países como una forma de formar alianzas y, en la película, la madre fallecida de Jasmín viene del reino de Shehrabad, del sur de Asia, y por eso Jasmín es mitad surasiática y mitad árabe (y la influencia de su madre es visible en la vestimenta, inspirada en los diseños surasiáticos).

Scott vio a la princesa como alguien que anhela liderar al pueblo de Agrabah y tiene una opinión y una perspectiva sobre cómo debería hacerse. “Considero a Jasmínresiliente e independiente. Es una líder que quiere sentirse conectada con la gente de su reino y hacer lo correcto por ellos”, dice Scott. “No solo está luchando por sus propias elecciones, lucha por las elecciones de los demás y por hacer que la vida de los demás sea mejor. Es más ambiciosa y cuida al reino como un todo, busca el bienestar de todos”.

“Naomi es perfecta como una princesa más contemporánea”, dice el productor Dan Lin. “Es una pensadora muy moderna que tiene opiniones fuertes, pero logra el equilibrio con una conducta natural y cálida y un gran sentido del humor”.

Continúa Lin: “Jasmín quiere ser ella misma, independiente, y todos amamos la idea de un personaje femenino fuerte, que sabe lo que quiere, pero al mismo tiempo es totalmente abnegada porque está allí para cuidar al pueblo de Agrabah”.

Jasmín y Aladdín vienen de dos mundos diferentes. Ella pasa todo su tiempo en un magnífico palacio y Aladdín tiene la posibilidad de mostrarle un mundo que no ha visto nunca antes. Y como Aladdín, Jasmín no puede escapar de la vida para la que nació, y ambos quedan varados en situaciones en las que no pueden ser ellos mismos. “El Sultán es sobreprotector y quiere resguardarla en el castillo y separarla de todos”, explica Scott. “Jasmín quiere saber lo que sucede en su reino y reconciliar la distancia que se ha creado y Aladdín le da todo el coraje para hacerlo”.

Encontrar el actor correcto para el papel del Genio, la entidad azul que cambia de forma y está confinado a una lámpara de aceite, fue más difícil y el límite se puso bien alto con Robin Williams. El trabajo de Williams fue la primera interpretación real de un personaje animado por parte de una celebridad y posiblemente uno de los mejores; fue universalmente aclamado, pero los cineastas no buscaban recrear su desempeño icónico. Era la energía de la interpretación que debía ser diferente, pero, ¿quién podría traer una energía que se sintiera similar al espíritu del original conservando su propio estilo distintivo?

Necesitaban un actor con una variedad enorme… alguien que pudiera actuar tanto en algo cómico como en algo dramático, que pudiera ser emocional, que pudiera cantar y entretener, alguien como Will Smith, quien resulta ser que estaba interesado. Al actor, productor, cómico y rapero con experiencias que incluyen Ali, Hombres de negro y Día de la independencia, nominado a cinco premios Golden Globe® y a dos premios Óscar®, ganador de cuatro premios GRAMMY®, le gustó la idea de reinventar el personaje y hacerlo propio. Pero las perspectivas se hicieron realidad cuando se encontró con Guy Ritchie.

“Una vez que nos sentamos y me explicó que quería una historia más auténtica, darle un espacio realista y mezclar ocasionalmente algunas referencias a la cultura popular, me comprometí”, dice Smith. “El estilo de Guy está entre la acción y la música, y él quería concentrarse en los aspectos de los personajes que eran diferentes de lo que uno espera de una película de Disney, y que eran únicos, inteligentes y divertidos”.

“Will es un artista muy generoso en todos los sentidos”, dice Ritchie. “Gran parte de mi tarea era alentar a Will a ser Will, pero también estaba muy abierto a nuevas propuestas. Improvisábamos ideas diferentes y encontrábamos un ritmo entre nosotros en el que pronto fueron evidentes las ideas que flotarían y las que se hundirían”.

“EL GENIO ES UN ESTAFADOR Y UN MENTOR”

Ambos compartían la misma visión sobre el personaje del Genio. “El Genio es un estafador y un mentor, y está intentando guiar a Aladdín hacia la verdad de la grandeza que ya está adentro de él”, dice Smith, “y me encanta esa idea… ser uno mismo. A mí, en esta etapa de mi vida, me encanta representar un personaje que intenta ayudar a un joven a convertirse en un hombre”.

Continúa Smith: “Robin Williams hizo un trabajo realmente brillante en la película, un desempeño memorable y, para mí, cuando busco un rol, especialmente uno que tenga valor nostálgico para mí, me pregunto: ‘¿Hay algo de carne en el hueso? ¿Qué puedo agregarle al papel?’. Uno de los aspectos más importantes era ir de la animación a imágenes reales, y la idea de poder rendir un homenaje al personaje original y honrar a Robin, mientras que al mismo tiempo dábamos una nueva voz para modernizar al Genio… había potencial para crear algo que hiciera ambas cosas”.

“Este fue el primer proyecto desde El príncipe del rap de Bel-Air que utiliza muchas de las cosas que me gusta hacer”, dice Smith. “En esta película, canto y bailo, hago rap, actúo y hago comedia y drama, fue una gran oportunidad para usar mi completo ser como artista”.

Mientras trabaja para Aladdín, el Genio comienza a preocuparse por él. Sirviéndole de algo así como su conciencia, alienta a Aladdín a ser él mismo y lo convence de que la riqueza y el título no son necesarios en el amor.

“La conversación ingeniosa entre el Genio y Aladdín muestra a Smith en su excelencia, moviéndose a la misma velocidad e igualmente entretenido”, dice Eirich.

Para ayudar a dar más dimensión a la nueva Jasmínempoderada, los guionistas crearon un personaje nuevo, Dalia. Dalia, la doncella de la princesa, es un segundo papel femenino con su propia historia y personalidad, quien posee una relación fuerte y alentadora con Jasmín y es la amiga en quien confía. A través de sus conversaciones, la audiencia recibe una idea sobre lo que la princesa está pensando realmente.

Dalia es divertida, pícara y despreocupada por naturaleza, y está representada por la actriz iraní norteamericana NasimPedrad, más conocida por su participación de cinco temporadas en SaturdayNightLive. Cuando era una niña, Pedrad era una gran fanática de la película animada
y dice: “No había muchos retratos de la cultura de Medio Oriente en Hollywood en ese momento, por eso verlo como una mujer iraní norteamericana e identificarse con eso es un impacto mayúsculo”.

“Jasmín es fuerte, y frente a la tradición puede ser un poco rebelde, por eso Dalia siempre está tratando de sacarla de los problemas”, dice Pedrad. “Ha estado al lado de Jasmín durante años y realmente cuida de ella. Yo tengo una hermana menor con quien tengo una relación muy cercana, y esto me recordó mucho a esa dinámica”.

Además de darle a la princesa más profundidad, el personaje de Dalia también mejora el personaje del Genio. Explica Smith: “fue un agregado lindo y delicado que humaniza más al Genio, y hay una inocencia cómica hermosa en la actuación de Nasim… será divertido ver cómo reaccionan las audiencias frente a eso”.

El actor holandés tunecino MarwanKenzari (Asesinato en el Expreso de Oriente) es Jafar, el asesor leal y en quien el Sultán confía,y quien es, al mismo tiempo, un estafador astuto y poderoso, que utiliza un cetro con cabeza de serpiente con poderes misteriosos. “Creamos un trasfondo para Jafar, para darle al público una idea de la persona que era antes de ir al palacio”, dice Eirich, “y resulta que él, como Aladdín, es un huérfano que se crió en las calles y se hizo camino para lograr un segundo puesto en la cadena de mando del Sultán”.

Como resultado, Jafar ahora es un villano con el que la audiencia puede identificarse. “Marwan le dio realmente una base al personaje”, dice Lin. “Ahora entiendes por qué es tan malo, y creo que eso es lo que lo hace un buen villano. Ha sido el número dos del Sultán durante un largo tiempo y se está desgastando realmente. Y Jafar quiere el poder, y no es paciente”.

NavidNegahban (Legión) es el Sultán, la autoridad del reino de Agrabah en busca de un marido para su hija. Es un líder sabio y respetado, también es un padre cariñoso y dedicado, pero los dos roles muchas veces entran en conflicto. Billy Magnussen (Maniac) es el Príncipe Anders, el pretendiente apuesto y arrogante, pero torpe y tonto de Skånland que desea casarse con la princesa. El actor turco-alemán NumanAcar (Seguridad Nacional) interpreta a Hakim, la mano derecha de Jafar, que controla a los guardias del palacio.

El humor y el carácter llevadero de Ritchie contribuyen a una atmósfera productiva y divertida durante la filmación. “Guydirige un set relajado y nos permite a todos hacer participaciones creativas; en realidad, las alienta”, dice Eirich. “Escucha a los actores para tener su opinión sobre el punto de vista del personaje, y como resultado todos están contentos con lo que hacen, y eso se refleja en la pantalla”.

“Guy aporta una enorme energía cinética a todo”, agrega Lin. “Se muestra contento y es algo travieso. No tiene miedo de atreverse e intentar nuevas formas de hacer las cosas”.

Los actores y el equipo fueron igualmente efusivos en sus elogios para el director. “Como actores, nos sentimos realmente respaldados y con la confianza de todos los involucrados en el proyecto nos sentimos cómodos de probar y experimentar”, dice Smith. “Por tanto, fue una experiencia maravillosa”.

Agrabah: Una ciudad bella y encantadora~

La fotografía principal en ALADDÍNfue realizada entre agosto de 2017 y enero de 2018, en escenarios de los estudios Longcross y Arborfield en el Reino Unido y en una locación en Jordania. El talentoso equipo creativo que acompaña al director Guy Ritchie estaba compuesto por el director de fotografía Alan Stewart, la diseñadora de producción Gemma Jackson, el editor James Herbert, el diseñador de vestuario Michael Wilkinson, el coreógrafo Jamal Sims y el supervisor de efectos visuales Chas Jarrett.

ALADDÍN está situada en Arabia y en la ficticia ciudad portuaria de Agrabah, una ciudad comercial sobre la Ruta de la Seda, que es el cruce comercial entre el este y el oeste. La responsabilidad de dar vida a Agrabah estuvo en las manos de la diseñadora de producción Gemma Jackson (Descubriendo el país de Nunca Jamás), cuyo trabajo ganador del premio Emmy® en Game of thrones es visualmente similar a lo que los cineastas querían para la bulliciosa ciudad.

Imaginaban a Agrabah como una entrada multicultural al mundo oriental, internacional en su sentir y su alcance, pero fuertemente influenciada por Arabia y la cultura árabe. “Tomamos la decisión temprana de basar este mundo en alguna expresión de la cultura del Medio Oriente que tuviera, simultáneamente,elementos de un universo multicultural contemporáneo”, dice Ritchie. “El desafío era lograr el equilibrio justo para que se viera como auténtico”.

A Jackson siempre le fascinaron el Medio Oriente y Persia y se propuso infundir en Agrabah una variedad vibrante de colores, culturas y sonidos. Inspirándose en la arquitectura marroquí, persa y turca, sus diseños incorporaron, de una forma bella y emocionante, elementos de la cultura árabe y de la región en general.

La enorme escenografía exterior se construyó en los estudios Longcrossen apenas 15 semanas, sobre una plataforma del tamaño de dos campos de fútbol. Todo lo que se refiere a la disposición, desde los muros marroquíes rosas, el patio y los puestos del mercado, hasta los pasajes angostos y los techos abarrotados, fue diseñado para que se adaptara a la filmación de los números musicales “OneJumpAhead” (“Un salto adelante”) y “Prince Ali” (“Príncipe Alí”).Dice Lin: “Había una lógica detrás de cada sitio de construcción, la dirección de cada calle que doblaba y la orientación de cada casa debido a los números musicales y las escenas de acción tan elaboradas”.

Eirichcoincide y agrega: “Cuando caminaba alrededor del set podía disfrutar las texturas y colores y experimentar los diferentes tipos de personas, idiomas y animales… era un mundo mágico”.

La decoración del set de Agrabah incluye una cantidad de telas, tejidos y tallados, maderas coloridas, metales, frutas, verduras y un olivo de 1000 años. “Había un mercado entero, un bazar con personas elaborando delicias turcas, vendiendo lámparas y haciendo tallados… era genial”, dice Mena Massoud.

El set de Agrabah también fue utilizado para el desfile principal delante de las puertas del palacio del Sultán, donde se realizó el número musical “Prince Ali” (“Príncipe Alí”).La secuencia se trata de un desfile fastuoso, con toques de carnaval y similar a un circo, realizado para el Príncipe Alí, cuando llega al palacio. Hace su entrada sobre un camello de 9 metros de altura realizado con 37.000 flores que les tomó, a 15 fabricantes de modelos, tres semanas en hacer.

El número de mayor producción en la película, que estuvo a cargo de 250 bailarines y 200 extras, fue “Prince Ali” (“Príncipe Alí”),filmado durante cinco días, con el director de fotografía Alan Stewart (Sherlock Holmes) y su equipo, con siete cámaras para captar toda la acción.

Para la secuencia de “OneJumpAhead” (“Un salto adelante”),que también se desarrolla en las calles de Agrabah, Stewart adhirió una cámara GoPro a la cintura de Mena Massoud, para capturar escenas desde el ángulo de Aladdín mientras corre y salta a través de los angostos callejones y abarrotados techos.

La secuencia fue filmada en cámara lenta y rápida para dar un tono nuevo y fresco a la acción. “No hay tiempo real ahí”, explica Ritchie. “Filmamos algunas de ellas en 36 cuadros [cámara lenta] y otras en 18 cuadros [cámara rápida], entonces Mena tenía que cantar en sincronía con el playback y eso lo hacía lucir en cámara lenta y viceversa”. Una película normalmente se filma en 24 cuadros.

El colosal palacio del Sultán está ubicado en las afueras del pueblo y era importante para Jackson que hubiera un contraste marcado entre ese lugar y Agrabah. Para ayudar en la iluminación de dos mundos diferentes, creó una paleta de colores y texturas para cada escenario. “No quería que resultara un castillo típico”, dice Jackson, “y como me dieron la oportunidad de reinventar este mundo, es extremadamente opulento y representa las maravillas de Oriente”.

Los interiores del palacio, incluyendo el enorme Gran Muro y la suntuosa habitación del trono, presentan magníficos pisos de mármol, hermosas arcadas, molduras ornamentales de madera y grandes tapices. Las verdaderas telas, puertas y baldosas que Jackson acumuló en su búsqueda de materiales se ven en todo el palacio como decoración del set.

El enclave y la habitación femenina y culta de Jasmín fueron diseñados para ejemplificar la inteligencia y la fortaleza de su carácter, y están revestidos de libros, mapas, tapices suntuosos y objetos de arte. La cama fue duplicada en tamaño, para que ambos la princesa y su tigre Rajá pudieran acomodarse sobre ella.  El acolchado de la cama fue bordado a mano en Pakistán para honrar al reino de la difunta madre de Jasmín, Shehrabad, del sur de Asia.

El vestuario: una impresionante variedad de telas, texturas y colores ~

El diseñador de vestuario nominado al permio Óscar®, Michael Wilkinson (Escándalo americano), se sentó con los cineastas y Disney al comienzo, durante la preproducción, para repasar los temas de vestuario para cada uno de los personajes principales. Era importante para todos los que estaban detrás de escena que el vestuario fuera auténtico en cuanto a la etnicidad de los personajes y la zona geográfica de dónde venían. Para saturar con mucho color el mundo que estaban creando en pantalla, Wilkinson procuró locaciones en África, Medio Oriente, Turquía y Pakistán, en busca de telas y tejidos, de ricas texturas y hermosos colores.

Mientras la mayoría de las mujeres de Agrabah visten de modo tradicional árabe (estampados llamativos, grandes diseños florales arabescos), el vestuario de Jasmín se inspiró en el sur de Asia (sedas, estampados de cachemir, perlas y bordados) para honrar a su difunta madre, que era originaria del reino vecino de Shehrabad. Naomi Scott tiene raíces en el sur de Asia y la conexión entre el personaje y su propio legado cultural es algo emocionalmente muy fuerte para Scott.

Wilkinson diseñó nueve modelos para la princesa y todos tenían colores fantásticamente enérgicos para representar su fuerte personalidad y su pasión por la vida. “Tiene tantos modelos coloridos como es necesario, pero todo lo que ella quiere hacer es salir y ver a la gente del pueblo”, explica Naomi Scott. “Es una gran yuxtaposición tenerla restringida en esos trajes tan opulentos,ya que no es lo que ella quiere y en ellos no se siente realmente ella misma. Ella tiene sus obligaciones y las cosas que debe hacer por ser una princesa, pero cuando sale al mercado o con Aladdín, prefiere usar pantalones o babuchas”.

Uno de los atuendos más atractivos es un vestido formal de color anaranjado, con un velo bordado y mangas transparentes, que usa para saludar al Príncipe Alí en el palacio. “Es más del estilo del sur de Asia, pero puedes ver influencias de la cultura árabe, como el corpiño de cintura alta y las joyas”, dice Wilkinson.

Cuando le presentan al Príncipe Anders en el palacio, Jasmín lleva un atuendo sin mangas de color fucsia con toques turquesas y una cola de 3 metros, que sugiere la formalidad del entorno. Usa la falda muy decorada, con suntuosos adornos de monedas y hermosas joyas brillantes, abierta al frente, sobre pantalones de seda turquesa para darle apenas un detalle moderno.

El atuendo turquesa de dos piezas que Jasmín usa cuando baila con Aladdín como Príncipe Alí en el Festival de la Cosecha está bordado a mano y embellecido con cristales, adornos en oro y piedras de colores. “Son unas babuchas turquesas con un movimiento maravillosamente amplio, con una pluma de pavo real y está relacionado directamente con el vestuario de la película animada”, dice Wilkinson.

El diseño de los estilos para el personaje del Genio fue un desafío creativo diferente para Wilkinson. Es un ser reproducido mediante gráficos computarizados (CG-rendered) durante parte de la película, por eso, aunque se quería honrar a Will Smith creando un vestuario a tono con su personalidad, también se necesitaba algo que el público pudiera reconocer. “Will es tan divertido para trabajar; es muy audaz y puede hacer bien cualquier cosa”, dice Wilkinson. “Decidimos que su personaje fuera volátil, así cada vez que lo ves está haciendo modificaciones y ajustes a su vestuario”.

Wilkinson jugó con una cantidad de estilos diferentes antes de decidirse a crear el propio, que él mismo diseño con capas de cientos de metros de telas azules hermosas y fuertes. Sus sombreros se convirtieron en el estilo distintivo del personaje y el azul fue su marca.

“Prince Ali” (“Príncipe Alí”) fue una tarea enorme para Wilkinson y su departamento, debido al tamaño gigantesco y el alcance del escenario y la cantidad de actores y extras que participaron. Más de 200 prendas fueron creadas especialmente para estas escenas y cada personaje tuvo su propio estilo único, que combinaba el vestuario, el peinado y el maquillaje.

Como en el diseño de producción de la película, hay un marcado contraste entre esos dos mundos tan diferentes: el vestuario usado por la gente de Agrabah y el mundo de la familia real y su lujosa vida en el palacio, algo con lo que el diseñador de vestuario se divirtió jugando.

Igual de divertida fue la creación de la transformación que sufre Aladdín. “Vemos su increíble transformación de joven callejero y humilde a príncipe majestuoso”, dice Wilkinson. “Jugamos con diferentes siluetas y decidimos que su vestuario como Príncipe Alí debía apenas superarlo”.

Will Smith actor, productor, cómico y rapero

El paisaje imponente de Jordania ~

La producción se trasladó al Reino Hachemita de Jordania a fines de noviembre para filmar en las impresionantes vistas desérticas de WadiRum y WadiDisi. “Siempre es fantástico filmar en la locación porque realmente te coloca en el espacio y provee otro grado de autenticidad a las actuaciones”, dice Will Smith, “y creo que el contraste entre la tierra virgen y los efectos visuales será muy especial”.

“Yo nací en El Cairo y regresé allí algunas veces para ver el desierto y las pirámides”, dice Mena Massoud, “y se siente algo realmente increíble al regresar al lugar donde están tus raíces”.

La Royal Film Commission de Jordania ayudó mucho durante la filmación, incluyendo amplios servicios de producción, asistencia en logística facilitadora con autoridades locales, permisos de seguro para cine y el alquiler de 150 locaciones para complementar al equipo británico existente.

“Jordania no solamente provee los increíbles paisajes necesarios para una historia tan hermosa, sino también toda la ayuda necesaria para que sea un éxito”, dice la Princesa Rym al-Ali, directora ejecutiva interina de la Royal Film Commission – Jordania. “La Royal Film Commission está comprometida en  ayudar a que las buenas historias se materialicen en la pantalla. Y esto va más allá de la oferta de servicios de producción. También tenemos disponible un equipo profesional local. Nos preocupa la capacitación, como así también la construcción de una audiencia  que aprecie las películas de calidad”.

Dan Lin, Jonathan Eirich, Guy Ritchie y el productor ejecutivo Kevin De La Noy analizaron diversos países de Medio Oriente y el norte de África antes de decidirse por Jordania. Fue la belleza estética de la región y los beneficios ofrecidos a la producción a través de la Royal Film Commission lo que más influyó en su decisión. “Jordania era simplemente hermosa y la familia real nos dio una espectacular bienvenida”, dice Smith. “Tantas cosas maravillosas e históricas tuvieron lugar en esos desiertos… podías sentirlos en las texturas de la luz y de las rocas”.

“Logras un sentido de lo épico y creo que la palabra épico se aplica más al lenguaje fílmico que a cualquier otro”, dice Ritchie, “y si existe algún lugar épico, es ese. El concepto básico de lo épico es Lawrence de Arabia y nosotros seguimos esos pasos”. 

La música atesorada~

Aunque el director Guy Ritchie nunca había dirigido un musical antes de ALADDÍN, sus películasestán muy influenciadas por la música. “Este es un musical en su forma tradicional más pura”, dice, “y me gustó el desafío. Intenté no ser tan ambicioso ni reinventar la rueda en términos de un musical, pero sí quería sentir que era suficientemente fresco, aun manteniendo el tono original de la primera película”.

La música y las canciones compuestas por el ocho veces ganador del premio Óscar® Alan Menken y los compositores ganadores del premio Óscar® Howard Ashman y Tim Rice por la película de 1992 son perfectos, pero Ritchie quería que se sintieran más contemporáneas, tanto lírica como musicalmente… una idea que Menken adoptó incondicionalmente. Las canciones en la película animada eran parte de la música del mundo árabe, con toques de jazz en algunos momentos. Los nuevos arreglos de Menken incorporan elementos del pop y una muestra de los talentos musicales de Will Smith.

La letra de “Prince Ali” (“Príncipe Alí”), el número de canto y danza de mayor producción de la película, fue adaptada para adecuarse mejor personaje del actor. Dice Smith: “ALADDÍN es una extraña combinación de herramientas cinemáticas. Muy pocas películas poseen canto, danza, drama, comedia, acción y efectos especiales en una sola película… y acá lo tenemos en una sola escena”.

“Guy realmente quería probar suerte con la música, pero al mismo tiempo sentía un profundo respeto por las canciones originales”, continúa Smith. “Sabía cómo quería que sonara y cómo quería que se sintiera, pero me dio la libertad de usar mi base de hip-hop y darle un tono fresco”.

La música de la película en acción real es muy sinfónica y recuerda al viejo Hollywood en muchos aspectos. “La mayor parte del tiempo,Guy quiere que las cosas sean muy sobrias, pero por momentos la música simplemente explota”, dice Menken. “Obviamente se extrae de los temas de las canciones, casi exclusivamente, pero hay algo de la acción real en sus texturas y su tono”.

“ArabianNights” (“Noches de Arabia”) es hoy un número musical completo, que sirve de introducción para la historia y su entorno encantado. Menken trabajó con BenjPasek y Justin Paul, compositores ganadores delpremio Óscar® y de los premios Tony® (La LaLand, DearEvan Hansen, El Gran Showman) para crear nuevas letras. “El trabajo se hizo para que siguiera a la cámara mientras se eleva por Agrabah, creando este mundo para el público”, dice Menken. “Volvimos a escribir algunas de las letras para que se adaptaran a lo que Guy visualizaba en su mente, presentando a Jafar y básicamente estableciendo el escenario para el resto de la película. Es un número mucho más grande y ambicioso de lo que fue originalmente”.

Para Pasek y Paul, trabajar con el compositor legendario fue una oportunidad única. “Alan y Howard fueron nuestros héroes de la niñez… escribieron las canciones que nos impulsaron a ser compositores”, dice Pasek. “Creemos que la razón por la que nuestra generación ama tanto el teatro musical y el motivo de este resurgimiento que sucede ahora son Howard y Alan. Crecimos amando la narración a través de musicales y del teatro musical y todo se debe a lo que estos muchachos escribieron”.

“Cuando estábamos recién comenzando y alguien nos preguntaba lo que queríamos hacer o quién

queríamos ser, siempre decíamos, ‘queremos ser Alan Menken, Howard Ashman. Queremos escribir para Disney, por ejemplo para un musical animado de Disney… es nuestro sueño’”, dice Paul.

Y la admiración fue mutua. “Benj y Justin son como mis hijos, por así decirlo; son maravillosos”, dice Menken. “Soy muy estricto con los escritores, pero estos muchachos son realmente muy buenos. Quería que esto fuera una verdadera colaboración entre Justin, Benj y yo, no solamente, ‘oh, Alan Menken y sus colaboradores más próximos o algo así,’ ese no era el punto. La canción es una colaboración de nuestros estilos, como debería ser”.

“Speechless” es una canción nueva original escrita por Menken y Pasek y Paul, interpretada por Jasmín, que está lista para encontrar su voz. “Comienza con un piano solista, muy íntimo, y realmente se mete en el alma de Jasmín”, explica Menken. “Y a medida que crece, crece en los arreglos y la intensidad y al final vuelve en un círculo completo al piano íntimo con su voz que se eleva por sobre él. Tiene un hermoso arco, pero el sonido es orquestal y pianístico”.

“Esta es la canción más importante de Jasmín, cuando decide que va a defender sus creencias”, dice el productor ejecutivo Marc Platt (EL REGRESO DE MARY POPPINS), que trabajó con Pasek y Paul en La LaLand. “La canción va en paralelo con su arco en la historia, cantada por Jasmín con timidez al principio, pero más tarde sobreviene como un momento de gran empoderamiento. Jafar ha tomado poder porque su padre está indefenso y ella finalmente tiene la fortaleza de decirle lo que imagina para su futuro”.

“A medida que se desarrolla el guion, es claro que Jasmín será más poderosa y honesta que nunca y que era el momento para que ella tuviera su gran número”, dice Paul. “Su personaje emergía como alguien que tomaría este momento para imponerse y decir: ‘Tengo mi opinión y no me voy a quedar callada’”.

“Es una mujer a la que le dicen quién debe ser y cómo debe vivir en el mundo y por lo tanto no tiene voz”, agrega Pasek. “Por eso tuvo mucho sentido que esta mujer tan fuerte, a la que tantas niñas han adorado en su infancia,que termine reclando su propio poder”.

La coreografía diseñada por Jamal Sims (Hairspray, Un paso adelante) también fue adaptada a los nuevos tiempos. Tanto “Prince Ali” (“Príncipe Alí”) como “FriendLike Me” (“Un amigo fiel”) muestran movimientos de break-dance, lo que les otorga un sentimiento moderno y un sentido de autenticidad también. “Ambas son piezas de interpretación enormes”, dice el productor Dan Lin. “Era tanto el momento del Genio para brillar como la perfecta oportunidad para Will de mostrar los talentos múltiples que tiene para actuar, cantar y bailar en ese set icónico”.

En el caso de “OneJumpAhead” (“Un salto adelante”), interpretada por Aladdín, mientras él y Jasmín son perseguidos a través de las calles de Agrabah, los movimientos coreografiados eran rápidos, atléticos y más apropiados para una película de Guy Ritchie. “Nunca pretendimos que Aladdín bailara en esa canción”, dice Sims. “Se trata más de una secuencia de acción estilizada. Hay mucho movimiento, pero los movimientos pertenecen a la categoría de acciones de riesgo”.

Los efectos visuales~

Dar vida a esta historia en la pantalla requiere la tecnología de mayor avanzada. Los cineastas contrataron los servicios de la planta de efectos visuales Industrial Light &Magic bajo la guía del supervisor de efectos visuales Chas Jarrett (Poseidón, Troya). Si bien fue emocionante para los cineastas crear una experiencia cinemática de sumersión total en un mundo que anteriormente existía solo en una forma animada, fue una tarea muy ardua.

Se utilizan muchos tipos de trabajos de efectos visuales en la película, incluyendo la animación de personajes, la captura de interpretaciones, extensiones del set, entornos digitales y simulaciones de efectos especiales. La única orden de Guy Ritchie fue que todo debía lucir tan real como fuera posible. “Guy fue claro desde el principio en cuanto a que la película debía tener lugar en un mundo posiblemente real que se sintiera tangible y auténtico”, dice Jarrett. “Para nosotros eso significó que mientras existiera un fuerte elemento de fantasía en la historia, el mundo debía sentirse basado en entornos y personajes que fueran verosímiles, por lo tanto nuestros entornos se inspiraron en locaciones reales y los personajes se inclinaban hacia el naturalismo, más que a la caricatura”.

Ritchie siempre ha estado abierto a intentar nuevas metodologías técnicas en sus películas y el equipo de Jarrett realmente fue más allá de los límites con ALADDÍN, pero el trabajo sobre sets prácticos y en las locaciones es lo que prefiere el director. En los momentos en que eran necesarios los sets y las extensiones, el equipo de Jarrett utilizó escaneos e ilustraciones de las locaciones en Marruecos y Jordania para asegurarse de que estuvieran basados en la realidad.

Jarrett es fanático de la filmación en locación, porque ofrece un sol verdadero y la luz del día, y la producción fue afortunada al poder contar para filmar con las calles de Agrabahque la diseñadora de producción Gemma Jackson creó sobre la zona al aire libre en Longcross. Por desgracia, el clima en Londres es bastante errático, incluso en verano, y la producción estaba constantemente a su merced.

Como resultado, algunos sets fueron construidos en escenarios interiores para dar a la producción una protecciónmás confiable del clima. “En estos casos, creamos extensiones digitales y cielos para dar a las tomas más profundidad”, explica Jarrett. “Como con todos los efectos visuales en ALADDÍN, tuvimos mucho cuidado al utilizar las texturas y las paletas de colores que ayudaban al set y fueron fieles a los diseños de Gemma”.

Las escenas que se suceden en la Cueva de las Maravillas fueron creadas con una combinación de sets y trabajos de efectos visuales. Los vastos interiores fueron construidos sobre estudios de sonido de LongcrossStudios e incluían una enorme cabeza de león en la entrada de la cueva y formaciones rocosas artificiales cubiertas por diferentes tesoros. La decoradora del set, Tina Jones, consiguió joyas de toda la región,porque son muy coloridas y brillantes. Algunas fueron moldeadas en caucho y colocadas sobre el piso de la caverna, para que los actores y el equipo pudieran caminar con comodidad.

Cuando Aladdín lleva a Jasmín en el paseo sobre la alfombra mágica en el número musical “A Whole New World” (“Un mundo ideal”), es un momento importante en la historia. Aladdín está ofreciendo a Jasmín un escape y una posibilidad de sentirse libre por primera vez en mucho tiempo y los cineastas querían que los actores sesentieranlo más cómodos posible y captar eso en sus interpretaciones.

La alfombra mágica que crearon Jarrett y su equipo fue construida sobre la superficie de una plataforma hidráulica de seis ejes controlada por un periférico de entrada manual que movía cientos de alfileres hacia arriba y abajo y hacia los lados. El pozo fue colocado delante de los fondos prefilmados sobre una pantalla azul, con la cámara filmando desde una grúa telescópica (Technocrane).

“Fue muy divertido, pero bastante incómodo”, dice Naomi Scott. “Estábamos arrodillados sobre esta alfombra de espuma que tenía muchas agujas, rodeados por una pantalla azul, y estábamos básicamente atados. Se suponía que debía ser un paseo suave y agradable, pero realmente no lo fue. La magia viene con la música cuando estás cantando y sintiéndolo… allí fue donde todo adquirió sentido”.

Varios personajes en pantalla fueron realizados por completo con efectos visuales, especialmente el Genio azul. El equipo de efectos visuales trabajó estrechamente con el diseñador de vestuario Michael Wilkinson, ya que los elementos del vestuario del Genio creados para Will Smith también debían ser creados dentro del mundo digital para la versión del personaje por computación gráfica.

Otros, como Abu el mono (basado en un mono capuchino), la alfombra, Lago, el loro y Rajá, el tigre, también eran totalmente digitales y durante la fotografía principal unos titiriteros representaban a los personajes digitalizados para que los actores tuvieran algo con que interactuar y sobre lo cual reaccionar. “Tuve que crear a Abu básicamente con mi imaginación”, explica Mena Massoud. “Trabajé con los titiriteros durante semanas, viendo cuál sería el peso sobre mis hombros, cómo lo bajaría, cómo lo levantaría, cómo reaccionaría conmigo; solo su naturaleza física. Pero después, cuando estábamos filmando, tenía que tomar toda la información que había juntado e imaginar que Abu estaba allí”.

Volando adentro del cine ~

El estilo visual y la sensibilidad contemporánea del director Guy Ritchie son perfectamente apropiados para ALADDÍN. Con un formato de imágenes reales pudo darle una apariencia estilizada y un sentimiento asombroso a un mundo visualmente increíble en la pantalla, mientras agregaba más profundidad a la historia y a los personajes.

ALADDÍN es un espectáculo visual de personas, lugares y eventos que el público no ve en su vida diaria”, dice el productor Dan Lin. “Ves este lugar sorprendente, la enorme Cueva de las Maravillas con las increíbles joyas y gemas, un Genio que modifica su figura cuando chasquea los dedos, y Aladdín y Jasmín volando sobre una alfombra mágica. Estas son las cosas que quieres ver en la pantalla grande del cine”.

Will Smith se sintió honrado de ser parte de ALADDÍN y dijo: “Las imágenes que mostramos en esta película afectarán a una generación entera de niños y, para mí, es parte de lo que amo sobre las ideas de ALADDÍN; se trata de ayudar a conceder deseos, se trata de la amistad, se trata de ser uno mismo”.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios