La actriz de la saga “Twilight”, icono del feminismo millennial y LGBT, se estrena como directora en Netflix con una serie y brillará en Hollywood encarnando a Diana de Gales en un nuevo biopic.

Y, la encargada de traerla de vuelta a la gran pantalla, es otra mujer cuyo apellido también empieza con “S”: Kristen Stewart. La actriz, que celebró su 30 cumpleaños durante otra sacudida del mundo (la de la cuarentena por la crisis sanitaria del coronavirus) tiene, pese a su juventud, una larga trayectoria a sus espaldas.

Admirada desde el feminismo juvenil, Stewart es además parte del colectivo LGBT, y todo un ídolo de la generación “millennial”. Y eso que no utiliza redes sociales: lleva sin publicar en Twitter desde 2017 y en 2015 se abrió un perfil en Instagram para borrarlo ese mismo año.

No le ha hecho falta utilizarlas para seguir siendo una estrella. Y ahora, vuelve a brillar dando un salto como directora en uno de los cortometrajes de la serie de Netflix “Homemade”, sobre lo que dijo: “Estoy agradecida y liberada ante la idea”, en declaraciones publicadas por Elle.

Una liberación que, no obstante, le ha costado su tiempo conseguir. Para más señas, basta con hacer un recorrido a través de su historia.
LINAJE DE HOLLYWOOD.

Kristen Stewart nació el 9 de abril de 1990 en Los Ángeles, California (Estados Unidos). Lo hizo en una dinastía ligada al mundo del cine: el director y productor televisivo John Stewart, que trabajó para Fox, y la guionista Jules Mann.

Tiene, además, tres hermanos: Cameron, Taylor y Dana. Sus padres se separaron en 2010, y lo hicieron oficial en 2012. Aunque estudió hasta séptimo grado en la escuela, Kristen terminó su educación a distancia, por correspondencia, hasta su graduación.
Ya desde niña comenzó a dar pasos que la inclinarían al “negocio familiar”, aunque ella siempre creyó que en vez de actriz trabajaría tras las cámaras y no ante ellas: “Nunca quise ser el centro de atención, no fui de las que decían ‘quiero ser actriz y famosa’”, dijo en Biography Today.

No obstante, un agente la descubrió mientras Kristen actuaba en una función teatral del colegio por Navidad, y le propuso a sus padres comenzar a presentarla a audiciones como actriz. Así fue como dio sus primeros pasos en el mundo del cine, estrenándose en “The Thirteenth Year” (1999) de Disney.

Así, su primer papel con repercusión vino unos años después, en 2002, cuando compartió reparto con Jodie Foster en “Panic Room”. La interpretación de Stewart, que enamoró a la crítica, le valió su primera nominación a los Young Artist Awards.
Una nominación que repitió, también con reconocimiento de la crítica, un año después con “Cold Creek Manor”. A partir de ahí, siguió concadenando papeles en producciones tanto “indies” como hollywoodienses, por ejemplo: “Speak” (2004), “Zathura” (2005) o “In the land of women” (2007). Hasta que su primera etapa llegó, literalmente, al crepúsculo.
Y es que si hubo un papel que catapultó a la fama a Kristen Stewart, fue el de protagonista en las películas de la saga “Twilight”, basadas en la tetralogía literaria homónima de Stephanie Meyer. Así fue como obtuvo su billete de ida al firmamento de los famosos, convirtiéndose en un ídolo juvenil.
La actriz fue elegida en 2008 para dar vida a Bella Swan en las cinco películas de la adaptación cinematográfica: “Twilight” (2008), “The Twilight Saga: New Moon” (2009), “The Twilight Saga: Eclipse” (2010), “The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 1” (2011) y “The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 2” (2012).
ÉXITO VAMPÍRICO.
Además de la fama de los filmes, el romance vampírico entre Bella Swan y Edward Cullen (encarnado por Robert Pattinson en los filmes), que había cautivado a toda una generación de lectores jóvenes, traspasó las pantallas. Porque Kristen y Robert mantuvieron una relación muy seguida por los focos.
Stewart, que ya había estado emparejada con Michael Angarano, su compañero de reparto del film “Speak” (2004) hasta principios de 2009, comenzó un romance con Robert Pattinson a mediados de ese año. Todo apuntaba a que serían los “Brangelina” de la generación “millennial”, al haber hecho que la pareja literaria más admirada de la ficción se convirtiera en realidad.
Sin embargo, en julio 2012 Stewart fue fotografiada junto a Rupert Sanders, el director de “Snow White and the Huntsman” donde la actriz era protagonista, 19 años mayor que ella y casado. Después de eso, el “Robsten” (como llamaban al romance entre Robert y Kristen) pareció llegar a su fin… Temporalmente.
Porque en octubre del 2012, mismo año en que la revista Forbes la nombró la actriz mejor pagada, retomaron el romance. Ella, de hecho, expresó su arrepentimiento en un comunicado: “lamento profundamente el dolor y la vergüenza que he hecho pasar a mis seres queridos y a quienes se han visto afectados”. Y añadió: “con esta indiscreción he puesto en peligro lo más importante que tengo en la vida, la persona a la que más amo y respeto: Rob”.
Años después de la ruptura, Stewart se ha sincerado sobre Pattinson. En una entrevista con Howard Stern, en noviembre de 2019, la joven definió a su ex pareja como “el mejor”. Y explicó: “estuvimos años juntos, fue algo así como mi primer amor”.
La historia estuvo tan en la cresta de la ola, que incluso el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, expresó su opinión al respecto en varios tuits, como por ejemplo uno que decía: “Todos sabemos que tengo razón en que Robert Pattinson debería cortar con Kristen Stewart. Me lo agradecerá dentro de unos años. Sé listo, Robert”.
Años después, en 2017, Kristen Stewart habló sobre ello durante un monólogo en “Saturday Night Live” (SNL), donde dijo que el presidente le había dedicado hasta once tuits, y lo relató: “hace cuatro años estuve saliendo con un chico llamado Robert. Y rompimos y luego volvimos, y por alguna razón eso volvió loco a Donald Trump”.
“Sinceramente, no creo que el presidente me odiara: creo que estaba enamorado de mi novio”, bromeó, y le dedicó unas palabras: “Donald, si no te gustaba antes, ahora menos. Porque me han invitado al ‘SNL’, ¡y soy TAN gay!”.
CORONADA TRAS EL AMANECER.
Pero la carrera de Stewart continuó tras Crepúsculo y Blancanieves. Ya antes su filmografía era extensa, y después no hizo más que crecer junto con sus nominaciones a distintos premios. Ha ganado un BAFTA, un Young Artist Awards, un Premio César, siete MTV Movie Awards, y once Teen Choice Awards; entre otros.
Algunos de sus trabajos más destacados son: “The Runaways” (2010), “On the Road” (2012), “Camp X-Ray” (2014), “Equals” (2015), “Café Society” (2016), “Lizzie” (2018), “Charlie’s Angels” (2019) y “Underwater” (2020). Además, se estrenó como co-directora en el videoclip musical “Take Me To The South” (2014) de Sage and The Saints. Y es modelo de Chanel y Balenciaga.
En su vida personal, una vez terminado su capítulo con, Robert Pattinson, Kristen Stewart ha mantenido relaciones principalmente con mujeres: en marzo de 2016 estuvo con la cantante Soko, y en julio de ese mismo año con la productora Alicia Cargile. También fue relacionada con la cantautora St. Vincent.
Tras eso, y hasta 2018 Kristen salió con la modelo de Victoria Secret Stella Maxwell y más tarde mantuvo un romance con la bloguera de moda y estilista Sara Dinkin. Antes y después ha habido rumores que la han relacionado con otras compañeras de reparto y celebridades femeninas.
Actualmente tiene una relación con la guionista Dylan Meyer, que le dedicó este mensaje de cumpleaños a través de Instagram: “es el cumpleaños de mi persona favorita y deseo que todo el mundo sepa los preciosos sentimientos que tengo por ella”, escribió. Y añadió: “La vida es un suspiro en esta tierra, comparte tu tiempo con quien te inspire a ser la mejor versión de ti misma”.
Sobre la eterna pregunta de si es lesbiana o bisexual, la actriz se mostró contundente en sus declaraciones a Nylon allá por 2015: “si sientes de verdad que tienes que definirte, y eres capaz de cuadrarlo en esos parámetros, hazlo”. Y añadió: “soy actriz. Vivo en el jodido mundo de la ambigüedad y me encanta”. Además, dio la clave para encontrar las respuestas sobre ella: “búscame en Google”.
Algo que quizá tenga su explicación en declaraciones en septiembre de 2019 a Harper’s Bazaar, donde Stewart desveló que había recibido presiones del tipo: “Hazte un favor y no te dejes ver en público de la mano de tu novia, así podrás trabajar en una película de Marvel”, le habrían dicho, y añadió que gente de la industria le dijo: “no se puede saber que eres lesbiana”.
Sea como sea, la actriz y directora, definiciones parámetros al margen, dejó de ocultarse hace bastante. No solo en aquel monólogo, sino con sus parejas. Ha seguido y sigue trabajando, y este parece ser su año de consagración: tras celebrar su entrada en la treintena, será directora en Netflix y, además, Princesa de Gales.
Por Nora Cifuentes.
EFE / Reportajes

Comentarios

Comentarios