Alcanzó la fama mundial a finales de la década de los 70 al enfundarse el traje de Superman, personaje al que Christopher Reeve dio vida en cuatro largometrajes. Actor y director, su destacada faceta como activista social cobró una nueva dimensión cuando un accidente ecuestre le dejó tetrapléjico en 1995. El 10 de octubre se cumplen 15 años de su fallecimiento.

Superhéroe en la gran pantalla y en la vida real, el legado de Christopher Reeve, el más célebre Clark Kent, va mucho más allá de las hazañas que protagonizó como el “hombre de acero”: el hombre que nos hizo creer que podíamos volar fue también todo un ejemplo de lucha y solidaridad especialmente tras sufrir el accidente que cambió su vida, aunque su activismo había empezado mucho antes. Tras su salto a la fama, el actor destacó por su compromiso con numerosas causas sociales, y desde su accidente, en 1995, presidió la Fundación Christopher Reeve para la Parálisis (ahora, Christopher y Dana Reeve), organismo desde el que puso todo su esfuerzo en la investigación médica y la mejora de la calidad de vida de las personas con parálisis. “Al principio mi padre estuvo deprimido, pero eligió utilizar lo que le había pasado para ponerle cara a un campo de investigación y una comunidad que hasta entonces no interesaba demasiado, lo que trajo mayor conciencia sobre el tema”, explicaba hace unos meses a The Daily Mail su hijo Matthew Reeve, después de que un nuevo tratamiento, financiado en parte por la fundación, ayudara a volver a caminar a un estadounidense parapléjico desde 2013. Christopher Reeve, consiguió ser una de las voces más respetadas en la campaña por la investigación con células madre y logró recaudar a través de su fundación cerca de 142 millones de dólares para el desarrollo de tratamientos para curar lesiones medulares de la espina dorsal. “Queremos encontrar una cura, así que hagámoslo”, solía decir. Activista de Unicef, Amnistía Internacional, del ecologismo y colaborador con los Juegos Paralímpicos, Reeve también puso en marcha, junto a Susan Sarandon y Alec Baldwin, la Coalición Creativa, desde la que ayudaban a personas sin hogar.

EL MEJOR SUPERMAN

Christopher D’Olier Reeve nació el 25 de septiembre de 1952 en Nueva York, hijo de la periodista Barbara Johnson y del escritor F. D. Reeve. Tras el divorcio de sus progenitores, cuando tenía cuatro años, se trasladó junto a su madre y su hermano Benjamin a Princeton, Nueva Jersey. Reeve comenzó su carrera en la interpretación al mismo tiempo que estudiaba en la Universidad de Cornell, donde en el año 1974 fue elegido antes de concluir sus estudios, junto al actor Robin Williams, para estudiar arte dramático en la prestigiosa Juilliard School de Nueva York. “A Matter of Gravity”, en la que coincidió con Katharine Hepburn, fue el debut de Reeve en Broadway en 1976, tras lo que participó en varias obras con las que no consiguió sus objetivos económicos, por lo que llegó a plantearse abandonar la actuación. Pero entonces llegó el casting para interpretar a Superman, el superhéroe de DC Comics y Christopher Reeve pasó de ser un actor desconocido a la fama internacional gracias a su papel en “Superman” la primera entrega de la saga de películas que protagonizó. “Superman” se estrenó en diciembre de 1978 y fue un auténtico fenómeno: contó con el presupuesto más caro para la producción de un filme hasta aquel momento (55 millones de dólares). Con 300 millones de recaudación fue el segundo estreno más exitoso de aquel año, sólo superado por “Grease”. La película recibió tres nominaciones a los premios Óscar y marcó escuela en cuanto a efectos especiales y en la ciencia-ficción, abriendo la puerta a las sagas de superhéroes que vendrían en las épocas posteriores. Dirigida por Richard Donner, con un equipo de guionistas en el que destacaba nada más y nada menos que Mario Puzo (autor de “El Padrino”) y con un reparto coral en el que estaba hasta Marlon Brando, la película fue el gran escaparate para Christopher Reeve, que destacó por su interpretación como Clark Kent / Superman y obtuvo el premio BAFTA al mejor actor revelación en 1979. Reeve volvería a interpretar al superhéroe en “Superman II” (1980), “Superman III” (1983) y “Superman IV” (1987), dejando para el recuerdo la que aún hoy es considerada la mejor versión del célebre personaje.

ENTREGADO AL ACTIVISMO

El de Superman fue el papel que marcó la carrera cinematográfica de Christopher Reeve, que participó en una veintena de proyectos de cine y televisión hasta que el accidente que sufrió el 27 de mayo de 1995 en una competición de equitación dio un vuelco a su vida, al sufrir una lesión irreversible por la que perdió totalmente la movilidad. Un año después del accidente, el actor reapareció en la ceremonia de entrega de los Óscar, donde recibió sobre el escenario el homenaje de la industria cinematográfica estadounidense y aprovechó para pedir que Hollywood prestara atención a las causas sociales. En 1997 debutó como director con un filme para televisión, y posteriormente regresó a la interpretación junto a Daryl Hannah en una adaptación para televisión del clásico de Hitcock ‘La Ventana Indiscreta’, o como invitado en series como “Sesame Street” y “Smallville”, basada en la juventud de Clark Kent. Su autobiografía “Still Me” (‘Sigo siendo yo’) se convirtió en uno de los libros más venidos de 1998, y su versión en audio logró en 1999 el premio Grammy al mejor álbum hablado. En él, el actor reconoce que fue el apoyo incondicional de su esposa, Dana Reeve, lo que le salvó la vida. El actor se volcó en el activismo en los años posteriores al accidente, asistiendo a galas, charlas y conferencias a pesar de su imposibilidad de movimiento y dificultades respiratorias, y ofreciéndose siempre para la investigación de nuevos tratamientos.

En el año 2002, Reeve publicó un nuevo libro, “Nothing is Impossible: Reflections on a New Life” (“Todo es posible”) en el que reflexiona sobre su experiencia tras el accidente y cómo salió adelante. Falleció el 10 de octubre de 2004. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Miriam Soto

Al Gore junto a Christopher Reeve
Christopher Reeve durante una visita del Primer Ministro de Relaciones Exteriores de Israel
Christopher Reeve y la cantante y actriz Dana Morosini en los Premios ACE en 1992
Dana Reeve (dcha) junto a su esposo, Christopher Reeve antes de quedar tetrapléjico
El actor Christopher Reeve en 2003
El actor Christopher Reeve en una escena de la película Superman de Warner Bros
El actor estadounidense Christopher Reeve en Tel Aviv en 2003
El traje utilizado por el actor Christopher Reeve en las dos primeras películas de Superman

Comentarios

Comentarios