Científicos australianos establecen por primera vez la relación entre la cantidad de plástico que ingiere una tortuga marina y sus posibilidades de morir, y explican en una entrevista que es “un paso clave para desencadenar una legislación ambiental que proteja específicamente a estos animales”.

¿Cuánto plástico se necesita para matar una tortuga? La ingestión de muy pocas piezas de este material que está contaminando los océanos, incluso una sola, son suficientes para acaba con la vida de estos animales, de acuerdo a una investigación de la Agencia Nacional de Ciencia de Australia, CSIRO.

El análisis de casi 1.000 tortugas fallecidas en las playas de Australia,  liderado por el doctor  Chris Wilcox, investigador principal de Océanos y Atmósfera del CSIRO (www.csiro.au), ha demostrado que, cuanto más plástico consume una tortuga, mayor es la probabilidad de que muera a causa de ese material.

El riesgo que representa la contaminación plástica para la disminución de las poblaciones de tortugas marinas en el mundo  ha sido cuantificado por primera vez mediante este trabajo (www.nature.com/articles/s41598-018-30038-z) según el CSIRO.

Hasta ahora no estaba claro si  este material era letal para las tortugas marinas, según esta misma fuente.

“La particularidad de nuestro trabajo es que se trata de la  primera vez que unos investigadores intentan calcular la relación entre la cantidad de plástico que ingiere una tortuga y la posibilidad de que muera por ello”, explica el doctor Wilcox a Efe, desde Hobart (Tasmania, Australia).

“Este es un asunto fundamental, ya que de lo contrario es difícil pasar de la preocupación por el bienestar de un animal individual a  efectuar una estimación de lo que podría estar sucediendo a nivel de población o de especie”, señala.

“Un impacto clave de realizar estimaciones como la que hemos desarrollado es que se pueden conectar  con la legislación ambiental y, a partir de allí, pueden desencadenar respuestas políticas”, declara el doctor Wilcox a Efe.

Según este investigador la mayoría de las regulaciones medioambientales relacionadas con la protección de las especies se refieren a las amenazas a nivel de población o de especie.

“Por ello, trabajar para valorar el impacto del plástico en ese nivel es un factor clave para desencadenar la acción de las agencias reguladoras para enfrentar esta amenaza”, enfatiza.

Las tortugas marinas llevan más de cien millones de años nadando en los océanos, pero ahora seis de las siete especies de  estos animales que miden entre 60 centímetros y 1,8 metros, según su especie, están amenazadas, tres de ellas de forma crítica, según la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

ENEMIGO SILENCIOSO FLOTA EN LOS OCEÁNOS.

WWF (www.worldwildlife.org) destaca el impacto que la invasión de plásticos en el mar, “un enemigo silencioso”, tiene en esta especie amenazada, ya que las tortugas confunden los restos de plásticos flotando con medusas y se ahogan cuando intentan comérselos, o se enredan  en redes de pesca y plásticos, de modo que se hunden o no puedan nadar y alimentarse.

“Sabíamos que las tortugas consumían una gran cantidad de plástico, pero no sabíamos con certeza si ese plástico en realidad causaba su muerte, o si las tortugas simplemente tenían plástico dentro de su cuerpo cuando murieron”, señala el doctor Wilcox.

“En otras palabras, queríamos saber cuánto plástico es ‘demasiado plástico’ para las tortugas marinas”, apunta.

Los científicos australianos descubrieron que, una vez que una tortuga tiene catorce piezas o trozos de plástico en el intestino, hay un 50 por ciento de probabilidad de que le cause la muerte. Pero eso no quiere decir que una tortuga no morirá si consume menos cantidad.

“Incluso una sola pieza de plástico puede matar a una tortuga marina”, asegura la profesora de Ecología Animal de la Universidad de Sunshine Coast (www.usc.edu.au) , en Queensland, Australia, la doctora  Kathy Townsend, que ha participado en esta investigación.

“Algunas de las tortugas que estudiamos habían comido solo una pieza de plástico, que fue suficiente para matarla. En un caso, le perforó el intestino, y en otro, el plástico blando obstruyó el intestino del animal”, añade Townsend.

Esta investigación mostró que una tortuga tiene un 22 por ciento de probabilidades de morir si come solo una pieza de plástico.

Las tortugas marinas se encuentran entre los primeros animales que se ha comprobado que ingieren desechos de plástico, un fenómeno que ocurre en todas las regiones del mundo y en las siete especies de estos animales, según el CSIRO.

LA MITAD HAN COMIDO PLÁSTICO.

Añade que a nivel mundial, se calcula que alrededor del 52 por ciento  de todas las tortugas marinas han comido plástico.

Consultado por Efe sobre cuáles son las áreas geográficas más afectadas por esta amenaza, Wilcox responde que los países tropicales que soportan poblaciones más grandes de tortugas y tienen sistemas de control de desechos relativamente menos desarrollados y grandes poblaciones costeras serán los más afectados por este problema.

Determinar el efecto que esto está teniendo sobre la mortalidad de las tortugas es un gran paso adelante para comprender el impacto de la contaminación plástica en las poblaciones mundiales de tortugas marinas,  según los investigadores.

“El modelo que hemos desarrollado puede ayudarnos a comprender el impacto de la ingestión de plástico, no solo en individuos, sino también en poblaciones enteras de tortugas y otras especies marinas en peligro de extinción”, añade Wilcox.

“Mientras mejor comprendamos el problema, mejor preparados estaremos para abordarlo y trabajar para encontrar soluciones viables y escalables”, concluye este investigador. Reportaje e imágenes: Efe

Todas las fotos son cortesía de CSIRO, Australia.

Foto 01: Esta pequeña tortuga marina verde terminó consumiendo más de 40 piezas de plástico diferentes, que van desde bolsas de plástico, pedazos de plástico duro, cinta adhesiva y globos. Foto: CSIRO, Australia

Foto 02: La Dra. Kathy Townsend atendiendo a una tortuga marina que fue llevada al cuidado por haber ingerido desechos marinos.Foto: CSIRO, Australia

Foto 03: Una de las primeras comidas que ingirió esta tortuga marina después de nacer resultó ser mortal. Murió al consumir más de 20 pequeños pedazos de plástico, muchos de los cuales tenían aproximadamente el mismo tamaño que un grano de arroz.Foto: CSIRO, Australia

Foto 04: Una mezcla de plástico y piedra pómez es empujada hacia una playa de la isla North Stradbroke después de fuertes vientos del noreste. Son algunas piezas de los 150 mil millones de toneladas métricas de plástico que se estima están en los océanos del mundo.Foto: CSIRO, Australia

Foto 05: Esta joven tortuga verde murió al comer solo 13 piezas de bolsas de compras de un solo uso, globos y otros envoltorios.Foto: CSIRO, Australia

Foto 06: Una tortuga verde saludable es “acicalada” por un “pez limpiador” después de disfrutar de una comida de medusas en la isla North Stradbroke. Foto: Kathy Townsend, Universidad de Sunshine CoastFoto: CSIRO, Australia. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Daniel Galilea

Una tortuga verde saludable es “acicalada” por un “pez limpiador”
Una mezcla de plástico y piedra pómez es empujada hacia una playa de la isla North Stradbroke
Una de las primeras comidas que ingirió esta tortuga marina después de nacer resultó ser mortal

Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTERST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOCK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

Comentarios

Comentarios