En muchas ciudades se puede disfrutar de bienes inmateriales, más allá de monumentos o edificios históricos. Las leyendas son un atractivo añadido para los tours turísticos y más en fechas como Halloween…

En muchas ocasiones los viajeros que transitan por las ciudades turísticas del mundo buscan, más que edificios y monumentos, el misterio, el encanto y la emoción que aportan las leyendas. Dentro de las numerosas urbes que cuentan con fábulas y curiosas tradiciones, ofrecemos una pequeña pincelada.

LA CASA DE JULIETA EN VERONA

Los visitantes se amontonan en círculo, alrededor de una guía con micrófono, en un rincón al lado de la estatua de Julieta en un pequeño patio interior de Verona. “Cuentan que aquí…” así comienza su intervención la guía. Lo que les cuenta es que, supuestamente, esa casa de piedra situada en la calle Cappello, 23, es la casa de Julieta, la protagonista de la obra de Shakespeare “Romeo y Julieta”, y que el balcón que ven es por el que trepó su amado Romeo. ¡No se ha podido corroborar esta información, pero todos los turistas que llegan a Verona, en Italia, dejan cartas a Julieta y se hacen fotos emulando la frase “Oh, Romeo, Romeo…”.

EL RELOJ DE PRAGA

El reloj astronómico de Praga es uno de los principales atractivos de la capital checa. El reloj fue construido a principios del siglo XV por el maestro Hanus. Cuando finalizó su obra, los dirigentes de la ciudad se querían asegurar de que Hanus no volviese a crear nada parecido y decidieron arrebatarle el sentido de la vista. El viejo relojero, para vengarse, decidió meter la mano en la maquinaria del aparato. Hanus murió desangrado habiendo parado el reloj. Desde entonces, se cree que, si el reloj se detiene, alguna tragedia caerá sobre la ciudad.

EL FANTASMA DE LA ÓPERA DE PARÍS

Un fantasma en la ópera, concretamente en la de París, en Francia. Gaston Leroux publicó esta leyenda en forma de novela en 1910 llamada “El fantasma de la Ópera”. Según cuentan los parisinos, en el edificio situado en el distrito IX de la capital francesa se esconde un músico virtuoso que permanece en el anonimato por su deformidad. Este músico se enamora de una joven cantante, Christine Daaé, que, por su parte, anhela el amor del Conde de Chagny. Sobre esas premisas se construyen historias de muerte, pasión, ira… Y, por lo que parece, tienen una base real: el escritor de la novela se basó en noticias que tuvieron como escenario el palacio Garnier.

EL CONDE DRÁCULA EN RUMANÍA

El famoso personaje del escritor irlandés Bram Stoker tiene su origen de carne y hueso en Rumanía, en la región de Transilvania. Vlad Draculea, Vlad III o Vlad Tepes fue el príncipe de Valaquia durante el siglo XV. Durante su mandato se reveló como un gobernante cruel y sanguinario que utilizaba el empalamiento como método de castigo. En las crónicas de la época se le retrata como una persona amante de la tortura y que se bebía la sangre de sus víctimas o la usaba como acompañamiento para sus comidas. En el período que estuvo al frente de su pueblo, ejecutó a aproximadamente 100,000 personas. Su método favorito era espetar a personas en un palo, de ahí la importancia de las estacas en la mitología vampírica relacionada con Drácula.

EL AMOR EN GUANAJUATO

Si dos amantes se besan en el tercer escalón de “El callejón del beso”, en la ciudad de Guanajuato, en México, disfrutarán de siete años de amor. Esta tradición hunde sus raíces en una antigua leyenda sobre Carmen y Luis. Según el relato popular, Carmen y Luis vivían en la misma calle y sus casas estaban a poca distancia la una de la otra. La historia dice que sus balcones estaban separados por sólo 68 centímetros. Cada uno en un balcón, compartían confidencias y besos hasta que el padre de la joven los sorprendió. El patriarca no aceptaba esta relación y mató a su propia hija.

LA LEYENDA DE EL DORADO

La de El Dorado es una de las leyendas más conocidas de América Latina. La laguna de Guatavita es el epicentro de esta leyenda que se convirtió en película Disney o fue usada como trasfondo para la cuarta entrega de las aventuras del intrépido Indy, en “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal”. Guatavita, a 75 km de Bogotá, en Colombia, fue la capital religiosa de los muiscas. Según el relato popular, esta comunidad tiraba oro a la laguna como ofrenda para sus dioses.  En una ceremonia, el jefe de la tribu, cubierto con polvo de oro navegaba en una balsa de juncos hasta el centro de la laguna. Allí se sacudía el oro del cuerpo, dejándolo caer al agua, y arrojaba otros metales y piedras preciosas. Los españoles comenzaron a llamar a este jefe “El Dorado”. Los españoles y otros europeos estaban convencidos de la existencia de una ciudad con una gran riqueza en oro en algún lugar y cuando encontraron el lago Guaravita intentaron drenarlo en diversas ocasiones. Querían descubrir una ciudad dorada. Recoge National Geographic que, en una de estas intentonas, consiguieron que el nivel del agua bajase lo suficiente para encontrar objetos de oro en las orillas, pero la verdadera riqueza de la profundidad era inalcanzable para ellos. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Manuel Noriega

Aspecto de la ciudad de Guanajuato, centro de México
Detalle del ‘Orloj’, carrillón de Praga
El balcón de Verona, en Italia, donde salía, supuestamente, Julieta para ver a su amado Romeo
El Orloj, carrillón de Praga que, además de reloj, es calendario astronómico y astrológico
Entrada a la supuesta casa de Julieta en la ciudad de Verona, Italia
Figuras de la laguna colombiana de Guatavita, que dio origen a la leyenda de ‘El Dorado’
La escultura Poesía, en el techo del palacio de Garnier, antes conocido como de la Ópera en Paris
Palacio de la Ópera de París
Una calle de la ciudad de Guanajuato, lugar donde se encuentra el callejón del beso
Una de las residencias del mítico vampiro Drácula, en Bucarest

Comentarios

Comentarios