La capital británica es un destino habitual y 19,2 millones de personas pasearon por sus calles en 2017, según datos de Euromonitor International. Además de sus monumentos, sus mercadillos y su vida cultural, la ciudad tiene este año un especial atractivo para visitarla: una nueva boda real.

La inmensidad de Londres no es fácil conocerla en un solo viaje y eso da motivo al viajero para volver siempre que puede. Descubrir rincones, mercadillos o zonas de paseo está entre los atractivos de quien acude a la que fuera capital del imperio.

De hecho, según datos de la compañía Euromonitor International que elabora todos los años el “Top 100 Cities Destination Ranking”, el pasado 2017 fueron 19,2 millones de turistas los que llenaron sus calles y plazas.

Ahora, el visitante tiene un aliciente agregado porque la urbe más poblada del Reino Unido va a sufrir una pequeña transformación debido a uno de los acontecimientos que más subyuga a los ingleses: una boda real.

Contraen matrimonio el próximo 19 de mayo Enrique de Gales (1984) , más conocido como el príncipe Harry, con su novia la actriz estadounidense Meghan Markle (1981) y toda la ciudad se va a ver engalanada con motivos del enlace para disfrute de propios y de turistas llegados de todo el mundo.

SIGUIENDO LOS PASOS DE LA MONARQUÍA.

Si va a pasar por la ciudad en estas fechas, proponemos unos apuntes que servirán para centrar mejor los paseos y las rutas por la ciudad del Big Ben.

La capilla de San Jorge del castillo de Windsor va a ser el lugar donde se digan el “sí, quiero” los novios reales y, para quien lo desee, la Oficina de Turismo de la ciudad ha elaborado una ruta que lleva al visitante a conocer este castillo, ubicado a una hora y media, aproximadamente, de Londres.

Se trata, según dicen, del castillo habitado más antiguo y más grande del mundo. Los medios de comunicación británicos informan de que son varias las veces en que la propia reina Isabel acude a este castillo para pasar el fin de semana.

La excursión cuesta unos 30 dólares por persona y desde la web oficial de Turismo de Londres (https://www.visitlondon.com) ofrecen también otras opciones para grupos, precios especiales para niños, etc.

Por supuesto no debe faltar en este recorrido de “familia real”  la visita al palacio de Kensington, justo el lugar en el que actualmente viven ya Harry y su novia. Un complejo impresionante en el que también están alojados otros miembros de la realeza británica como los duques de Kent, los duques de Gloucester y el príncipe y la princesa Michael de Kent.

Este palacio fue la residencia oficial de Diana, princesa de Gales y madre del príncipe Harry, hasta su trágica muerte. En esta visita se enseñan algunas de las habitaciones que tiene, además de importantes obras de arte que decoran sus paredes, y no debe perderse la exposición  “Diana: her fashion story”, que muestra algunos de los vestidos más famosos utilizados por la llamada “princesa del pueblo” británica. El precio de la visita al palacio y los jardines está en torno a 25 dólares para los adultos.

También es recomendable en esta visita especial pasarse, de manera gratuita, y ver el famoso Museo de Historia Natural de Londres, ubicado en South Kensington, uno de los tres grandes museos localizados en la calle Exhibition Road. En él se conservan millones de piezas arqueológicas, animales y muestras botánicas. Allí puede contemplar una colección de los animales más grandes, más altos y más curiosos del mundo.

Pero para decir a la vuelta que hemos recorrido el Londres de la familia real, un punto indispensable para visitar es otro edificio más conocido: Buckingham Palace. Referente fundamental de la capital y residencia oficial de la soberana del Reino Unido, donde trabajan casi medio centenar de personas y que reciben, en recepciones, banquetes o fiestas en sus jardines, a más de cincuenta mil personas al año.

El momento que elige la mayoría de los turistas para acercarse hasta Buckingham es la mañana, concretamente sobre las 10,30 horas, que es cuando comienza el famoso cambio de guardia con el relevo a las 11 horas. Los soldados que lo realizan son denominados “Queen Guard”, que lo forma un batallón de la División de Caballería, aunque a veces también de infantería.

Dentro del palacio se puede hacer un recorrido por diferentes salas, incluida la del trono, durante los meses de verano, del 21 de julio al 30 de septiembre este año y el recorrido cuesta unos 35 dólares para los adultos.

Otro lugar referencia de la casa real británica es Hyde Park, un inmenso parque de 142 hectáreas de carácter público en el que existe una fuente en memoria de la princesa Diana. Una de las más curiosas atracciones de este parque es el Speaker’s corner, donde siempre hay alguien hablando al público de los temas de actualidad.

Para finalizar una ruta “real” por el moderno Londres, tendremos que acudir a la famosa abadía de Westminster, que está a las espaldas de la superfamosa torre del Big Ben, que forma parte del Parlamento del Reino Unido.  Curiosamente desde el 26 de junio de 2012, en honor a la reina, se decidió que la torre pasara a llamarse Elizabeth Tower (Torre Isabel).

La abadía de Westminster se reconstruyó con la apariencia que tiene en la actualidad entre 1245 y 1517, partiendo de una existente que habían levantado los monjes benedictinos. Es denominada la iglesia de las coronaciones por la cantidad de bodas reales de las que ha sido testigo y, según los datos de turismo de Londres, acuden a ella más de un millón de visitantes todos los años. El precio de la entrada está en torno a los 30 dólares. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Joaquín Méndez Rosa.

Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTERST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOCK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

Comentarios

Comentarios