Tamaño de texto-+=
Compartir:
La histórica pagoda de madera de Nara. EFE/Isabel Conde

La turística pagoda de cinco pisos del templo Kofukuji de la ciudad de Nara (oeste de Japón), Tesoro Nacional y Patrimonio Mundial de la UNESCO, encara su primera gran reparación en 120 años y se encuentra este mes de julio prácticamente rodeada de andamios, que taparán su vista hasta 2031.

Se espera que la pagoda quede totalmente cubierta para finales de enero de 2025, con el objetivo de que la restauración haya concluido en marzo de 2031.

La pagoda es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1998, como parte de los Monumentos históricos de la antigua Nara, otrora capital de Japón, y es una muestra de la arquitectura japonesa del siglo VIII (se construyó en el 730), aunque la estructura actual es de 1426, pues desde su construcción ha ardido en cinco ocasiones.

El templo que la acoge y la pagoda en sí, la segunda de madera de cinco pisos más alta de todo Japón tras la del templo Toji de Kioto, es un destino popular de viajes escolares y entre los turistas.

La pagoda es conocida por las imágenes que muchos visitantes se toman junto a ella y también por el porche del nivel superior, donde se visualiza una panorámica de la ciudad.
La exposición al viento y la lluvia han dañado severamente las balaustradas del edificio y el yeso de las paredes se está desprendiendo, e incluso en algunas zonas han aparecido grietas por el peso del propio edificio.

Otros de los daños detectados son tejas desalineadas, componentes de madera alrededor de los tejaroces dañados y paredes de estuco que se estaban desprendiendo, por lo que se decidió someterla a su primera gran reparación desde 1901.

Se estima que el coste de las reparaciones rondará los 5.700 millones de yenes (unos 32,7 millones de euros), según detalles publicados por el periódico japonés Yomiuri.

REPORTAJE EFE

Compartir:

Comentarios

Comentarios