Todos conocen el filme de Steven Spielberg “Jurassic Park” (1993), pero muchos ignoran que este nombre proviene de unas impresionantes montañas que hay en Suiza. Se pueden recorrer en verano y atravesarlas por un sendero con un paisaje único, que cautiva al caminante con su inmensidad, sus vistas panorámicas de los Alpes y la hospitalidad de sus gentes.

+++El Sendero de los Picos del Jura (SPJ) recorre las alturas del Jura suizo, describiendo un amplio arco en dirección noroeste, con salida en Dielsdorf y destino en Nyon, recorriendo 320 kilómetros divididos en 16 etapas diarias.

+++Divisar en la lejanía las montañas de los Alpes, la Selva Negra y los Vosgos, es lo más impresionante de esta ruta en la que el caminante descubre escarpadas rocas y profundas grutas, fuentes de ríos y lagos, silenciosos bosques y amplios prados.

+++“Los yacimientos y museos de dinosaurios conocidos no están directamente en el SPJ,  aunque algunos, como el de La Heutte, se encuentran a 10 kilómetros de distancia”, explica Elena Affeltranger, portavoz  de Suiza Turismo.

Recorrer a pie el Sendero de los Picos del Jura, la más antigua de las sendas suizas de gran recorrido, que une Zúrich con el lago Lemán en un gran arco y en un viaje de 16 etapas de un día, no solo implica recorrer el maravilloso paisaje de las montañas, sino que además supone viajar al pasado más remoto, ya que la zona que atraviesa es el punto de referencia de la Era Jurásica.

El período geológico Jurásico abarca desde hace unos 208 millones de años hasta hace unos 144 millones de años, y se caracteriza por el apogeo de los dinosaurios y la aparición de los mamíferos y las aves.

Su denominación proviene de las montañas del Jura, cuya principal formación geológica es la acumulación de piedras calizas con abundantes fósiles, según los tratados de Historia de la Ciencia.

De acuerdo a estas fuentes históricas, el naturalista y explorador germano Alexander von Humboldt utilizó el término “Jurakalk” (algo así como “creta o caliza del Monte Jura”) para referirse a las rocas carbonáticas de los Montes Jura, en 1795, cuando viajó a Suiza e Italia con fines botánicos y geológicos.

Después, en 1829, el mineralogista y zoólogo francés Alexandre Brongniart publicó en un ensayo científico el término “Jurásico”, para designar a ese mismo sistema montañoso, que se formó durante dicha era geológica.

 

TRAS LAS HUELLAS DE LOS GRANDES SAURIOS

“Los yacimientos y museos de dinosaurios conocidos no están directamente en el Sendero de los picos del Jura (SPJ), que es un camino en altura, aunque algunos de ellos se encuentran a distancias de entre 10 a 30 kilómetros (km)”, explica a Efe Elena Affeltranger, directora de medios de comunicación de Suiza Turismo.

“Por ejemplo, la etapa 7 de este camino (www.schweizmobil.ch/fr/suisse-a-pied) está a tan solo 10 km de La Heutte, donde existe una ruta que sigue a los Grandes Saurios”, explica.

Añade que uno de los yacimientos más importantes en cuanto a dinosaurios es el Ajoie, a unos 50-60 km del SPJ.

Más allá de sus referencias jurásicas y rutas de dinosaurios, que el caminante interesado podría visitar recurriendo a un vehículo, este sendero tiene mucho que ofrecer sin necesidad de abandonar su recorrido y permitiendo descubrir un paisaje muy variado, lejos del turismo de masas.

El SPJ, cuya ruta comenzó a trazarse en 1905 empezando en Zúrich y terminando poco antes de llegar a Ginebra, recorre las alturas del Jura suizo, describiendo un amplio arco en dirección noroeste.

Este sendero señalizado en ambas direcciones, con salida en Dielsdorf y destino en Nyon, recorre una distancia de 320 km, presentando un nivel alto de exigencia física para los senderistas.

Lo más impresionante de esta ruta consiste en divisar en la lejanía los sistemas montañosos de los Alpes, la Selva Negra y los Vosgos, según Suiza Turismo.

Al recorrerla, el caminante se tropieza con escarpadas rocas y profundas grutas, fuentes de ríos y lagos sin una corriente de desagüe evidente, silenciosos bosques y amplios prados. También se pueden vivir experiencias inolvidables al observar la vida silvestre o simplemente apreciar una flor en medio del camino.

El senderista también puede descubrir las distintas formas de vivir en cada región y sus diferentes estilos de casas y pueblos, así como una gastronomía con sabores diferentes, degustando las especialidades locales en los numerosas restaurantes y posadas de montaña o ‘métairies’ que van encontrando a su paso.

 

LO MÁS DESTACADO DEL SENDERO JURÁSICO

Con sus 16 etapas de un día, el SPJ tiene mucho que ofrecer. He aquí algunas de las experiencias más destacadas:.

1.- Desde Dielsdorf, atravesar los viñedos, rumbo a Regensberg, durante el descenso de Schartenfels. Luego seguir el camino por las crestas del Lägern y disfrutar de las vistas del bonito casco antiguo de la ciudad de Baden.

2.- Descubrir las inusuales características geológicas de la zona, caminar a través de bosques y prados, subir al promontorio Roggenflue por incontables escalones y gozar de las vistas a la meseta Mittelland.

3.- Caminar por los valles St. Imier y Val de Ruz, pasando por Le Pâquier. Desde Chasseral, que está muy próximo, se puede avistar la región de los Tres Lagos.

4.- Iniciar la ruta  antes del alba hacia el circo rocoso de Creux du Van y contemplar el inicio del día y el lago Neuchâtel en ese imponente anfiteatro natural. Es el equivalente suizo del Gran Cañón del Colorado.

5.- Por un sendero que cruza prados y bosques se puede de disfrutar de las vistas de la montaña Le Chasseron, una de las cumbres más altas del Jura y acudir finalmente al restaurante de Les Rochats.

6.- Además de disfrutar de la espléndida zona de Vaud Jura que recorre el sendero, no lejos de la frontera suizo-francesa, es recomendable tomar un café y probar los helados locales en la métairie(posada de montaña) La Thiolle.

7.- Pasear por el pueblo de Vallorbe, donde la artesanía del metal antiguo y el ferrocarril son el gran foco de atención.

8.- Disfrutar en un día despejado de las vistas de, al menos, ocho lagos, entre ellos: el Lac de Joux y el Lac de Brenetsitados en el valle de Joux. Desde el pico Dent du Vaulion se puede divisar toda la Suiza occidental a sus pies.

9.- Deambular en Le Pont por el paseo a orillas del Lac de Joux, el mayor lago del Jura, y disfrutar de una fantásticas vista de los Alpes y el MontBlanc, desde el MontTendre (1.679 metros).

10.- El descenso desde el MontTendre, desde donde se admira el lago Lemán, a través de los coloridos pastos, bosques y praderas del Jura, permite descubrir  largas paredes de piedra seca, que son el hábitat ideal para lagartos, insectos y aves. Por Ricardo Segura. Reportaje e imágenes Efe

Botes en Le Pont, canton de Vaud
Camino del bosque en Villiers, cantón de Neuchâtel
Camino en Cheserex, canton de Vaud
Cañón de Creux du Van, cantón de Neuchâtel
Cruz de la cima de Hasenmatt en Selzach, cantón de Solothurn
Holderbank, canton de Solothurn
Paisaje de Gebenstorfer Horn, cantón de Aargau
Paisaje en Montricher, canton de Vau
Paisaje en Nods, canton de Berna
Señalización en Brugg, cantón de Aargau

Comentarios

Comentarios