Compartir:
Vista general de archivo de la Plaza de Las Ventas. EFE/JuanJo Martín

a Feria de Otoño, que arranca mañana en la plaza de toros de Las Ventas, pretende devolver a Madrid parte de su esplendor taurino pre-covid con un abono de nueve tardes en las que estarán presentes muchas de las principales figuras del toreo, aunque manteniéndose una limitación de aforo de un 50% del total.

Después de los ensayos realizados con el festival del 2 de mayo y las dos corridas del mes de junio, en el que el aforo se limitó a 6.000 espectadores, esta feria ampliará al doble la capacidad de asistencia hasta cerca de unos 12.000, el 50% de las 23.798 localidades que dispone la Monumental madrileña, pero sin atreverse a ampliar al 75% que ya permite la Comunidad de Madrid.

El motivo, según la empresa, es que el protocolo ya estaba diseñado sobre la limitación anterior y que ya no daba tiempo a dar forma otro con un aforo mayor, pero la realidad es que el ritmo de venta en taquilla no es muy halagüeño, con una media del 60% de entradas vendidas por tarde, o, lo que es lo mismo, poco más de 6.000 localidades por corrida.

La única tarde en la que está a punto de agotarse ya el papel es la del 12 de octubre, la de Morante de la Puebla, que vuelve a Madrid después de cuatro años, posiblemente en el mejor momento de su carrera, un hecho que ha despertado la ilusión en el aficionado de poder verle, al fin, abriendo su primera Puerta Grande en la primera plaza del mundo.

Morante es, por tanto, uno de los principales reclamos de una feria en la que El Juli hará el único doblete y en la que habrá también otros grandes alicientes como volver a ver a Diego Urdiales después de su histórica Feria de Otoño de 2018, a Daniel Luque, que está un momento de madurez extraordinario, o Emilio de Justo, el último torero en salir a hombros en la plaza de Madrid.

También hay muchas esperanzas puestas en Juan Ortega y Ginés Marín, dos de los toreros jóvenes más interesantes de la actualidad, en Paco Ureña, uno de los últimos “consentidos” de Madrid, en dos figuras también como Perera y Manzanares, en otro joven como López Simón y en los “gladiadores” López Chaves, Alberto Lamelas y el venezolano Colombo, que lidiarán la corrida de Victorino Martín.

Punto y aparte merece la gesta de Antonio Ferrera, que se encerrará con toros de Adolfo Martín en solitario en lo que será una tarde de cara o cruz, pues el extremeño, en un momento de más sombras que luces, tendrá delante la dura prueba de revalidar lo del 2019 cuando ya se enfrentó a seis astados en solitario y logró salir a hombros por la Puerta Grande.

En el apartado de las novilladas -habrá dos- hay especial interés, sobre todo, en la primera de ellas, en la que tomarán parte los tres novilleros más punteros de este 2021 como son Manuel Diosleguarde, el mexicano Isaac Fonseca y Manuel Perera, que, junto a Ignacio Olmos, Alejandro Fermín y el azteca Alejandro Adame, conforman el sexteto de jóvenes aspirantes que actuarán este otoño en Madrid.

Sin olvidar la final del “Camino hacia Las Ventas”, uno de los certámenes sin caballos más importantes para alumnos de las cinco escuelas taurinas de la región

Nueve tardes de toros repartidas en los próximos tres fines de semana más el día de la festividad del 12 de octubre en las que Madrid, la considerada catedral del toreo, volverá a ser el epicentro del toreo a nivel mundial, y que servirá, además, como lanzadera para un 2022 en el que se espera que la normalidad pre-covid se instaure definitivamente.
Javier López

Reportaje e imagenes: Efe

Compartir:

Comentarios

Comentarios