Denominada la “casa cero”, casi no consume energía para calefacción y refrigeración, no utiliza iluminación eléctrica durante el día, funciona con ventilación 100% natural, no emite carbono, y producirá más energía a lo largo de su vida útil de la que se utilizó para construirla, renovarla y hacerla funcionar…

Por fuera tiene el aspecto de un chalé convencional y apenas se distingue de los que lo rodean, pero este edificio construido antes de la década 1940, incorpora los sistemas de eficiencia energética más avanzados, está repleto de sensores electrónicos y es el laboratorio más ambicioso creado hasta ahora para diseñar y perfeccionar la nueva generación de ‘casas verdes’.

Tiene tres plantas y está construido con un entramado de madera, revestimiento de cedro y techo inclinado, y reacondicionado y reequipado con los últimos adelantos tecnológicos. Se denomina “casa cero” (HouseZero) porque su consumo energético y emisiones contaminantes son casi nulos.

“HouseZero” se sitúa en una calle residencial en Cambridge, Massachusetts (EE.UU) y es la sede reacondicionada del Centro Harvard para Edificios y Ciudades Verdes o CGBC (http://harvardcgbc.org), que lo utilizará con un triple propósito: prototipo de vivienda sostenible de última generación, lugar de trabajo y herramienta de investigación.

La edificación se rehabilitó para tener un consumo casi nulo de energía para calefacción y refrigeración y ‘cero’ iluminación eléctrica durante el día, produciendo ‘cero’ emisiones de carbono y con una ventilación 100% natural, según informa la firma noruega Snøhetta (https://snohetta.com), principal arquitecto del proyecto.

“HouseZero” también es una infraestructura de recolección de información, un “cerebro” que contiene varios kilómetros de cables e integra cientos de sensores que generarán millones de datos, monitorizando continuamente el edificio, y aportando a los investigadores una comprensión sin precedentes del complejo comportamiento de esta construcción, según el CGBC.

“Los datos recogidos ayudarán a diseñar la próxima generación de edificios ultra eficientes, que promuevan la eficiencia energética, la salud y la sostenibilidad, en casas nuevas o reacondicionadas”, según Ali Malkawi, director fundador del CGBC y el creador y líder del proyecto ( https://youtu.be/n_sKI6hr3Gw).

DATOS Y CURIOSIDADES DE LA CASA MÁS EFICIENTE.

Estas son algunas de las características de la Harvard HouseZero que la convierten en una casa verde única en su tipo:.

— La ventilación natural la opera un sistema controlado mediante software y sensores que miden la temperatura, humedad y calidad del aire interior y exterior, y que abre y cierra las ventanas automáticamente, manteniendo un ambiente saludable todo el año. La ventilación cruzada se usa para ajustar las necesidades de calefacción y refrigeración en toda la casa.

— En lugar de ser una “caja sellada”, la envoltura constructiva y los materiales del edificio interactúan con las estaciones del año y el ambiente exterior de una manera natural, permitiendo que la casa se adapte constantemente, a veces a diario, al entorno, para garantizar el confort térmico de sus ocupantes.

— La casa necesita muy poca energía para funcionar y su techo incorpora paneles fotovoltaicos (solares) para proporcionar electricidad renovable, para su climatización y para el funcionamiento de los equipos de los usuarios, la cual se almacena en baterías para su uso nocturno y con baja luz solar.

— El respiradero situado en la parte superior utiliza la luz solar para crear una corriente termal ascendente que extrae el aire de los espacios más bajos, produciendo una ventilación robusta.

— Su cubierta está acristalada, permitiendo aprovechar la luz y el calor solar para iluminar el interior de la casa y ayudar a ventilarla.

—  El tejado, los tragaluces y las ventanas permiten una máxima entrada de luz solar durante el invierno, y limitan la entrada de luz natural directa en verano, eliminando la necesidad de iluminación artificial durante las horas diurnas cuando el cielo no está nublado.

— La hermeticidad del aire, impermeabilidad y aislamiento han sido aumentados mediante mejoras en las paredes y tejados existentes, y algunos materiales ayudan a controlar las fluctuaciones ambientales al absorber y liberar naturalmente la humedad en el aire.

—  Las necesidades eléctricas son mínimas y se abastecen mediante las tejas fotovoltaicas situadas en el tejado, en tanto que la electricidad generada por la energía solar se almacena en baterías situadas en la casa, devolviendo a la red eléctrica el excedente de corriente renovable y limpia, no utilizado en la casa.

—  Al cabo de 60 años de vida útil prevista, el excedente de electricidad producido por la casa y devuelto a la red eléctrica, compensará las emisiones de carbono producidas al generar la energía que se ha utilizado en todos los procesos constructivos de la casa, como su construcción, la fabricación y transporte de sus materiales, mantenimiento y desmantelamiento final.

— Un sistema de energía geotérmica conectado a una bomba aprovecha el calor natural de la tierra y lo reutiliza para calentar o enfriar el agua, la cual circula por una losas radiantes situadas en el suelo, lo que permite climatizar la casa de distinto modo, dependiendo de la estación del año.

—  Un panel solar-térmico situado en el tejado, proporciona el agua caliente de uso doméstico, parte de la cual también se utiliza para calentar ciertas áreas de la construcción. Reportaje e imágenes: Efe

Por:   Ricardo Segura.

Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas 

HAZ CLICK EN:  http://www.revistaQ.mx/

VIDEOS EN:   https://www.youtube.com/user/QMexicoTV

PINTEREST:  https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq

TWITTER: https://twitter.com/QQueMexico

FACEBOOK: https://www.facebook.com/RevistaQQueMexico/

Comentarios

Comentarios