Ha leído bien: rodante; no colgante. Una versión actualizada de los puentes levadizos retráctiles británicos de los siglos XVIII y XIX, que gira invirtiendo su posición, sin motores ni electricidad, se instalará en un viejo muelle, permitiendo el paso de barcazas por una zona en transformación del segundo rio londinense.

Los “puentes rodantes”, inventados y utilizados en la Inglaterra victoriana y de la Revolución Industrial, cayeron en el olvido. Eran unas estructuras levadizas retráctiles, diseñadas para unir a ambos lados de un foso, río o canal y que se “acurrucaban” para permitir que pasaran los barcos por el agua transportando en general mercancías a granel, según indica la revista Fast Company (FC). Ahora el arquitecto Thomas Randall-Page ha resucitado aquellas “maravillas olvidadas”, al desarrollar una versión actualizada de este tipo de puente, para Cody Dock, un muelle del siglo XIX situado en el este de Londres (Reino Unido), en el curso del río Lea (Lee), que desemboca en el río Támesis.

BAILANDO SOBRE LAS AGUAS

El puente de acero de Randall-Page consta de dos estructuras: la “caja” o “marco” de metal,  por cuyo suelo los peatones cruzan de una orilla a la otra, y dos railes dentados con curvas, similares a una cremallera y situados en ambas orillas sobre las paredes interiores del canal. En ellos encajarán las dos superficies dentadas incorporadas en los dos laterales o barandas de la “caja”. Cuando se aproxime una embarcación, el puente girará impulsado por un cable accionado manualmente mediante una manivela. Se insertarán los dientes de las barandas laterales de la caja en los dientes de los raíles curvos de las orillas, dando una vuelta 180 grados en una dirección paralela al curso fluvial. En este giro, el puente, coloca su parte de arriba hacia abajo, y viceversa, para permitir el paso de las barcazas. Al dar ese “salto mortal a partes iguales entre acrobática y funcional”, como lo describe FC, el suelo de la caja del puente pasará a convertirse en su transitorio techo, por debajo del cual pasará el barco. Después de que el barco haya pasado el encargado, nuevamente, accionará la manivela en sentido contrario, con lo cual el marco cuadrado girará en dirección opuesta, volviendo a su posición inicial, y recuperando su condición original de puente para peatones y ciclistas. El funcionamiento de este puente, que reactivará Cody Dock y será un puerta de entrada a los jardines comunitarios y al Parque del río Lea (el segundo río londinense),  puede observarse en una animación de la página destinada  a captar fondos para este proyecto.

PRIMICIA INSPIRADA EN EL PASADO

Randall-Page indica: “no hay razón alguna para que no se pueda ampliar este sistema. Creo que podría adaptarse a ríos más grandes. De hecho, desde Holanda ha habido mucho interés por este sistema para los cruces de los canales”. El diseño de este puente móvil es una novedad arquitectónica que celebra los ricos vínculos históricos de esta área geográfica con la producción local de hierro, así como con el diseño industrial británico de la época victoriana, según Randall-Page, profesor de arquitectura en la Universidad de Oxford Brookes.  Este puente rodante se inspira en sus antepasados ​​victorianos, quienes “sabían que para mover grandes estructuras pesadas de manera eficiente hace falta utilizar un sistema equilibrado”, señala Randall-Page. Apunta también que “el diseño de este puente acabado en acero pintado, busca ser sencillo en su posición de descanso, pero festivo y juguetón durante su movimiento. Creará un evento memorable para el espectador cuando sea operado, como parte de un ambicioso proyecto de senderos y ciclovías para recorrer todo el río Lea, cuya cuenca se quiere reactivar y regenerar. “Con el permiso de planificación establecido y la promesa de la Alcaldía londinense de aportar parte del coste de la obra, este puente será otro eslabón de la transformación que viene experimentando esta parte del este de la capital británica, que la está convirtiendo en un pequeño paraíso”, según Randall-Page, quien está completando de forma privada la financiación del denominado “Cody Dock’s Rolling Bridge”.  Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Ricardo Segura

Boceto de rotación que tomará el puente para el paso de peatones o de barcos
Con una manivela el puente rodará sobre los raíles
Croquis de cómo el puente es para peatones y bicicletas, se convertirá y permitirá el paso a embarcaciones
Croquis de la rotación del puente que da paso a peatones y permitirá el paso a barcazas
De inicio el puente estará dispuesto para pasar peatones
Recreación de una barcaza pasando por debajo del puente que rota

Comentarios

Comentarios