Atardecer en el enlace de Øresund

El enlace de Øresund está próximo a cumplir 20 años y comprende un puente, un túnel submarino y una isla artificial que conectan a Suecia con Dinamarca. Se trata de una de las mayores y más impresionantes infraestructuras modernas que es utilizada por 20,000 vehículos todos los días.

Fue calificado como “el puente imposible”, debido a los retos tecnológicos que supuso la construcción de esta estructura que transita tierra, mar y aire. Conecta Copenhague (Dinamarca) y Malmö (Suecia) y está considerada uno de los hitos de la ingeniería contemporánea. El enlace de Øresund está a punto de cumplir sus primeras dos décadas de existencia en pleno apogeo. Este puente-túnel de 16 kilómetros (km) de largo total, con 4 carriles de carretera y 2 líneas de tren, ha cambiado el mapa europeo al convertir la brecha de las fronteras marítimas entre Suecia y Dinamarca en un activo vínculo entre estos países. Además registra un continuo avance en el principal indicador del éxito de una infraestructura de este tipo: su tráfico. Desde su apertura en julio de 2000, este enlace ha sido cruzado por más 114 millones de vehículos, con un promedio de 20,554 vehículos por día, según el consorcio ØresundsBron, ØB. Los viajes de placer y de ocio a través de Øresund también han experimentado un aumento significativo, al igual que el tráfico de carga y de negocios, según esta organización. El aumento del tráfico no sólo es una buena noticia por las mejoras que este enlace ha supuesto en las comunicaciones entre Escandinavia y el continente, y en la actividad económica y la colaboración cultural entre Dinamarca y Suecia, sino porque los préstamos que requirió su construcción se están pagando con los ingresos del tráfico, y se prevé que esté pagado en 2050.

ÉXITO DE TRAFICO FERROVIARIO Y POR CARRETERA

En 2017 también se efectuaron a través del puente más de 11 millones de viajes individuales por trenes de pasajeros, y se prevé que el tráfico de la autopista a través de Øresund aumente en mil vehículos por día y el tráfico de carga crezca notablemente cuando se complete el enlace fijo de Fehmarn, un túnel submarino que conectará Alemania con Dinamarca en 2024. Se trata de una actualidad y unas previsiones tan exitosas como la serie televisiva TV “El puente” (“Broen” en danés, “Bron” en sueco) creada y financiada conjuntamente por Suecia y Dinamarca, que narra las investigaciones policiales sobre personas asesinadas dentro o en la zona del puente Øresund, y que culminó sus cuatro temporadas con gran éxito de audiencia. “Una de las fotos más icónicas y espectaculares del enlace – y que explica porque lo califican como “el puente que es uno con el mar”-  muestra al fondo como esta infraestructura atirantada se eleva sobre las aguas dibujando una suave y prolongada curva, sostenida por sus majestuosos pilares, para después descender, pareciendo  sumergirse o emerger”, según ØB. “Se puede ver en primer plano la transición entre el puente y el túnel y la isla artificial Peberholm, donde el tramo elevado se vuelve submarino. Una isla que parece árida y rocosa, pero que con el tiempo se ha nutrido de flora y la fauna propia”, informa John Alexander Sahlin, responsable de comunicación de ØB. El puente de Øresund es de tipo atirantado. Su tablero se asienta sobre pilares cimentados en el fondo marino y está suspendido de cuatro pilares centrales de 203.5 metros de altura mediante gruesos cables. Mide 7.8 km de largo. El túnel, situado bajo el lecho marino a unos diez metros de profundidad, mide 3.5 km de largo y la isla bajo la que se introduce, Peberholm, tiene 4 km de largo y 1.3 km2 de superficie.

REGIÓN NÓRDICA CONVERTIDA EN POTENCIA

En 2018 se completó en la estación de peaje un sistema de energía solar que ya ha generado más de 225 megavatios/hora de electricidad y este mismo año comenzarán a repintarse los 300,000 m² de la estructura de acero en forma de zig-zag, situada debajo de la carretera del puente para garantizar su protección contra la corrosión en un proyecto que durará hasta 2032, según Sahlin. “Aunque el puente no es considerado en sí como una atracción turística, sobre todo después de tantos años de inaugurado, para muchos visitantes de la región el puente es una manera de experimentar ambos lados del mar: Dinamarca y Suecia”, señala Sahlin. Este portavoz  destaca también que para muchas personas es una experiencia especial, tanto admirar el puente, por ejemplo desde las playas de Malmo o desde Copenhague, como disfrutar de las vistas panorámicas del entorno que se obtienen, cuando se lo recorre en el ferrocarril. Øresund es la región metropolitana más grande y densamente poblada de los países nórdicos y sus cuatro millones de habitantes representan una cuarta parte del producto interno bruto de Suecia y Dinamarca. “Ambos países acordaron construir este enlace como parte de la iniciativa de crear una región con mayor comercio y un mercado laboral y de vivienda común”, explica Caroline Ullman-Hammer, directora ejecutiva (CEO) de ØB. “Hoy vivimos el éxito que ha creado el enlace, que conecta a la gente de la región y de Europa de forma sencilla y económica, sin necesidad de verificar horarios o planificar, porque la carretera del puente siempre está abierta y los trenes son muy frecuentes. Esta región se ha convertido en una potencia que contribuye al desarrollo de Dinamarca y Suecia”, recalca Ullman-Hammer. Reportaje/Imágenes: Efe

Por: Ricardo Segura

Copenhague y Malmoe, unidas por el puente y el túnel
Bello atardecer en el enlace de Øresund
Bella imagen del puente que une Suecia y Dinamarca

Comentarios

Comentarios