Decía Henry Miller que nuestros destinos no son los lugares, sino las nuevas maneras de ver las cosas. Unas palabras que no podrían tener más sentido en un momento en el que hay que ingeniárselas como sea para lograr salir de casa. Figuradamente, claro.

Visitas virtuales a cientos de museos, paseos por lugares emblemáticos, rutas por senderos imposibles, conciertos a través de las pantallas y los altavoces, recetas para disfrutar en casa o historias que, desde el papel, transportan a lugares lejanos. Hay infinidad de posibilidades y destinos entre los que elegir sin levantarse del sofá.

Ni procesiones en Sevilla o León, ni visitas al pueblo o a la familia, ni escapadas a ninguna capital europea, ni excursiones al campo con amigos para comer la mona de Pascua. Las vacaciones de Semana Santa de 2020 serán diferentes para todo el mundo, pero aquí van algunas propuestas para disfrutarlas.

CONOCER LUGARES EMBLEMÁTICOS

Lo bueno de viajar desde casa es que se puede conocer el mismo lugar en épocas del año o momentos del día diferentes. Es lo que ocurre con la visita virtual a la Muralla China: algunos tramos evocan el verano más caluroso, mientras que en otros la nieve anima a abrigarse.

La Torre Eiffel, las pirámides de Egipto, La Habana Vieja o la basílica de Santa Sofía son otros de los lugares emblemáticos que se pueden recorrer a través de las pantallas con vistas de 360 grados. Basta con teclear el destino elegido y dejarse sorprender.


PASEAR POR LA NATURALEZA

Yosemite y Yellowstone son dos de los parques nacionales más visitados de Estados Unidos. Cerrados al público durante esta pandemia de coronavirus, ambos ofrecen panorámicas ambientadas desde diversos puntos de su geografía para escuchar cómo cae el agua de las cascadas o alejarse del bullicio de la gente en lugares recónditos donde solo se oye el piar de los pájaros.

En 3D o con gafas de realidad virtual los paseos ganan en realismo, pero creerse o no lo que se está viendo muchas veces depende de la predisposición de cada uno. Si hay ganas, son cientos los lugares que se pueden recorrer; por ejemplo: los acantilados de Moher (Irlanda), las cataratas de Iguazú (Brasil y Argentina) e incluso algunas partes de Marte.

VISITAR MUSEOS DE TODO EL MUNDO

Desde el Prado hasta el Metropolitan de Nueva York. Eran muchos los museos que, antes de la cuarentena, ya ofrecían parte de su colección al público a través de Internet. Ahora, la mayoría de ellos ha lanzado además iniciativas interactivas para suplir las visitas frustradas.

Los hay para todos los gustos y en todas las partes del mundo: los londinenses Tate Modern o British Museum, los Museos Vaticanos de Roma, el Hermitage de San Petersburgo o la Casa Azul de Ciudad de México, dedicada a Frida Kahlo. Todos, gratuitos y a un clic de distancia.

DISFRUTAR DE ESPECTÁCULOS

La música es una de las artes que antes comenzaron a movilizarse. #YoMeQuedoEnCasaFestival, iniciativa surgida en Instagram, es ya un clásico de los fines de semana del confinamiento. El Cuarentena Fest también sigue activo en las redes para matar el gusanillo de quienes habrían empezado su temporada de festivales en Semana Santa.

Los amantes de las artes escénicas pueden seguir aprovechando sus días festivos gracias a aportaciones como las del Circo del Sol, que ofrece algunos de sus espectáculos gratuitos y en línea, o la Teatroteca, que hace lo propio con un millar y medio de obras de teatro clásico español.

VIAJAR EN PAPEL

Para los más tradicionales, los libros siempre son una buena opción para recorrer las calles de nuevos lugares: Juan Goytisolo y Níjar (Almería); Javier Reverte y “El sueño de África”, o Eva Canel y la Cuba de principios del siglo XX.

También las fotografías son capaces de hacer viajar desde el sofá de casa. Ejemplos de ello son Lucien Hervé o Ezra Stoller y sus retratos arquitectónicos; Gervasio Sánchez con sus testimonios de guerra, o Sebastião Salgado y la relación entre las personas y la naturaleza.

EXPLORAR CON EL PALADAR

Aunque algunos restaurantes sigan prestando comida a domicilio, el sector de la hostelería es otro de los grandes ausentes y perjudicados en las peculiares vacaciones de este año.

Hacer pan en casa está siendo una de las actividades culinarias estrella de la cuarentena, pero también pueden plantearse comidas o cenas típicas de algunos lugares para viajar con el paladar: tacos mexicanos, pizza con masa casera, ramen japonés o arepas venezolanas son algunas ideas más sencillas de lo que parecen.

RECORRER ESPAÑA EN UN “HASHTAG”

¿Cómo habría sido esta pandemia sin redes sociales? Para muchos, es un supuesto imposible de imaginar. Las redes no solo permiten conectar con familiares y amigos, sino también descubrir realidades alejadas de la propia.

Es el caso del “hashtag” #PisaréLasCallesNuevamente, desde el que miles de usuarios de Twitter compartieron hace unos días los paisajes que contemplaban desde sus ventanas repartidas por toda España.

Pero si los viajes virtuales no convencen y con el disfrute telemático no es suficiente, se puede pensar que pronto llegará el día en que todos estos lugares podrán volver a visitarse de verdad. Para entonces, seguro, se habrán descubierto muchas nuevas maneras de ver las cosas. Reportaje e imágenes: Efe

Por: Mercedes Ortuño Lizarán

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

 

Compartir esto:

Comentarios

Comentarios