En la imagen, una ballena jorobada exponiendo su cabeza fuera del agua.
En la imagen, una ballena jorobada exponiendo su cabeza fuera del agua.

Costa Rica construirá un atracadero turístico en el Parque Nacional Marino Ballena (Pacífico sur) para facilitar el traslado de personas que llegan para el avistamiento de ballenas y delfines, informó hoy una fuente oficial.

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) entregaron los planos de un anteproyecto, sin indicar su inversión, con el objetivo de crear un atracadero que mejore la visitación de turistas al parque.

La actividad fue realizada en el marco del acto inaugural del IX Festival de Ballenas y Delfines, que será realizado del 15 de septiembre al 1 de octubre en el Parque Nacional Marino Ballena.

“Dicha infraestructura contribuirá significativamente en el desarrollo de esta actividad turística, la protección de los recursos naturales, el impulso a la generación de empleo y el resguardo de los turistas nacionales y extranjeros”, afirmó en el acto oficial el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís.

El Parque Nacional Marino Ballena es reconocido por la visita anual de diferentes especies de cetáceos, como es el caso de la ballena jorobada, la ballena piloto, la ballena de bryde y orcas falsas.

Aparte de bellezas como las ballenas, el Parque ofrece una gran variedad de otras especies, como los delfines manchados, “spinner” y nariz de botella, aves marinas, tortugas marinas como carey, verde y lora, entre muchas otras.

El ministro costarricense de Turismo, Mauricio Ventura, explicó que el Parque Nacional Marino Ballena se ha convertido en un sitio para el desarrollo del turismo náutico y por esta razón resulta “urgente” la construcción de un atracadero que facilite la movilidad.

“Históricamente el turismo en Costa Rica le ha dado la espalda al mar y es hora de promover la infraestructura adecuada para el desarrollo del turismo náutico en el Parque, un santuario natural que en esta época del año se convierte en el hogar de numerosas ballenas, pero además es un verdadero centro de operaciones que reúne una serie de servicios turísticos”, expresó Ventura.

Las ballenas jorobadas visitan las aguas costarricenses entre julio y octubre, sin embargo, en las próximas semanas es cuando se podrán observar en grandes cantidades.

Los cetáceos llegan a reproducirse ya que encuentran en el Pacífico sur un sitio adecuado de poca profundidad y con la temperatura necesaria.

Esta especie es considerada uno de los animales más grandes del mundo, los cuales, en edad adulta, tienen una longitud que va de 14 a 17 metros y pueden llegar a pesar hasta 45 toneladas.

La obra se logrará gracias a un convenio entre el ICT, el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (INCOP) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

En el IX Festival de Ballenas y Delfines 2017, que es organizado por varias asociaciones operadoras de la zona, los turistas podrán disfrutar de actividades especiales como esculturas de arena, ciclismo de montaña, caminatas, carreras de atletismo, talleres ambientales, charlas sobre cetáceos, conciertos, entre otras.

El turismo es uno de los principales motores de la economía costarricense país que alberga a cerca del 5 % de la biodiversidad del planeta, lo que se constituye en uno de sus principales atractivos. Texto y foto: EFE.

Comentarios

Comentarios