La Copa Mundial de la FIFA Catar 2022 comenzará en tres años y aunque no se puede decir que está “a la vuelta de la duna”, los estadios, la inversión, las obras y el presupuesto dan una idea de lo que será un torneo único y sin precedentes, el más esperado de la historia.

La XXII edición del Mundial de fútbol está llamada a ser especial, pues se desarrollará entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre por primera vez en la historia, un cambio obligado por las temperaturas que pueden llegar a los 50ºC en los meses de junio y julio en Catar.

Siendo así, el regalo de Navidad llegará adelantado y se mostrará al mundo cómo la tecnología permitirá que los aficionados y deportistas, por medio de soluciones innovadoras y sostenibles, vivan un Mundial de fútbol nunca antes visto.

Dentro de esta innovación se encuentran principalmente los ocho estadios construidos en su mayoría desde cero, mega obras de infraestructura que transmitirán la cultura de un país que flota en las aguas del golfo Pérsico.

El Khalifa International Stadium de Doha se convirtió en el primer estadio con aire acondicionado y el primero en estar listo para la cita, inaugurado por primera vez en 1976 para la Copa del Golfo, pero rediseñado y reinaugurado el pasado 17 de mayo.

“La finalización de nuestro primer estadio para la Copa Mundial de la FIFA es un hito importante para Catar y refleja nuestro compromiso de entregar todas las sedes propuestas con suficiente antelación del torneo”, dijo Hassan Al Thawadi, secretario general del Comité Organizador.

Desde entonces, el Khalifa se ha convertido en un ícono de la ciudad de Doha que ya albergó los recientes Mundiales de atletismo de la IAAF celebrados en septiembre y octubre de 2019.

En Catar 2022, el mundo conocerá el Ras Abu Aboud, el primer y único estadio del mundo capaz de desarmarse para ser transportado y utilizado para otros eventos deportivos. Digno de un juego de Legos.

Este estadio será construido con contenedores para transportes, asientos removibles y bloques de construcción que serán un ejemplo de sostenibilidad con el medio ambiente y reducción de costos en producción.

El tercero, el Al Thumama, estará ubicado frente a las aguas del golfo y representará en su fachada la gahfiya, vestimenta utilizada por los hombres en todo el mundo árabe. Este estadio donará después del Mundial 20.000 de sus asientos a países con deficiencias en sus infraestructuras deportivas.

El Education City Stadium, construido alrededor de universidades y centros de innovación, será hogar del partido del tercer puesto y la final. Con la posibilidad de acceder al estadio por metro o subterráneo, será inaugurado el 18 de diciembre en el Mundial de Clubes 2019.

El Al Bayt Stadium, con capacidad para 60.000 personas en la ciudad de Al Khor, recibirá las semifinales y se espera estar terminado para finales del 2019. Tiene un diseño de tienda típica utilizada por los pueblos nómadas de Catar y además de ser portátil, el nivel superior de los asientos también será donado.

Con el mismo nombre de la ciudad, el Estadio Al Rayyan será la nueva casa del Al Rayyan Sports Club. Este estadio será una obra de sostenibilidad y responsabilidad con el medio ambiente, pues está siendo construido con materiales sostenibles y su fachada representará las dunas del desierto catarí.

El partido inaugural se vivirá en el Lusail Stadium. Uno de los más grandes del Mundial, será un centro comunitario al finalizar el torneo y su construcción avanza a pasos gigantes dentro de una ciudad pionera en el planeamiento del sistema de transporte y espacios verdes.

Finalmente, el estadio Al Janoub de Al Wakrah fue inaugurado el 16 de mayo en la final de la Copa del Emir 2019 y será un ejemplo de infraestructura, pues su zona estará compuesta por restaurantes, escuelas, mercados, gimnasios, senderos ciclistas y hasta un salón para casamientos.

El césped del Al Janoub rompió el récord mundial al ser instalado en un tiempo de nueve horas y quince minutos.

UN PRESUPUESTO MULTIMILLONARIO.

Un Mundial especial merece una planeación especial, es por eso que se espera que todos los estadios estén listos en diciembre del 2020, junto con los 64 terrenos de entrenamientos para las selecciones, los cuales están completados a más del 80%.

Catar 2022 transformará Doha y sus alrededores para ofrecer al aficionado una experiencia inolvidable, por eso se crearán 79 kilómetros de líneas de transporte público, con trenes conectados a algunos estadios y más de 30 nuevas paradas añadidas al sistema de metro y del ferrocarril.

El presupuesto manejado para el desarrollo del Mundial es de seis billones de dolares, según afirmó en su momento Hassan Al Thawadi, durante el pasado Foro Económico de San Petesburgo para la agencia Sputnik.

La organización del Mundial supondrá para Catar un crecimiento turístico, estructural y urbano, pues los sistemas de transporte, estadios y campos de entrenamiento quedarán dispuestos para las siguientes generaciones.

“Nuestro objetivo principal va más allá del campeonato. Estamos trabajando para el desarrollo del país y de las inversiones en este campo”, llegó a asegurar.

Catar 2022 demostrará cómo el fútbol puede ser sostenible y darle un empujón a un país que viene en crecimiento, pues los números lo explican.  Si en el 2018 el producto interno bruto de Catar creció un 1.5% respecto al 2017, se puede suponer que este país tendrá un ascenso significativo para el PIB del 2023, teniendo en cuenta los datos obtenidos en el Mundial de Rusia 2018, donde el país tuvo un impacto económico de 15.000 millones de dolares, al rededor del 1% del PIB.

En Rusia se crearon 220.000 puestos de trabajo y supuso un incremento en casi 7.000 millones de dolares, pero más allá del dinero, a nivel cultural Catar 2022 será un Mundial de fútbol que educará al mundo en sostenibilidad, desarrollo y tecnología, seguramente como ningún otro.

Los más beneficiados no solo serán los habitantes de Catar, sino las Ligas de fútbol, jugadores y entidades que podrán ser los protagonistas de la fiesta más grande del fútbol por primera vez en un país árabe.

Para acudir a la cita, las ligas y los clubes, los cuales nutren las selecciones con el 75% de los jugadores, tendrán el reto de adaptarse a un calendario que será modificado pero que traerá múltiples beneficios con el Plan de Ayudas a los Clubes de la FIFA.

Como ejemplo de este plan, tras Rusia 2018 se abonaron 209 millones de dolares a 416 clubes de fútbol de 63 federaciones, lo que supuso un aumento destacado de casi un 200%  a comparación de Brasil 2014.

El calendario aún no ha sido publicado pero con la fecha de inicio y finalización del Mundial, las ligas podrán planear las alternativas para compagianse con el torneo catarí.

El campeonato durará aproximadamente un mes y con el tiempo de descanso de los convocados es probable que no haya torneo local hasta principios de enero, pero con los octavos de final de la Liga de Campeones hasta febrero y unas plantillas nutridas, las soluciones vendrán como tormenta de arena.

PLAN DE VIAJE.

Catar es un país con más de 2,7 millones de personas de los cuales tan solo el 20% es de nacionalidad catarí, algo que permite al país árabe ser un escenario para compartir culturas y tradiciones alrededor del fútbol.

Siendo así, conseguir una de las entradas a los partidos es el reto principal para los millones de aficionados que querrán acudir al Mundial.

En muchos casos, se basa en la suerte de ser uno de los afortunados cuyas solicitudes fueron aceptadas por el comité organizador, en otros el conocimiento y la experiencia para saber el mejor momento y forma de hacer la solicitud.

Para las millones de peticiones, la FIFA abre en ciertos periodos de tiempo procesos de solicitud de entradas a través de su página web. El primero llamado ‘Fase de venta anticipada de VISA’, se realizó entre el 22 y el 31 de octubre del 2019 para clientes de tarjetas VISA, patrocinador oficial de la Copa del Mundo.

El segundo, llamado ‘Venta por orden de solicitud’, inició el pasado 14 de noviembre y concluirá el 21 de diciembre, proceso en el cual podrá participar todo el mundo con cualquier tarjeta como medio de pago.

A partir de ahí inicia el suspenso y la expectativa de ser uno de los ganadores del sorteo de solicitantes. Posteriormente aquellos que sean aceptados, recibirán vía electrónica sus entradas y estas deberán ser impresas antes de acudir a los estadios.

Según la FIFA, las entradas están repartidas en categorías y fases de la Copa del Mundo, lo que establece el precio de las mismas. En Rusia 2018, un partido de Categoría 1 en octavos de final costó unos 240 dólares, mientras que la final alcanzó los 1.100 dólares.

Si el presupuesto no se ajusta, los aficionados pueden contemplar la posibilidad de acudir como voluntarios. Para Catar 2022, 265.000 personas se han inscrito en el programa, de las cuales 12.000 se apuntaron en tan sólo cuatro horas.

Con los boletos en espera de ser aceptados, los aficionados pueden planear y ahorrar para costear el precio de los viajes, hospedajes, alimentación y transporte.

Para esto, muchas agencias de viajes realizan paquetes turísticos que incluyen billetes aéreos, hoteles, tours y transporte a los estadios, sin embargo, no tienen el poder de ofrecer en sus paquetes entradas a los partidos.

Por otro lado, la decisión de viajar puede estar desligada a una agencia de viajes, y si el aficionado desea hacerlo por su propia cuenta el viaje puede alcanzar los 1.100 dólares, incluyendo ambos trayectos y con la compra de un año de anticipación.

Para el hospedaje el reto será encontrar la tarifa perfecta y adaptada a las comodidades y necesidades, dado que los precios de los hoteles en plataformas de reserva, podrían duplicar o triplicar su precio normal.

Dentro del plan de estadios y comunicaciones, Catar 2022 ha sido innovador y visionario para ofrecer una experiencia única al aficionado, pues ninguno de los escenarios está a más de 35 kilómetros del centro de Doha y la distancia más larga entre los estadios será de 55 kilómetros.

El Mundial más atípico no solo estará marcado por una fecha extraña, sino por las costumbres que conviven dentro del país, algunas de ellas plasmadas en el logo oficial de la competición.

Según la FIFA, la imagen representa “elementos llamativos de la cultura árabe regional y local” y su figura en forma de ocho representa los ocho estadios que albergarán los partidos, mientras al mismo tiempo emulan las dunas del desierto, el símbolo del infinito y la silueta del ansiado trofeo dorado.

Por su cultura, música milenaria, gastronomía renombrada y tradiciones, Catar ha sido elegida como sede del próximo Mundial, con el objetivo de compartir un poco más del mundo árabe en un país que posee la tercera reserva más grande de gas natural del mundo y es la número uno en el PIB per cápita.

Sus estadios serán lo más atractivo, con infraestructuras imponentes como las torres que invaden la ciudad, constantemente golpeadas por las tormentas de arena que vienen desde las dunas transitadas por camellos.

Quedan tres años para Catar 2022, una cita que demostrará que el fútbol puede ser innovador, sostenible, visionario y futurista, capaz de sorprender en el tiempo reglamentario o en la prórroga, en el césped o en la arena. Reportaje e imágenes:

Por: Santiago Arenas García.

Ceremonia inaugural del estadio al Janoub de Al Wakrah para la Copa Mundial de al FIFA 2022
El diseño del estadio de Al Rayyan
El Mundial de Catar comenzará en tres años, una competición diferente a lo vivido anteriormente
Imagen del exterior del estadio Khalifa International
Imagen facilitada por la organización del Mundial de Catar 2022 del estadio de Lusail
Vista de la ciudad de Doha, que se prepara para organizar el Mundial de fútbol de 2022
Vista general del estadio al Janoub en Al Wakrah, inaugurado el pasado mayo

¡Ni te imaginas lo que aparece en estas ligas!

HAZ CLICK EN: http://www.revistaQ.mx/
VIDEOS EN: 
https://www.youtube.com/user/QMexicoTV
PINTEREST: 
https://www.pinterest.com.mx/espectaculosrevistaq
TWITTER: 
https://twitter.com/QQueMexico
INSTAGRAM: 
https://www.instagram.com/larevistaq/

Comentarios

Comentarios